La in­ver­sión in­mo­bi­liaria en España su­pe­rará este año los 16.000 mi­llones de euros

El Corte Inglés aprovecha el nuevo boom inmobiliario para hacer caja y recortar deuda

El grupo de dis­tri­bu­ción re­cibe el apoyo de la agencia Moody's, que ca­li­fica de po­si­tivo el plan

el corte ingles
Edificio de El Corte Inglés.

El Corte Inglés quiere apro­ve­char el nuevo im­pulso que está to­mando el mer­cado in­mo­bi­liario para des­in­vertir en ac­tivos no es­tra­té­gicos y re­ducir su nivel de deuda. El grupo de dis­tri­bu­ción acaba de vender los dos cen­tros de Parquesur (Leganés) y de La Vaguada (Madrid) por unos 160 mi­llones de euros y ha pe­dido un es­tudio a la di­vi­sión in­mo­bi­liaria de PricewaterhouseCoopers (PwC) para de­ter­minar qué ac­tivos con­viene poner en venta.

El plan que está pergeñando el grupo que preside Jesús Nuño de la Rosa tiene como objetivo ingresar entre 1.500 y 2.000 millones de euros. La deuda que registra ascendía a agosto pasado a 3.652 millones de euros y lo que pretende el equipo directivo es reducir a la mitad el grado de endeudamiento.

El plan ha recibido el apoyo entusiasta de la agencia de calificación Moody's, que lo ha descrito como "positivo", al tiempo que ha confirmado el rating 'Ba1' con perspectiva 'estable' de la deuda de la compañía española.

"La empresa anunció el 21 de diciembre su intención de desinvertir en alrededor de 130 activos inmobiliarios no estratégicos, incluyendo terrenos, oficinas, plataformas logísticas y establecimientos comerciales por un valor estimado de entre 1.500 y 2.000 millones de euros", recuerda la agencia, señalando que la firma española pretende destinar los fondos captados a seguir reduciendo su deuda. "Lo vemos positivo para el crédito", afirmó Moody's.

Según la valoración de la sociedad de tasación Tinsa, los activos inmobiliarios de El Corte Inglés rozan los 17.000 millones de euros. Ahora bien, la empresa pretende desprenderse de aquellos inmuebles que consideran no estratégicos para el grupo. Entre ellos, figuran terrenos, oficinas y pequeños centros comerciales o superficies que pueden seguir en régimen de alquiler pero que interesa vender ante el empuje que ha tomado el mercado inmobiliario.

Un mercado en pleno auge

La idea que subyace es que el negocio inmobiliario ha vuelto a resurgir de sus cenizas y es un buen momento para vender aquel patrimonio que se estima puede ser prescindible en la cartera y, en cambio, es una vía para ir recortando deuda poco a poco.

El grupo de distribución acaba precisamente de cerrar una emisión de bonos por valor de 90 millones de euros con vencimiento en 2024. La compañía ha expresado que los fondos obtenidos con esta emisión se destinarán para amortizar deuda. “Esta operación representa un paso más en la estrategia del grupo de diversificar las fuentes de financiación”, ha destacado. Bank of America Merril Lynch, Goldman Sachs International y UniCredit Bank AG han actuado como agentes colocadores de la operación.

Junto con la multinacional inmobiliaria Unibail-Rodamco que ha adquirido los dos centros de La Vaguada y de Parquesur, la gestora Corpfin Real Estate compró recientemente a través de Inbest dos inmuebles en Madrid, uno en la calle Princesa y otro en la Gran Vía de Bilbao por unos 100 millones de euros. En octubre pasado, vendió otros dos centros de Valencia por otros 90 millones.

^^Una de las gestoras más activas**

Corpfin Real Estate es actualmente una de las gestoras más activas del mercado inmobiliario. Su presidente, Javier Basagoiti, quiere aprovechar el crecimiento que se está produciendo en España con la esperanza también de que el efecto Brexit puede traer a las grandes ciudades como Madrid y Valencia más inversión en inmuebles. La situación de Barcelona es otra de las ciudades con más tirón pero el efecto independentista está enfriando a algunos inversores extranjeros.

Una de las operaciones más destacadas que Inbest Real Estate quiere cerrar es la compra a la cadena de hoteles Riu la zona comercial del Edificio España en Madrid que el grupo mallorquín está rehabilitando. La gestora ha sellado un compromiso con Riu para adquirir 15.000 metros cuadrados por 160 millones de euros.

La mayor parte o su totalidad se destinarán a centros de moda y un restaurante. El grupo prevé invertir unos 400 millones de euros hasta 2021, pero por las operaciones que está cerrando va a cumplir sus objetivos con bastante antelación a las fechas marcadas.

Las zonas más caras

La Gran Vía madrileña y la prolongación de Argüelles y Moncloa se han convertido en una de las zonas más caras después de Castellana y Serrano. La remodelación que está sufriendo han disparado los precios de los inmuebles para abrir tiendas por la gran afluencia turística que tiene toda esta zona debido a su proximidad con el Palacio de Oriente, el Palacio Real, Plaza Mayor y el Madrid de los Austrias.

Según datos de la consultora CBRE, la inversión inmobiliaria en España superará en 2018 los 16.000 millones de euros. Hasta el tercer trimestre de 2018, se contabilizaba una inversión de casi 14.000 millones. De cerrarse con estas previsiones, este ejercicio se batirían todos los records. El ejercicio pasado se contabilizaron unos 13.989 millones de euros de inversión.

España se sitúa en el quinto puesto de los países europeos donde se realizan más operaciones inmobiliarias. El negocio de oficinas (28%) y el hotelero (24%) lideran la inversión. El retail (locales y centros comerciales) representa un 23% de la inversión total.

Artículos relacionados