DESDE EL PARQUET

Amadeus podría haber tocado fondo

Desde que al­can­zara má­ximos ab­so­lutos sobre los 82 euros por ac­ción a prin­ci­pios de oc­tu­bre, Amadeus ha en­trado en una es­piral ba­jista que le ha lle­vado a perder casi todas las ga­nan­cias acu­mu­ladas en el año. Un ajuste del 25% que no puede ex­pli­carse solo por la re­co­gida de be­ne­fi­cios y las malas con­di­ciones del mer­cado que ha pe­na­li­zado de forma es­pe­cial a los va­lores li­gados a la tec­no­lo­gía.

Al respecto, la debilidad mostrada por la partida de ingresos al cierre del tercer trimestre, peores de lo previsto a pesar de la solidez mostrada por los márgenes, estaría poniendo en evidencia el principal Talón de Aquiles del grupo de viajes que no es otro que su alta dependencia al tráfico aéreo.

Más de un 80% de sus ingresos depende de esta actividad, lo que podría poner en peligro la evolución de sus cuentas si sigue perdiendo cuota de mercado en reservas aéreas a través de agencias, tal y como refleja su último balance, ante la creciente presión competitiva en Europa.

Sin embargo, esto no debería ser un problema grave ahora mismo teniendo en cuenta que las cifras de tráfico aéreo en España se encuentran en niveles récord, lo de momento reduce los riesgos de una mayor competencia.

Es más, los expertos de Bankinter creen que no tendrá ninguna dificultad para cumplir sus objetivos de crecimiento del 10% del Ebitda al cierre de este ejercicio con un flujo de caja próximo a los 1.000 millones de euros. Una tendencia positiva que, según los analistas de Bankinter, se verá reforzada en este último trimestre gracias a los ingresos procedentes de la consolidación de Travelclick y a un aumento de los ingresos en Distribución tras un trimestre atípicamente débil.

En este contexto, la casa de análisis del banco se ha mostrado algo más prudente en su último informe sobre Amadeus, recortando ligeramente su precio objetivo de 83,5 a 80,8 euros por acción. Esta estimación le confiere un potencial de revalorización al grupo del 30% desde su actual precio de mercado por lo que ha reiterado su recomendación de comprar pues, pese al recorte sectorial de las tecnológicas, la validez de su negocio sigue intacta con sólidas perspectivas de crecimiento.

Desde el punto de vista técnico, los expertos creen que el valor debería haber tocado ya fondo tras encontrarse con un importante soporte sobre los 61 euros por acción. Ahora, creen, que podría esperarse un rebote que tendría el camino despejado al menos hasta los 68 euros por acción a corto plazo.

Artículos relacionados