OPINIÓN

Brasil defiende a Guyana frente a Venezuela

El pe­queño país ca­ri­beño entra a com­petir con Caracas en ma­teria de hi­dro­car­buros

NIcolás Maduro, presidente de Venezuela
NIcolás Maduro, presidente de Venezuela

Brasil se ha re­afir­mado como el ga­rante de la in­te­gridad te­rri­to­rial de la República de Guyana contra la reivin­di­ca­ción te­rri­to­rial que Venezuela tiene sobre una ex­tensa re­gión de la parte oc­ci­dental del país, úl­ti­ma­mente alen­tada por el go­bierno del pre­si­dente Nicolás Maduro.

El ministro brasileño de Defensa, Raul Jungmann Pinto, el de Justicia Torquato Jardim y el Secretario de Seguridad Sergio Etchegoyen, fueron autorizados el pasado día 7 por el presidente Temer a visitar el vecino país del norte. El gobierno guyanés enfatizó el aspecto de seguridad de la visita concediendo a Jungmann la ‘Cacique Crown of Honour’, como reconocimiento a la ayuda militar que el pequeño país recibe de Brasil desde hace cincuenta años.

El presidente guyanés David Granger enfatizó, en el curso de ese acto, el pasado sábado, que la amistad entre los dos países se basa en “el apoyo a la resolución pacífica de la controversia suscitada por la alegación de la República Bolivariana de Venezuela, según la cual el laudo que definió y delimitó la frontera con Guyana en 1899 es nulo y sin efecto”.

Instructores de las fuerzas armadas de Brasil enseñan en las academias militares de Guyana y destacamentos de ingenieros militares ayudan en la apertura de las regiones del sur del país, así como buques navales de Brasil visitan los puertos del vecino del norte. Guyana, dijo el presidente guyanés, espera la intensificación de la cooperación militar con Brasil.

La celebración de ese acto precisamente en esos días tiene relación directa con el relanzamiento de la reivindicación histórica de Venezuela sobre la parte occidental del país vecino.

Medios de información brasileños han especulado recientemente sobre la posibilidad de que la inteligencia de su país haya dado a conocer planes del régimen venezolano para ocupar tierras guyanesas, como medio de suscitar reflejos nacionalistas entre los venezolanos y así reforzar al régimen en momentos de continuas crisis económicas y sociales, causadas por las políticas gubernamentales.

Otra de las razones para que Caracas se meta en conflicto con Guyana podría ser el dotarse de un medio de presión contra los Estados Unidos, o al menos contra uno de sus más poderosos intereses económicos, su industria petrolífera, como medio de disuadir a Washington de preparar una acción militar contra Venezuela.

El pasado 28 de diciembre el gobierno guyanés firmó un Acuerdo de Participación en la Producción con Exxon Mobile para la explotación de 17 yacimientos marinos lejos de la costa pero dentro de la zona económica exclusiva del país. Guyana espera obtener unos ingresos de entre $350/400 millones anualmente, convirtiéndose así el petróleo en la principal fuente de divisas después del oro, que reporta $830 millones anualmente.

Aunque la disputa por la Guyana occidental ha sido referida al Tribunal Internacional de Justicia (TIJ) por el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, el gobierno de Maduro ni siquiera podría esperar que una sentencia favorable a su reivindicación fuese de ayuda al régimen en los momentos en que más le urge el apoyo popular.

Pueden pasar varios años antes de que el TIJ se pronuncie, y aún se prolongaría más la espera si Venezuela presentase formalmente sus alegaciones. De momento, el gobierno guyanés prepara su recurso ante el alto tribunal.

El acuerdo Guyana-Exxon Mobile puede resultar contencioso por sus propios términos. Según éstos, Guyana obtendrá unos derechos del 2% sobre los ingresos derivados de un petróleo hipotéticamente evaluado a $50/barril, una vez deducidos los gastos de inversión y de producción.

El Dr. Jan Mangal, asesor presidencial para el sector energético, ha señalado que el ‘royalty’ arriba señalado y su régimen de impuestos están por debajo de los usos internacionales de la industria, lo que provocó una irritada respuesta de la oficina del presidente, afirmando que la política petrolífera es materia exclusiva de su gobierno.

Exxon Mobile espera extraer en 2022, en la primera fase de explotación, 220.00 b/d. La reciente concesión representa el 50% del total de las ofertadas hasta ahora.

Los medios militares de que dispone Venezuela para presionar o anexionarse parte de la Guyana Occidental son muy precarios, dado el desgaste de su equipamiento y las dificultades naturales del territorio. Solo su fuerza aérea estaría en condiciones de realizar acciones efectivas.

Artículos relacionados