LA SEMANA BURSÁTIL

La Bolsa, ventana de oportunidades

La ten­sión se ha mas­cado en esta úl­tima se­mana del año en los mer­cados de va­lores in­ter­na­cio­nales en un am­biente de preo­cu­pa­ción por el cierre de la ad­mi­nis­tra­ción Trump a la es­pera de que se apruebe el pre­su­puesto que in­cluye la cons­truc­ción del muro entre EEUU y México.

Parece como si toda la volatilidad que ha faltado a lo largo del ejercicio, el promedio anual va camino de ser uno de los más bajos de la historia, se haya concentrado en apenas unos días poniendo en vilo a las bolsas.

En el peor momento de la semana pasada, el Ibex 35 llegó a marcar mínimos anuales por debajo de los 8.400 puntos. El selectivo cerró el global de las cuatro últimas sesiones hábiles con una caída del 0,7%, para quedar en puertas de los 8.500 puntos, acumulando una caída en diciembre del 6,4% y del 15,4% en el año.

Una negativa evolución que parece anticipar muy bajos flujos de crecimiento para el próximo año, llegando incluso a la recesión en algunos países. Eso explicaría como el conjunto de operadores sigue deshaciendo posiciones a toda velocidad cuando, paradójicamente, muchas de las variables que más miedo daban han ido mejorando a lo largo del mes de diciembre.

Italia ha vuelto a la senda de la zona euro con unos presupuestos más ajustados, el Brexit habría entrado en su recta final, y las conversaciones comerciales entre China y EEUU parecen ir por buen camino. A ello se suma una posible contención de la política monetaria por parte de la Reserva Federal a lo largo del próximo año tras la subida aplicada en su última reunión.

Los recientes ajustes, por tanto, están descontando un escenario de un próximo parón económico, marcado por un final de ciclo y un cambio en las políticas monetarias expansivas. Existe un especial temor a una excesiva agresividad en la normalización monetaria que pueda tener consecuencias muy negativas.

Eso está llevando a los operadores a ponerse en lo peor, deshaciendo posiciones a toda velocidad sin fijarse en las valoraciones. Algo lógico en un escenario recesivo. Sin embargo, parece descartable una posible contracción a corto y medio plazo con los datos disponibles en la actualidad.

Muy al contrario, señalan los expertos de Tressis. Lo que se ha visto hasta ahora son unos firmes resultados empresariales, unas cifras de crecimiento global bastante razonables y un mantenimiento de los tipos a nivel global excepto por el proceso alcista puesto en marcha por la Reserva Federal, pero con un objetivo razonable de evitar un sobrecalentamiento de la economía.

Datos que no justifican el pesimismo que se está viviendo en los mercados, lo cual abre una importante ventana de oportunidades para los próximos meses si al final, y hay un alto porcentaje de probabilidades de que así sea, acaba por desaparecer el miedo a una recesión. Todo ello además con un más que probable incremento de la volatilidad que debería mejorar las condiciones de inversión.

Calendario semanal de Bolsa

El desplome de los mercados en las últimas semanas ha venido acompañado de una fuerte caída de la confianza de los consumidores, especialmente en EEUU. Aunque no queda claro si es antes el huevo o la gallina. Por este motivo cobran especial relevancia los indicadores que se conocerán esta semana que entra, que además estará condicionada por el festivo de Año Nuevo.

Por este motivo, las bolsas españolas solo abrirán media jornada este lunes, última sesión del ejercicio y un día sin referencias económicas y con algunos de los principales mercados como el de Alemania cerrados, y permanecerán cerradas el martes.

Tras la vuelta a la actividad, el miércoles, los inversores apenas contarán con grandes referencias entre las que destacan los índices de actividad PMI manufacturera en España, Alemania y EEUU, desde donde también llegará el índice hipotecario MBA.

Algo más cargada vendrá la agenda financiera internacional del jueves. En España se espera con interés la primera subasta de bonos a tres y cinco años y de obligaciones a diez años que marcará el inicio del año de la renta fija, así como las cifras de confianza consumidora. En la zona euro se publicará el agregado monetario M3, dinero en manos del público, que servirá para calibrar las presiones inflacionistas. Por su parte, en EEUU se publicarán datos de actividad ISM manufacturero, los gastos de construcción y las ventas de automóviles.

El viernes se cerrará la primera semana bursátil del año con el festivo de Japón, y los datos de actividad PMI del sector servicios en la zona euro, España y Alemania, país donde también se publicarán los datos de empleo correspondientes al mes de diciembre. La atención, sin embargo, se focalizará en el informe de empleo que se publicará en EEUU, del que se espera una tasa de paro en el 3,7%.

Artículos relacionados