LA SEMANA BURSÁTIL

A la Bolsa le toca ahora redimirse

Se veía ve­nir. Los gurús lle­vaban ad­vir­tiendo de la fuerte co­rrec­ción desde hace más de un año. Y, sin em­bargo, el mo­mento del “crash”, sin jus­ti­fi­ca­ción apa­rente, ha co­gido con pie cam­biado a mu­chos.

El índice Ibex 35 se ha deslizado en las últimas sesiones hasta los 9.640 puntos, su nivel más bajo desde finales de 2015. Todo ello después de un batacazo la semana pasada del 5,6%, la peor desde el referéndum del Brexit. El selectivo se sale así para mal de la tendencia lateral que venía marcando en los últimos meses.

Un ajuste que ha dejado sin aliento a más de uno en plena temporada de resultados en empresariales, que está confirmando en general las buenas expectativas, y con unas cifras macro más que notables en las principales economías del mundo.

Solo el sobrecalentamiento de los mercados estadounidenses hacía anticipar este duro golpe a las cotizaciones en Wall Street que ha arrastrado al resto de bolsas internacionales. Las lamentaciones de los operadores se centran ahora en que las subidas de los mercados americanos apenas generaron impulso en Europa, salvo en el caso de Alemania, mientras que su desplome si se ha dejado notar. ¡Y de qué manera!

Pero la calma siempre llega después de la tormenta. Una vez depuradas las cotizaciones, los grandes analistas coinciden en señalar en que estas nuevas valoraciones suponen una excelente oportunidad para los inversores de redimir posiciones.

Eso sí, el panorama de los próximos meses no va a ser sencillo. El progresivo regreso a la normalidad de la economía y la consecuente retirada de estímulos por parte de los grandes bancos centrales volverán a elevar la volatilidad, el ingrediente mágico esperado por los gestores para reactivar los mercados, pero también el riesgo.

Un marco de operaciones ideal para aquellos que quieran buscar un buen punto de entrada con la mirada puesta en el medio y largo plazo. Al respecto, Carlos Doblado, jefe de estrategia de Ágora, considera que es difícil no plantearse una probable recuperación del mercado a meses vista, a pesar de que las sensaciones proyectadas por los mercados europeos no son muy buenas al estar muy tocados desde el punto de vista técnico.

De momento, aunque el golpe está siendo durísimo, todo lo que hay por ahora no es una lógica y merecida corrección de muy corto plazo. De este modo, mientras los índices de Wall Street no digan lo contrario, podría descartarse un mercado bajista como los vividos en los años 2000 y 2008. No hay que olvidar, explica Doblado, que, en el fondo, a la renta variable le viene bien la subida de tipos, como también le favorece el alza de los precios del crudo.

Calendario semanal de Bolsa

Los datos de inflación y producción industrial tanto en Europa como en EEUU centrarán el foco de atención de los operadores internacionales esta semana que entra de cara a un posible rebote después de los importantes ajustes sufridos en las últimas sesiones.

De momento, la sesión de hoy lunes y la de mañana martes se presentan sin grandes citas macroeconómicas. Wall Street se convertirá así en la principal referencia para los inversores a la hora fijar su estrategia, lo que deja poco margen para la recuperación.

La agenda financiera internacional vendrá mucho más cargada a partir del miércoles. Este día se esperan las revisiones de PIB del cuarto trimestre de Japón, Alemania y la zona euro. Desde Bruselas llegarán además los datos de producción industrial correspondientes al pasado mes de febrero, mientras que Alemania también dará a conocer la cifra final de inflación de enero. En EEUU se publicarán las ventas al por menor y los inventarios de negocios, que sirven a los operadores para comprobar la evolución del consumo y las posibles tensiones inflacionistas.

Muy intensa será también la sesión del jueves. A primera hora, los inventores contarán con los datos de producción industrial de Japón y la reacción del índice Nikkei. Este día en España se dará a conocer el IPC definitivo correspondiente al mes de enero.

A lo largo de la tarde se irá publicando además una importante batería de indicadores en EEUU como la producción industrial, los precios de producción industrial, la utilización de capacidad, la confianza constructora NHBA o el índice de la Fed de Filadelfia. Indicadores, todos ellos, muy seguidos por el mercado.

El último día de la semana, el viernes, también estará marcado por los datos americanos con especial interés en las ventas de casas nuevas, los permisos de construcción, los precios de importación y exportación, así como el tradicional indicador de confianza elaborado por la Universidad de Michigan.

Artículos relacionados