Tienen un ele­vado riesgo de pre­cio, ca­recen de li­quidez y no son medio de pago

Criptomonedas al filo de lo imposible

El BdE y la CNMV alertan de sus riesgos sólo 24 horas des­pués de que el Gobierno abo­gara por su crea­ción

Bitcoins
Bitcoins

Más lío y con­fu­sión en el car­naval de las mo­nedas vir­tua­les, las de­no­mi­nadas crip­to­di­vi­sas. Mientras el Gobierno es­pañol anun­ciaba su in­ten­ción de "crear las con­di­ciones ade­cuadas para que España sea origen de nuevas crip­to­mo­ne­das", el Banco de España y la CNMV ad­ver­tían en un co­mu­ni­cado de que son un ins­tru­mento casi al lí­mite de la ley. En España, Nostrum anun­ciaba hace unas se­manas su in­ten­ción de pro­ceder a la emi­sión de las pri­meras mo­nedas vir­tuales es­paño­las.

El PP anunciaba esta semana su intención de "crear las condiciones adecuadas para que España sea origen de nuevas criptomonedas". Teodoro García Egea, portavoz adjunto en la Comisión de Energía, Turismo y Agenda Digital, daba a conocer la decisión del Ejecutivo de acometer las reformas precisas para "atraer inversión, talento y empleo especializado y lidere esta nueva transformación digital en torno a las transacciones internacionales y la tecnología blockchain".

Un día después, los reguladores españoles del sector bancario y los mercados realizaban un contundente pronunciamiento sobre los riesgos de estas monedas virtuales. El primero de sus argumentos descansaba sobre el carácter no oficial de este instrumento de pago. "No es obligatorio aceptarlas como medios de pago", advertían los supervisores.

La segunda alerta trataba sobre la iliquidez de este instrumento, ya que "su circulación es muy limitada". Por último, ambos reguladores advertían sobre el riesgo de precios: "su valor oscila fuertemente, por lo que no pueden considerarse un buen depósito de valor ni una unidad de cuenta estable".

“El dinero lo creó la sociedad, no los gobiernos, con el objetivo de salir de la economía de trueque. La realidad es que necesitamos una vuelta a un modelo de dinero más fiable y no el dinero fiduciario que controlan los bancos centrales y que está basado en el endeudamiento, con el riesgo de quiebra del modelo en el momento en que la inflación se dispare”, advierte Alexis Ortega, socio director de Finagentes Gestión. “El objetivo inicial era la estabilidad, pero la criptomoneda ha perdido esa cualidad original, se ha convertido en un activo financiero y en una burbuja más”, comenta Ortega.

Detractores Instituciones financieras mundiales como JP Morgan y Citigroup han prohibido la adquisición de este tipo de monedas mediante tarjeta de crédito. En España ya se ha destapado el primer escándalo de un empresario que ha dejado a un fondo de inversión compuesto y sin 4,6 millones de euros en criptomonedas.

“El problema es que este tema de las monedas virtuales está indicando algo. En los últimos tiempos ha estallado la burbuja del dólar, la del bitcoin y ahora parece que está pasando algo con la bolsa. Después debería venir la crisis de los bonos”, avisa Alexis Ortega.

La propia red social Facebook ha abanderado un rechazo a las monedas virtuales. La empresa de Mark Zuckerberg ha prohibido los anuncios sobre el bitcoin y otras criptodivisas. Nadie parece creer ya en la bondad de las criptomonedas. Casi nadie, como ya hemos visto, y a esta postura favorable se han unido unos emprendedores españoles que quieren

Artículos relacionados