DESDE EL PARQUET

Solarpack rebaja expectativas

Una vez fi­na­li­zado el pro­ceso de pros­pec­ción de de­manda (book Buillding) entre ins­ti­tu­cio­na­les, Solarpack ha de­ci­dido fijar el precio final de su sa­lida a Bolsa en 8,3 euros por ac­ción. Eso su­pone una ca­pi­ta­li­za­ción de 266 mi­llo­nes. Una va­lo­ra­ción que se sitúa en la parte baja de la hor­quilla fi­jada al inicio de la ope­ra­ción, muy lejos de los 306 mi­llones de euros del precio más alto.

El tamaño final de la oferta de la empresa de energía renovable se eleva al 37,6% del capital que podría alcanzar el 39,9% si los bancos colocadores ejercen su opción de compra (green shoe). La compañía cotizará bajo el símbolo “SPK”.

Tras la operación, los actuales socios de Solapack mantendrán el 64,3% del capital que se reduciría al 62% dependiendo de que se ejercite el “green shoe”. Los principales accionistas de la empresa, entre los que destacan su actual presidente, José Galindez, y el consejero delegado, Pablo Burgos, no venderán ninguna de sus acciones en la oferta y suscribirán nuevas acciones por un importe total de cinco millones de euros, con el fin de compensar la ampliación de capital puesta en marcha con la admisión a cotización.

El importe procedente de la ampliación se destinará a la financiación de la cartera contratada de proyectos, 510 MW, la adquisición de 13 MW de activos operativos en España y en el desarrollo de su cartera adicional de proyectos por un total de 2,9 GW en todo el mundo.

Durante los próximos tres a cinco años, el grupo tiene previsto reinvertir su flujo de caja operativo en el desarrollo y construcción de nuevos proyectos, así como en posibles operaciones corporativas que supongan una buena oportunidad de negocio con el fin de impulsar el crecimiento futuro y maximizar el valor de los accionistas. En este período, por tanto, no se prevé el reparto de dividendos.

El grupo, nacido en 2005, cuenta en la actualidad con una amplia diversificación internacional con presencia en 10 países repartidos por Europa, América del Norte, América Latina, Asia y África.

Al cierre del pasado ejercicio tenía participación en 11 proyectos de energía solar fotovoltaica de última generación en España, Perú, Chile e India, con una capacidad total aproximada de 252 MW (de los cuales 128 MW eran atribuibles a su participación en el capital de dichos proyectos). Cuenta además con una cartera de proyectos contratados por un total de 510 MW que se construirán en los próximos meses en España, Chile e India.

En 2017 obtuvo un beneficio proforma de 10,48 millones de euros, con unos ingresos de explotación de 41,3 millones de euros y su principal riesgo, señala el grupo, son los posibles cambios en la legislación fiscal de aquellos países donde opera.

Artículos relacionados