ANÁLISIS

¿Es pasajera la volatilidad de la bolsa o caída en toda regla?

Los datos eco­nó­micos co­yun­tu­ra­les, ni aquí ni en EEUU, son preo­cu­pantes

Lunes  en las bolsas mundiales
Bolsa de New York.

¿Volatilidad o una baja inin­te­rrum­pida de las co­ti­za­cio­nes? Wall Street des­en­ca­denó el de­sen­canto en vís­peras na­vi­deñas, re­botó a con­ti­nua­ción en los países del Extremo Oriente para ser re­co­gido por Europa donde se man­tuvo la caída. ¿Qué ha pa­sado en Estados Unidos con su alto nivel de em­pleo y avances tri­mes­trales del PIB por en­cima del 3%?.

Trump había señalado a Wall Street como el termómetro que reflejaría los éxitos de su política comercial: bajada de impuestos, mayores beneficios empresariales, avance del consumo y de la actividad a la vez que la recaudación fiscal. Por lo pronto esto último no ha sucedido: un déficit presupuestario equivalente al 3,9% del PIB con un incremento del 17,4% sobre el saldo del anterior ejercicio.

Tampoco se está construyendo la muralla para frenar la inmigración. Oposición demócrata y pataleta presidencial con el cierre de una parte de la Administración Federal. Y todo esto con la cuarta subida, en 2018, de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal. Precisamente esa cuarta subida coincidía con la caída del índice S&P500 en un 6%, un descenso más brusco que el registrado en la Gran Depresión.

El presidente acusa a la Reserva Federal por la subida de los tipos de interés a la vez que los inversores huyen de sus activos bursátiles. Las cotizaciones bajaron, se han recuperado en un santiamén y en otro santiamén han caído, volatilidad, altas y bajas repentinas en los precios de las acciones. No hay confianza en lo que ocurre en la Casa Blanca y hay dudas sobre la evolución de la actividad económica.

Por lo pronto el barril de petróleo sigue a la baja sin que se disipe que va ocurrir con ese reto arancelario EEUU – China. A este lado del Atlántico sigue la enorme incertidumbre sobre el desenlace del Brexit en tanto que se oscurece la buena estrella del presidente Macron, derrotado por 300 conciudadanos con chalecos amarillos, y se plantean enormes dudas sobre cómo será el reemplazo de la valerosa Canciller de Alemania.

Vox puede ser la Bolsa**

Nacionalismos populistas en Europa y la aparición con fuerza de Vox en Andalucía. Sanchez celebra un Consejo de Ministros en Barcelona sin tener que llegar a la Lonja en helicóptero sino caminando.

Algaradas independentistas las justas, máximo 40.000 personas frente a los muchos miles más de pasadas manifestaciones. Curiosamente los medios de comunicación como TVE no consiguen comunicar cual ha sido la realidad de esa presencia del Estado en Cataluña. No ha habido marcha atrás como en nuestro gran vecino francés y los datos coyunturales no son precisamente preocupantes.

Artículos relacionados