Varios altos di­rec­ti­vos, como el his­tó­rico Juan Asúa, cambia de área en el or­ga­ni­grama

FG desafía al BCE y se designa presidente de honor en el último consejo del BBVA

Rodríguez Soler cubre la va­cante que deja el nuevo CEO, Onur Genç, en EEUU

Francisco Gonzalez, presidente de honor del BBVA
Francisco Gonzalez, Cid Campeador del BBVA.

Francisco González (FG) se des­pide como pre­si­dente eje­cu­tivo del BBVA pero con un claro desafío hacia el Banco Central Europeo (BCE). El úl­timo con­sejo de ad­mi­nis­tra­ción le ha de­sig­nado pre­si­dente de honor y pre­si­dente de la Fundación BBVA. Es de­cir, una re­ti­rada a me­dias tras la con­tro­ver­tida su­ce­sión ante los re­gu­la­dores que ha tra­zado con Carlos Torres Vila, como nuevo pre­si­dente eje­cu­tivo, y el turco Onur Genç como con­se­jero de­le­gado. Entre la alta di­rec­ción tam­bién se re­gistra un im­por­tante baile de car­gos, sobre todo entre his­tó­ri­cos.

La jubilación de FG como presidente del BBVA podría decirse que se produce "en diferido", como llegó a decir la secretaria general del Partido Popular (PP), María Dolores Cospedal. Al final, Francisco González ha logrado que en la última reunión del consejo de administración se le haya designado como presidente de honor del banco y de la Fundación BBVA.

Esta designación, al igual que los otros cambios aprobados, será efectiva "cuando se hayan obtenido las autorizaciones correspondientes, previsiblemente antes del 31 de diciembre de 2018", apuntan desde el grupo bancario en un comunicado.

Desde luego, la continuidad de FG en la entidad aunque sea con cargos de honores no se veía con muy buenos ojos por parte de los supervisores, sobre todo por la designación como presidente ejecutivo de Carlos Torres Vila y el sucesor de éste como nuevo consejero delegado, el turco Onu Genç.

FG ha anticipado en casi un año sus salida como presidente ejecutivo, pero ya puede estar muy orgulloso, como se manifestó el pasado mes de febrero, ante la posibilidad de que fuera designado como presidente de honor. Su marcha, por tanto, casi suena, a cierta tutela a los que ha elegido como nuevos máximos ejecutivos del BBVA.

"Hemos completado una sucesión bien planificada, que apuesta por el talento interno y garantiza la continuidad de nuestro proyecto de transformación", manifiesta Torres Vila que no ha esperado a asumir de manera oficial la presidencia ejecutiva para remodelar la alta dirección del banco, con cambios de calado entre algunos históricos.

Baile de cargos

La hasta ahora directora global de inversión y gestión de costes, Luisa Gómez Bravo, asume el área de Corporate & Investment Banking, que hasta ahora estaba en manos de Juan Asúa. Este histórico directivo del BBVA, y cuyo nombre se llegó a manejar como nuevo consejero delegado, pasa a asumir el cargo de Senior Advisor to the Chairman. Desde el mismo, podrá asesorar en algo sobre el negocio bancario al nuevo presidente ejecutivo.

Ricardo Forcano, otro directivo que figuraba como posible nuevo número dos, deja el área de Talent & Culture y pasa a liderar el área de Engineering. Mientras tanto, el anterior responsable de esta dirección, Ricardo Moreno, retorna a Argentina como próximo presidente del Consejo de BBVA Francés, la filial en ese complejo país.

También se ha despejado el hueco que deja en la filial en Estados Unidos el nuevo consejero delegado del grupo. Javier Rodríguez Soler, hasta ahora al frente de Strategy & M&A, será el que tome las riendas de Compass tras el nombramiento de Onur Genç.

Jaime Sáenz de Tejada, hasta ahora director financiero y que también se había barajado como nuevo consejero delegado del grupo, parece menos cuestionado en el nuevo organigrama al asumir también las funciones de contabilidad y fiscal. Cristina de Parias, por su parte, se mantiene como la máxima responsables del banco en España.

Artículos relacionados