Hay nuevos pro­ductos tanto re­mu­ne­rados como sin co­mi­siones para alentar la com­pe­tencia

La banca reabre la batalla de las cuentas ante un incierto 2019

Ibercaja iguala la oferta de Bankinter al 5% mien­tras BBVA apuesta por un pro­ducto prác­tico

Sucursales bancarias en España
Sucursales bancarias en España

La banca es­pañola se mueve en este tramo final de 2018, en el que en lí­neas ge­ne­rales ha man­te­nido prác­ti­ca­mente ce­rrado el grifo de las re­mu­ne­ra­ciones de los pro­ductos de ahorro sin riesgo. En de­pó­sitos el ce­rro­jazo es total -un 0,04% de ren­ta­bi­lidad media hasta un año-, pero en cuentas hay al­gunos brotes verdes que dan color a una oferta to­davía mustia y acorde con los tipos de in­terés cero del Banco Central Europeo (BCE) que aún se man­ten­drán va­rios tri­mes­tres.

BBVA acaba de anunciar a bombo y platillo el lanzamiento de la ‘Cuenta Va Contigo’, uno de esos productos sin comisiones que tampoco ofrece rentabilidad algunas a sus clientes. Es lo que se llama un producto gancho, que lleva asociada una tarjeta de crédito o de débito sin coste y que, entre otras cosas, da acceso directo a un gestor que presta ayuda para tomar decisiones y abrirse camino en el todavía, para muchos, proceloso mundo del mundo digital.

Con menos aparato propagandístico, Ibercaja ha atacado el segmento con más contenido, que es el de las cuentas remuneradas. Sólo para los nuevos clientes, la entidad aragonesa ha lanzado una cuenta al 5% el primer año y al 2% el segundo que es casi un calco de la que Bankinter lleva comercializando con gran éxito en los últimos años. La gran diferencia es que el máximo remunerado de Ibercaja es de 6.000 euros, cifra que en el caso de Bankinter se queda en los 5.000.

Por lo tanto, hay batalla por captar los clientes descontentos con los últimos cambios a la baja en la remuneración de las cuentas, y muy especialmente de la 1,2,3 de Santander. La entidad cántabra está potenciando su cuenta alternativa sin comisiones, pero son muchos los que buscan opciones rentables en otras entidades. La historia, a mucho menor escala, se ha repetido en Wizink, cuya cuenta de alta remuneración que daba el 0,5% cuando empezó el año, ahora reporta apenas un 0,1%.

Es ahí donde se enmarca la ofensiva de Ibercaja, que se ha puesto a la cabeza de las remuneraciones para los nuevos clientes con una cuenta que pretende tener continuidad en el tiempo. El objetivo final de las entidades es captar nuevos clientes y conseguir un alto índice de fidelización. Un reto nada sencillo, ya que son muchos los que en estos últimos años se han especializado es aceptar la mejor oferta y cambiar después a la caza y captura de la siguiente, sobre todo en los productos para nuevos clientes.

No obstante, el mantenimiento durante muchos años (hasta seis) de cuentas como la de Bankinter demuestra el potencial atractivo de estas promociones de alta rentabilidad para la banca. “La otra cara de la moneda es que estas iniciativas suponen un gran esfuerzo para los bancos en términos de margen. Por eso estas promociones son tan excepcionales. Son todavía pocos los que remuneran en sus cuentas, y cuando lo hacen no suelen superar el 0,5% de rentabilidad”, señalan fuentes financieras.

Hay algunas excepciones, como la del ‘robo advisor’ MyInvestor, que llega hasta el 1%, pero el resto de entidades que mejor pagan en suelo español no superan el medio punto porcentual. Pero los últimos movimientos de entidades como Nationale Neederlanden, que paga el 0,4%, o de Banco Pichincha, que llega hasta el 0,5%, abren aunque todavía de forma muy tímida el abanico de posibilidades de los ahorradores.

Artículos relacionados