Monitor de Latinoamérica

Brasil me­jo­rará, pero Argentina, Nicaragua y Venezuela se­guirán en re­ce­sión

Crecimiento en Latam: 2019 no será un camino de rosas

La eco­nomía cre­cerá el 1,7%, tras el 1,2% de 2018, en un en­torno com­pli­cado

CEPAL
CEPAL

En un con­texto mun­dial de cre­ciente in­cer­ti­dum­bre, la eco­nomía la­ti­noa­me­ri­cana será capaz de ex­pan­dirse en 2019 algo más que en el 2018 que nos deja, pero aún de forma exi­gua. El que viene será un año duro, di­fícil y com­pli­cado, a tenor de lo que pro­nos­tica la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). La re­gión, que este año habrá pro­gre­sado el 1,2% (una dé­cima menos que en 2017) sólo se ex­pan­dirá el 1,7%, una dé­cima menos de lo es­pe­rado.

Argentina, Venezuela y Nicaragua sumarán otro año de recesión, aunque con una caída inferior a la de 2018. Entre las grandes economías, sólo Brasil registrará una sensible aunque aún insuficiente mejoría.

De hecho solamente cuatro países, Brasil, Colombia, Panamá y Guatemala registrarán en 2019 un crecimiento superior al anotado en 2018, en un ejercicio en el que Dominicana, Panamá, Bolivia y Paraguay serán los mercados líderes en expansión del PIB, con tasas superiores al 4%. Centroamérica crecerá el 3,3% en 2019 (3,2% en 2018); Sudamérica, el 1,4%, frente al 0,6% del año anterior y el Caribe, el 2,1% (1,9% en este año), según el reciente ‘Balance Preliminar de las Economías de América Latina’ de Cepal, que especifica que en 2018, el motor del crecimiento en Latam habrá sido la demanda interna.

El repunte de Brasil animará el panorama en los grandes mercados de inversión española: la gran economía del área anotará un alza del PIB del 2% en 2019, superior al 1,3% proyectado para 2018, aunque no se trata, ni mucho menos, de un avance espectacular. Según el informe, la economía de Brasil “mantiene un ritmo de expansión lento y aún no ha superado plenamente la recesión de 2015-2016”. Con todo, es una situación mucho más halagüeña de la existente en el otro pilar de Mercosur, Argentina, que encadenará otro año de recesión: el PIB se contraerá el 1,8% en 2019, tras caer el 2,6% este 2018.

El ‘nuevo México’ de AMLO crecería el 2,1%, tras el 2,2% de este año, en espera de las decisiones que adopte el mandatario de la segunda economía regional. La Colombia de Iván Duque avanzará el 3,3%, después de hacerlo el 2,7% este año y el Chile de Piñera reducirá el paso del 3,9% previsto para este año al 3,3%. Perú, por su parte, aminorará el ritmo del 3,8% al 3,6%. Ecuador apenas avanzará el 0,9% en 2019 (1% este año); Uruguay, el 1,5% (1,9%) en 2018 y Cuba se expandirá un débil 1% tras el 1,1% de este año que acaba.

Dominicana (5,7%, tras el 6,3% de 2018); Panamá (que avanzará el 5,6% tras el 4,2% que se prevé para este año); Bolivia (4,3% en 2019, después de un 4,4% este año) y Paraguay (4,2% en ambos ejercicios) liderarán la expansión económica el año que viene en el área, mientras que en el otro extremo se situarán Argentina, Nicaragua (con una caída del PIB del 2% tras el -4,1% de 2018) y Venezuela, que experimentará una contracción de su economía de 10%, tras la caída del PIB del 15% que se espera para 2018. Costa Rica bajará el pistón del 3% al 2,9% y Honduras, del 3,7% al 3,6%, mientras que El Salvador se mantendrá en el 2,4% y Guatemala mejorará del 2,9% al 3%.

“El año 2019 se vislumbra como un período en el que, lejos de disminuir, las incertidumbres económicas mundiales serán mayores y procedentes de distintos frentes. Esto repercutirá en el crecimiento de Latam, con consecuencias que dependerán en cada país de cuán expuesto se encuentre en términos de necesidades, comercio y perfiles de financiación externa”, señala la Cepal. El organismo pronostica que el área se enfrenta a un escenario económico global complejo en los próximos años, en el que se espera una reducción de la dinámica del crecimiento, tanto en países desarrollados como emergentes, acompañada de un alza de la volatilidad de los mercados financieros. Y a ello se suma el debilitamiento estructural del comercio internacional, agravado por las tensiones comerciales EEUU-China.

“El mayor riesgo en 2019 sigue siendo un deterioro abrupto de las condiciones financieras para las economías emergentes”, señala el documento, que llama a aplicar políticas públicas para fortalecer las fuentes de crecimiento y hacer frente al panorama de incertidumbre. “Es necesario fortalecer el papel activo de la política fiscal en ingresos y gasto. Es fundamental reducir la elusión y evasión fiscal y los flujos financieros ilícitos. Y, conjuntamente, hay que reforzar los impuestos directos y de tipo saludables y ‘verdes’”, señala el organismo, que aboga por reorientar la inversión pública a proyectos con impacto en el desarrollo sostenible, con énfasis en las asociaciones público-privadas y en la reconversión productiva, nuevas tecnologías e inversión ‘verde’. Y ello tratando de “resguardar el gasto social, sobre todo en períodos de desaceleración económica, de forma que este no se vea afectado por los ajustes”.

La Cepal, que advierte que sus previsiones de expansión económica podrían variar debido al “complicado contexto externo causado por la apreciación del dólar, la subida de tipos en Estados Unidos, un menor flujo financiero para la región y un aumento del coste del crédito”, así como las tensiones comerciales globales o factores como el ‘Brexit’, alerta también del alto nivel de endeudamiento regional y pide cuidar los perfiles de deuda pública ante una incertidumbre que podría aumentar su coste y niveles.

Artículos relacionados