DESDE EL PARQUET

Merlin Properties, más experiencia

La prin­cipal so­cimi es­pañola, Merlin Properties, apuesta por la in­ver­sión en cen­tros co­mer­cia­les. Ni los cie­rres ma­sivos en EEUU ante el cambio de ten­dencia de los con­su­mi­dores ni la pre­sión del co­mercio elec­tró­nico, ge­neran preo­cu­pa­ciones en la firma.

En la compañía están convencidos de que estos nuevos hábitos de consumo no matarán las compras físicas, sino que simplemente transformarán la forma de realizarlas.

El grupo, por tanto, está centrando su foco en mejorar y adaptar sus centros comerciales para alinearlos con los gustos actuales de sus clientes. El objetivo es extender sus áreas de actividad más allá de las compras. Es decir, generar experiencias para atraer nuevos visitantes y fidelizarlos.

Con esta estrategia, la compañía quiere seguir creciendo en esta línea de negocio. En estos días, de hecho, ha mostrado su interés por hacerse con uno de los principales centros comerciales de Portugal. Según fuentes del mercado, el grupo habría realizado una importante oferta al fondo de inversión Blackstone por Almada Fórum.

El acuerdo con la socimi, explican en los foros bursátiles, podría rondar los 450 millones de euros, prácticamente el doble de lo que le costó a la sociedad de capital riesgo cuando la adquirió en 2015.

Esta operación se enmarcaría en la desinversión iniciada en los últimos meses por Blackstone en este tipo de activos en Portugal. La firma ha vendido recientemente otros tres centros comerciales en el país al grupo francés Inmochan, que pagó 400 millones por los establecimientos de Sintra Retail Park, el Foro de Sintra y el Foro de Montijo.

Una noticia que los operadores consideran en general positiva pues permitirá reforzar su cartera de negocio. Sin embargo, existe cierta preocupación por el incremento de su apalancamiento. Al cierre del tercer trimestre, la deuda financiera neta rondaba los 4.600 millones de euros, casi la mitad de su valor de cartera.

Esta cifra, sin embargo, se ve contrarrestada por la fuerte generación de ingresos recurrentes y la notable mejora de la ocupación de sus activos en alquiler, que probablemente superarán los objetivos fijados en 2017.

Así lo está entendiendo también el mercado. Las acciones de la socimi, pese al estancamiento vivido en este comienzo de ejercicio a la espera de las cuentas, se mantienen muy cerca de los máximos absolutos (11,75 euros) registrados a mediados del pasado mes de diciembre tras sobreponerse a la decisión del BBVA de reducir a la mitad su participación, hasta el 2,19%, en el grupo inmobiliario.

El valor mantiene además intactas tanto la tendencia alcista secundaria puesta en marcha a finales de octubre, como la primaria que viene desarrollando desde finales de 2016.

Artículos relacionados