La com­pañía pre­sen­tará en breve el nuevo plan es­tra­té­gico con la vista puesta en el cre­ci­miento ex­te­rior

Fainé elige a su delfín Reynés para pilotar una nueva etapa corporativa de Gas Natural

El nuevo pre­si­dente eje­cu­tivo de­berá afrontar la po­sible sa­lida de Repsol del ac­cio­na­riado

Faine, Reynes, Villaseca.
Isidro Fainé, Francisco Reynés y Rafael Villaseca.

Francisco Reynés, vi­ce­pre­si­dente y con­se­jero de­le­gado de Abertis, es el nuevo hombre fuerte de Gas Natural Fenosa como pre­si­dente eje­cu­tivo de la com­pañía tras cum­plir su man­dato Rafael Villaseca como con­se­jero de­le­gado. Isidro Fainé será pre­si­dente de honor de la so­ciedad y Villaseca pre­si­dirá la Fundación. La com­pañía copia la fór­mula de Iberdrola y de Telefónica con un único mando con plenos po­de­res.

Reynés “pilotará” el futuro de la gasista y eléctrica en un momento en el que se plantea la posible salida de Repsol del accionariado de la empresa y en el que la sociedad catalana deberá afrontar nuevos retos en el exterior. El nuevo ejecutivo abandona Abertis en plena guerra de OPAs entre Atlantia y ACS.

Estaba previsto que Rafael Villaseca dejase el cargo de consejero delegado de Gas Natural Fenosa porque su mandato vencía en abril. Las dos OPAs de las que es objeto la empresa de infraestructuras han motivado, en parte, la llegada de Reynés a la compañía catalana. El actual presidente Isidro Fainé quería apartarse también de las grandes decisiones en unos momentos en los que además la situación política catalana no acaba de normalizarse.

Apoyo pleno de Fainé

El nuevo ejecutivo de Gas Natural cuenta con el total apoyo y la plena confianza de su mentor Fainé para “liderar” los cambios que se avecinan en la empresa y una más que probable fusión futura con una gran energética europea. Conoce perfectamente la casa pues estuvo en su día como director general, hasta que Fainé se lo llevó a Criteria. Fainé ha destacado del recién nombrado primer ejecutivo que “tiene visión, perspectiva, sentido de anticipación y prestigio en los mercados financieros.”

El primero de los cometidos será la puesta en marcha del nuevo plan estratégico ya perfilado y que será presentado a finales de febrero o principios de marzo. La multinacional está revisando el plan estratégico actual que tiene de vigencia hasta 2020 pero en el que se quieren introducir ciertos retoques tras las dos desinversiones que ha realizado. La empresa ha vendido el 20% de su negocio de distribución de gas en España al consorcio formado por Allianz y CPPIB por 1.500 millones de euros y los activos que tiene en Italia a 2iRete Gas y Edison por otros 1.020 millones de euros.

Los analistas y la banca de inversión esperan que, con estas dos operaciones, la empresa recupere valor en bolsa y se mantenga la retribución al accionista. El objetivo de los títulos en Bolsa está en torno a los 20 euros, con un potencial hasta los 20,5 euros, frente a los casi 18 euros que cotiza actualmente. La junta de accionistas de abril pasado aprobó una retribución de un euro por acción con cargo al ejercicio 2016, lo que supone un desembolso de 1.001 millones, un pay out del 74,3% y una rentabilidad por dividendos del 5,6%.

La compañía presentará hoy los resultados del ejercicio después que los del tercer trimestre no fueran nada buenos pues el beneficio cayó un 14,7% -ganó hasta septiembre 793 millones-, debido a la baja hidraulicidad en España y lo desastres naturales producidos en Chile y México. Aun así, la compañía mantiene su previsión de alcanzar un beneficio neto anual de entre 1.300-1.400 millones de euros.

Nuevo plan estratégico y conflicto Electricaribe

El actual plan estratégico de la empresa hasta 2020, contempla unas inversiones de 14.000 millones de euros, y otros 7.000 millones a reparto de dividendo, lo que supone colocar el pay out en el 70%.

En cuanto a la deuda, su ratio de endeudamiento ha bajado al 44,8%, desde el 45,8% de 2015, mientras que su deuda financiera neta/ebitda fue de 3,1 veces frente a 3 veces en 2015. La deuda neta financiera se sitúa en unos 15.420 millones. El 94,6% tiene un vencimiento a largo plazo y la vida media se coloca en 5,2 años. La disponibilidad de liquidez asciende a 10.061 millones.

Respecto al accionariado, en los últimos tiempos ha cambiado la estructura una vez que Repsol y Criteria -el holding industrial de Caixabank- vendieran el 20% del capital de Gas Natural Fenosa al fondo Global Infraestructure Partners (GIP) por 3.802 millones de euros a un precio de 19 euros por acción. La venta por valor de 1.901 millones para cada uno supuso unas plusvalías de 246 millones para Repsol y 218 millones para Criteria.

Reynés tendrá que intentar resolver el conflicto que la compañía tiene con Colombia por Electricaribe por la expropiación sufrida de la filial. El propio Fainé calificó el conflicto en la última junta de accionista como una “manzana podrida durante muchos años”, pero que iba a hacer todo lo posible para que la situación revierta.

En este sentido, destacó que el país colombiano ofrece grandes oportunidades para Gas Natural Fenosa por lo que van a intentar hallar una salida que sea buena para la compañía. “Estoy intentando resolver el problema. Llegaré hasta el final. Creo en Colombia y no quiero marcharme”, subrayó entonces. GNF inició en marzo de 2017 un procedimiento arbitral para que se le devuelva Electricaribe y reclama, en su defecto, una indemnización de 1.000 millones de euros.

Otro de los problemas que deberá afrontar el nuevo presidente ejecutivo será la pelea que las eléctricas y gasistas sostienen con el Ministerio de Energía, y su titular Álvaro Nadal. Además de los continuos cambios regulatorios, el Gobierno de Mariano Rajoy quiere recortar 200 millones de euros anuales en la retribución de las redes a las eléctricas y otros 50 millones a las redes gasistas. Algo que las empresas no están dispuestas a aceptar.

Artículos relacionados