Cada es­pañol tiene una media de casi dos plás­ticos de dé­bito o cré­dito

Tarjetas de pago para animar una economía lánguida

Bancos y em­presas pre­paran la Navidad con el mayor nú­mero de la his­toria en estos me­dios de pago

Mastercard y Visa
Mastercard y Visa

Dice el Gobierno que la eco­nomía se en­cuentra en fase de des­ace­le­ra­ción. El mer­cado de tar­jetas de pago no ha lle­gado a esta si­tua­ción aún. Todo lo con­tra­rio. Ya se atisba en el ho­ri­zonte la cam­paña de na­vidad en un mo­mento en que el nú­mero de tar­jetas (crédito o dé­bi­to), de ca­jeros au­to­má­ticos y ter­mi­nales de venta se en­cuen­tran en sus ma­yores ni­veles de la his­to­ria. Las tar­jetas se dis­ponen a animar una eco­nomía que lan­gui­dece por mo­men­tos.

Cada español guarda en su cartera una media de casi dos tarjetas. Al cierre del segundo semestre, el número de medios de pago de todo tipo superó los 82 millones, según los últimos datos difundidos por el Banco de España. Este número casi se ha duplicado desde los 45,8 millones que había en el año 2000, en plena crisis mundial. El número de tarjetas de crédito ascendía a los 35,77 millones, mientras las de débito, las de utilizar en los cajeros bancarios para extraer dinero, se situaban en los 46,29 millones.

La radiografía de los instrumentos para animar el consumo de los ciudadanos en estas fiestas se completa con los cajeros automáticos de los bancos, cuyo número también se encuentra al alza y en máximos históricos, al igual que los terminales punto de venta que se utilizan para pagar en comercios, restaurantes y todo tipo de establecimientos.

El número de cajeros automáticos se ha incrementado en casi 700 en el último año, hasta situarse en los 51.506, una tendencia curiosa. Estos dispensadores de billetes han aumentado en 7.000 unidades en esta década, mientras el número de entidades financieras se reducía drásticamente por la caída en desgracia de las cajas de ahorro. Y no sólo eso, se ha producido en una fase de cierre de oficinas.

Terminales de pago

El número de terminales de pago también se encuentra en máximos, con nada menos que 1,81 millones instalados por toda España. En este caso, según los datos más recientes del Banco de España, el incremento en el primer semestre de este año ha sido de 50.000 y de nada menos que un millón desde el año 2000, siempre según los datos del Banco de España.

También resultan curiosas estas cifras en máximos históricos si se considera que el desempleo actual duplica el que había en el año 2008. Con 3,25 millones de parados resulta un tanto anacrónico que estos medios de consumo tiren con tanta fuerza. Y más si se tiene en cuenta que los jóvenes se encuentran sometidos a contratos laborales bastante precarios. Tampoco parece que los mayores de 45 años se encuentren en una posición muy favorable para gastar, debido a los riesgos aparejados a esas edades laborales, así como las necesidades de ahorro para pensiones privadas.

Así que este movimiento de consumo y tarjetas, cajeros y terminales de venta en los niveles más altos de la historia se deberían a la franja de la población entre los 25 y los 45 años, que es la que realmente cuenta con las mayores opciones de consumo después de que hace unos años perdieran el miedo a quedarse sin empleo.

Artículos relacionados