Despeja una de las in­cóg­nitas de la fu­sión de BMN en vís­peras de su plan es­tra­té­gico

Bankia y Gorigolzarri siguen fieles en su romance con Mapfre

Aviva se queda sin uno de sus úl­timos ne­go­cios, como ya le ocu­rrió con Bancaja

Jose Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia
Jose Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia

La con­fianza del pre­si­dente de Mapfre, Antonio Huertas, hace unos días sobre su alianza con Bankia en el ne­gocio de ban­ca­se­guros se ha visto res­pal­dada por la fi­de­lidad del grupo pre­si­dido por José Ignacio Goirigolzarri. Tan sólo unos días antes de pre­sentar su nuevo plan es­tra­té­gico, el grupo en manos del FROB ha roto la alianza que BMN tenía en el ne­gocio de ban­ca­se­guros con Aviva, una ase­gu­ra­dora casi en plena re­ti­rada del mer­cado es­pañol. Goirigolzarri des­peja así otra in­cóg­nita antes de ex­plicar sus es­tra­te­gias para los pró­ximos años.

Al final, no habrá devaneos en el negocio de bancaseguros por parte de Bankia, a pesar de que sus máximos gestores lanzaran en las últimas semanas algunos piropos hacia cómo BMN desarrollaba esa actividad de la mano de Aviva. El grupo de José Ignacio Goirigolzarri ya ha cerrado el acuerdo, con un coste de 225 millones de euros, para hacerse con el control de Caja Granada Vida y Caja Murcia Vida y Pensiones.

De esta manera, se justifica el aplomo que mostraba el presidente de Mapfre, Antonio Huertas, durante la presentación de los resultados anuales de su compañía. Pese a algunas declaraciones, como las del consejero delegado de Bankia, José Sevilla, el máximo responsable de la aseguradora confiaba en la alianza estratégica que pervive desde los tiempos de Caja Madrid. El caso de Bancaja ya era todo un precedente.

Esta era una de las incógnitas que se mantenía abierta sobre la integración de BMN en Bankia, después de haber alcanzado el acuerdo laboral para la reducción de la plantilla resultante de la unión de los dos bancos en manos del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

José Ignacio Goirigolzarri, que delegó la presentación de las cuentas anuales de 2017 en su consejero delegado, llega de esta manera a la presentación del nuevo plan estratégico para los próximos tres años y que se aplazó hasta ahora por la integración de BMN. En un principio, debería haberse presentado en 2017, una vez cumplidos los objetivos del primer plan con el que el actual equipo gestor enderezó el rumbo del banco nacionalizado.

Sin corsés

El 27 de febrero es la fecha elegida para comunicar a los mercados los nuevos planes estratégicos de Bankia. Tras haber cumplido con los retos impuestos por el rescate millonario recibido, el grupo presidido por José Ignacio Goirigolzarri ya puede retomar algunos negocios que, hasta el momento, tenía vetados. Entre ellos, la financiación de la promoción inmobiliaria.

Aunque Bankia ha retrasado en un año la presentación de su nuevo plan estratégico (algo que también ocurrió en el caso del Sabadell, que ha contado a algunos sus retos para los próximos años desde Londres), las prioridades del grupo presidido por Goirigolzarri pasan por tener el foco en el cliente, como ya se confirmó a primeros de 2017 con la política de comisiones cero.

Además, Bankia ya trabaja en su revolución digital que le permitirá, mediante el blockchain, acometer la financiación de empresas de un tamaño significativo hasta que esa nueva tecnología llegue al cliente particular, algo que no se prevé durante un cierto tiempo.

Artículos relacionados