Se es­pera que en 2018 se emitan entre 150.000 y 180.000 mi­llones

Las grandes empresas españolas se suben al carro ganador de los bonos verdes

Iberdrola, Gas Natural Fenosa o Repsol entre las que más emi­siones hacen de estos ac­tivos

Iberdrola
Iberdrola

La emi­sión de bonos verdes cada vez al­canza cotas más altas por parte de las com­pañías. El com­pro­miso por las in­ver­siones so­cial­mente res­pon­sa­bles se agi­ganta y se es­pera que de aquí hasta 2020 se quin­tu­plique el vo­lumen ac­tual. En este sen­tido, mu­chas com­pañías es­pañolas se han su­mado a la cir­cu­la­ción de estos ac­tivos como es el caso de Iberdrola, Gas Natural y Repsol, siendo pio­neras en el mer­cado es­pañol. La di­ná­mica se­guirá al alza, pues las opor­tu­ni­dades irán 'in cres­cen­do'.

Los bonos verdes florecen a un ritmo desmesurado. Este tipo de vehículo cuyos fondos se destinan exclusivamente a financiar o refinanciar, en parte o totalmente, proyectos verdes elegibles, no frenan su auge en los últimos años. Más bien todo lo contrario. Su alineamiento con los Green Bond Principles (GBP), que promueven la integridad del mercado de bonos verdes a través de directrices que recomiendan transparencia, publicidad y reporte de informes, es otra de sus características.

En el último ejercicio se ha visto una dinámica absolutamente ascendente. Según publicaba el equipo de expertos de BBVA, en 2017 predominaron los emisores europeos, que lideraron el 43% de las emisiones, lo que supuso un impulso a nuevamente el euro fuera la moneda con el 40% del volumen de las emisiones, seguida de cerca por el dólar con un 32%.

A lo largo de 2017 se observó una clara tendencia dentro del ámbito europeo, con una enorme diversificación geográfica de emisión de este tipo de bonos. Aunque también en el conjunto global. Y es que el viejo continente, en especial, Francia, Holanda, Alemania, Países Nórdicos, España, o Reino Unido como en Norteamérica y Asia, con China como el país más destacado de todos.

En total, la emisión de bonos verdes superó su máximo anual en 2017 tan solo en los primeros nueve meses del ejercicio, con emisiones superiores a los 120.000 millones de euros. España, en este caso, es el quinto país del mundo en número y cantidad de emisiones relevantes del sector corporativo.

El revulsivo continuará

Pero, en efecto, el crecimiento es imparable. BBVA estima que el volumen total de emisiones de bonos verdes estará en el entorno de los 150.000 y los 180.000 millones en 2018. Con el objetivo de alcanzar esta dinámica alcista será necesario “la incorporación de más emisores soberanos, así como la continuación de la ampliación del número de sectores y geografías”, comenta el banco.

Por su parte el equipo de expertos de Bank of America, explica en un último informe que “Los bonos verdes tienen el potencial para alcanzar el billón de dólares de emisión anual en 2020 y pueden tener un impacto profundo en dirigir la trayectoria del mundo”.

Para el presente ejercicio, la agencia S&P estima un volumen de emisión de 200.000 millones de dólares, lo cual representa que se exceda el billón de dólares en solo dos años. Es decir, se multiplicaría por cinco el volumen actual.

Pioneras en España

¿Qué empresas se han sumado ya a este tipo de iniciativas? La que más ha apostado desde hace unos años es Iberdrola habiendo emitido su primer bono verde híbrido en el último trimestre del año pasado. La eléctrica firmó recientemente el mayor préstamo de bonos verdes del mundo por un montante de 5.300 millones de euros.

Por su parte, el pasado ejercicio también sirvió para que otras compañías decidieran adoptar este tipo de emisiones. Es el caso de emisiones inaugurales como el bono verde de Repsol, que fue la primera emisión de bonos de este tipo en el sector energético y también la emisión por parte de Gas Natural de sus bonos verdes.

Asimismo, como señala BBVA, es otra de las entidades activas en este tipo de financiaciones sostenibles. Tanto, que el banco fue seleccionado como el bookrunner español más activo en el mercado de bonos verdes en 2016, además de haber finalizado grandes operaciones de referencia mundial el año pasado.

Artículos relacionados