El 0,002% de Onur Genç iguala la po­si­ción de his­tó­ricos con­se­jeros del grupo

El nuevo CEO del BBVA inicia su crítico mandato como accionista

El pre­si­den­ciable Jaime Caruana, casi un año des­pués, aún no ha com­prado una ac­ción

Onur Genç, Ceo del BBVA.
Onur Genç, Ceo del BBVA.

El nuevo con­se­jero de­le­gado del BBVA, el turco Onu Genç, pa­rece tener mayor con­fianza en las va­pu­leadas ac­ciones del banco que pa­sará a di­rigir desde el pró­ximo 1 de enero que sus pre­de­ce­so­res. Al me­nos, en su poder tiene un 0,002%, un por­cen­taje mí­nimo pero con el que su­pera a mu­chos otros con­se­jeros e iguala a al­gunos his­tó­ricos como José Maldonado, Susana García Vidarte o José Manuel González-Páramo. Ese com­pro­miso con­trasta con la au­sencia de com­pras de al­gunos des­ta­cados con­se­je­ros, como Jaime Caruana.

A tan sólo unos días para que asuma las riendas ejecutivas del BBVA, Onur Genç llega al consejo de administración del grupo con un pequeño guiño a los descontentos accionistas que han asistido durante 2018 a un desplome en torno al 30% del valor de sus acciones. El nuevo consejero delegado se juega bajo su gestión una participación del 0,002%, según ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que ya ha reorganizado la composición del nuevo consejo de administración.

Los consejeros del BBVA no se caracterizan por unas participaciones algo significativas. De hecho, el presidente saliente y, a partir de ahora también de honor, Francisco González (FG), ha dejado su cargo con tan sólo una participación del 0,073% tras casi dos décadas en el banco. La mayoría de dichas acciones son por la retribución variable que le correspondía y no por compras.

El casi desconocido Onur Genç, al menos en el sector doméstico, iguala con su participación la que tienen algunos consejeros históricos del BBVA, como son los casos de José Maldonado (en el consejo de administración desde el año 2000); Susana Rodríguez Vidarte (2002); Carlos Loring (2004), o José Manuel González-Páramo consejero ejecutivo desde 2013.

Las acciones y las opciones en manos del nuevo consejero delegado, como es previsible, también se corresponderán a la retribución variable que haya recibido por sus responsabilidades tanto en el turco Garanti como en la filial del BBVA en Estados Unidos, el último destino antes de convertirse en el número dos del grupo.

Poco apego

La participación accionarial del nuevo consejero delegado del BBVA puede parecer casi testimonial, pero contrasta de manera significativa con algunos nuevos consejeros del grupo bancario que, incluso, sonaban como posibles sucesores de Francisco González en la presidencia.

El exgobernador del Banco de España, Jaime Caruana, se aproxima a cumplir un año desde su designación como consejero del BBVA, aunque asumió de manera oficial el cargo el pasado mes de junio. Por aquel entonces, su nombre aún figuraba como presidenciable, pero tras todo el tiempo transcurrido no ha comunicado participación alguna en el capital del banco.

El nuevo presidente de BBVA, Carlos Torres Vila, se convierte de esta manera en el miembro del consejo de administración del banco con una participación mayor pero de tan sólo un 0,011%, según los últimos datos registrados en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El consejo de administración del BBVA ya se situaba a la cola en cuanto a su compromiso con el capital del banco, pero con la salida de FG el porcentaje en manos de los consejeros es aún menor. Sobre todo, si se compara con la situación que se vive en algunos otros bancos comprables, como el Santander o el Sabadell ya que CaixaBank es un caso aparte por la participación mayoritaria de la Fundación La Caixa.

Artículos relacionados