Monitor del Seguro

Seguros con poca vi­si­bi­li­dad, como Accidentes o Asistencia, son los que más crecen

La rebelión de los ramos ‘menores’

Los in­gresos por primas de las pó­lizas de Diversos su­peran a los de Salud

foro de comisiones de control | VidaCaixa
VidaCaixa.

Las dos grandes es­tre­llas del ne­gocio ase­gu­rador son el se­guro de Vida y el de Autos. Pero no son estos ramos los que mejor lo han hecho en 2017 ni los que mejor lo harán en 2018. Hay otros mu­chos tipos de se­guros de los que se es­pera más y que cada vez tienen más peso en el sec­tor. Dentro de este grupo de se­guros ge­ne­rales re­sulta es­pe­cial­mente in­tere­sante el con­junto de mo­da­li­dades que se agrupa bajo el epí­grafe ‘Resto No Vida’.

Tienen menos glamur que el resto de ramos, y de hecho pocas veces son analizados en jornadas o debates. Pero su evolución merece atención y más visibilidad de la que se les suele dar.

Es el único grupo que crece a mayor ritmo que el año anterior (5,96% frente al 4,32%), lo que le ha permitido convertirse en el segundo ramo con más peso de entre los seguros de No Vida (con 8.131 millones en primas) arrebatándole el puesto a Salud. A este conjunto de productos pertenecen las modalidades aseguradoras que más crecieron en 2017, destacando Accidentes (12,94%), Asistencia (10,16%) y Defensa Jurídica (8,02%). Esta evolución esconde un cambio de tendencia. Mientras que en 2016 los motores del crecimiento de este conjunto de seguros fueron los más ligados a la actividad productiva, este año son los más vinculados a los individuos.

La secretaria general de Unespa, Mirenchu del Valle, explica que la evolución de los seguros de ‘Resto No Vida’ se explica, en buena medida, “por aquellos ramos y actividades de seguro encuadrados en este grupo que son productos masa o de consumo por particulares. Las diferencias más acusadas en los crecimientos se dan en seguros como Accidentes, Asistencia, Decesos o Defensa Jurídica. Todos ellos seguros mayormente de contratación particular”. Estos seguros crecen, y lo hacen, además, de forma rentable. Frente a lo que le ha ocurrido a otros ramos, en este caso la rentabilidad se ha incrementado. No obstante, todo parece indicar que existe un techo difícil de romper.

Aunque ha perdido peso frente a los seguros mencionados anteriormente, Salud es otro ramo a seguir con atención. Crece a buen ritmo, un 4,24% (5,07% un año antes), y prácticamente todo el avance se debe a los seguros de Asistencia Sanitaria (4,94%), ya que los de Reembolso han moderado mucho su incremento (del 6,29% de 2016 al 1,15% en 2017) y los de la modalidad de Subsidio incluso han retrocedido (-5,24%) frente al contundente avance que exhibían 12 meses antes (11,51%). El motor del crecimiento en 2018 probablemente seguirá siendo Asistencia Sanitaria, y el ritmo de avance, el mismo e incluso algo mayor. Según la previsión de Jesús Carmona, director de Vida, Salud y Accidentes de AXA, el ramo crecerá este año entre un 4% y un 4,5% y superará por primera vez la barrera de los 12 millones de asegurados.

Buenas perspectivas, por tanto, pero también muchos retos por delante. Los riesgos de suscripción seguirán evolucionando por efecto del cambio de morbilidad, el aumento de la longevidad, y también por el incremento de los costes de atención sanitaria provocados por los muchos avances tecnológicos que se están produciendo en este terreno. Esta última circunstancia pondrá al sector en un brete, ya que debe incorporar estos avances a las garantías, pero al mismo tiempo debe asegurarse de que los precios de las pólizas sean asequibles. Lo contrario podría incrementar el riesgo reputacional de la industria.

Los seguros Multirriesgo acabaron 2017 también con un crecimiento menor al del ejercicio anterior (2,17% frente a 3,09%). En este caso hay que destacar la mala evolución de las pólizas Multirriesgo Industrial y Otros Multirriesgo, cuyo volumen de primas ha caído respecto al ejercicio anterior (-0,32% y -2,6%, respectivamente), mientras que hace un año crecían (2,41% y un 8,01%, respectivamente). El resto de los subramos avanza, pero mientras Comercio y Comunidades lo hace ligeramente más rápido que en 2016 (1,77% y 2,27%), Hogar lo hace más despacio (3,02%).

Esta última modalidad ha pasado un año complicado. La rentabilidad se ha deteriorado de forma significativa debido a la competencia y a los numerosos eventos climatológicos que ocurrieron en el año. Este hecho hace pensar que en los próximos ejercicios, empezando por 2018, habrá que estar muy atentos al efecto del cambio climático sobre la frecuencia y la severidad de los siniestros.

Pese a los apuros, las cifras de los seguros de Multirriesgo en 2017 son para Unespa “de enorme mérito en un mercado que aún está falto del vigor que mostraba no hace mucho tiempo”. Además, para este ejercicio se espera que el negocio siga creciendo, aunque se mantendrá la tensión por la llegada de nuevos actores al mercado, lo que seguirá afectando al precio medio de las pólizas. En general, el avance de los seguros Multirriesgo en 2018 podría ser de entre el 2,5% y el 3%, en línea con el incremento del PIB, según el pronóstico del consejero delegado de Reale, Ignacio Mariscal.

En definitiva, de este análisis se deduce que han sido los ramos diferentes a los que tienen más tirón, el de Vida y Autos, los que mejor han evolucionado en 2017, sin perjuicio de que, en general, también hayan sufrido la desaceleración del sector y de que tengan muchos retos por delante. También destaca el hecho de que de entre todos ellos, los que tienen menos visibilidad y de los que se habla menos, los englobados en ‘Resto No Vida’, han sido los verdaderos motores del avance, los únicos que han incrementado el ritmo de crecimiento de la facturación respecto al año anterior.

Artículos relacionados