OPINIÓN

El reflejo de Vox en la izquierda política

Nace otro par­tido al es­tilo Vox en el es­pectro po­lí­tico de la iz­quierda

Gorka Maneiro con Sebastián Abascal.
Gorka Maneiro.

La con­mo­ción re­gis­trada en los par­tidos de la de­recha y del centro por los ines­pe­rados re­sul­tados sa­lidos de las urnas en las elec­ciones au­to­nó­micas an­da­luzas va a tener su re­flejo en el lado opuesto del es­pectro po­lí­tico. La lle­gada de Vox al es­ce­nario elec­toral con men­sajes claros y di­rectos sin tratar de di­si­mular o con­fundir con lo que no son a los vo­tantes ya ha hecho que el PP y C,s ha­blen más cla­ra­mente sobre asuntos que hasta ahora se con­si­de­raban ta­búes: temas como el de la iden­tidad na­cio­nal, los sím­bo­los, los toros y la caza, entre otros.

Hasta el PSOE está difuminando las opiniones que resulten equívocas sobre los temas citados y hasta ha hecho algún que otro guiño con vista a las campañas electorales que se avecinan.

Y precisamente en este ambiente de efervescencia, se anuncia la aparición de un partido con vocación de figurar en la izquierda, pero sin renunciar a confesarse sin complejos completamente español, de tener el mismo discurso en todas las autonomías y de no renunciar a los símbolos nacionales, consagrados en la Constitución.

Pautas que, en general, han seguido las formaciones que se reclaman de izquierda, incluido el actual PSOE, y que se han agudizado con el proceso protagonizado por los independentistas en Cataluña.

El guipuzcoano de 44 años Gorka Maneiro, que fue líder hasta hace poco del casi extinguido partido Unión Progreso y Democracia, quiere lanzar una nueva formación política que sea “una nueva izquierda, igualitaria, progresista y contundente con quienes quieren romper España”. UPyD, fundado en 2007 por la hasta entonces socialista Rosa Díez, llegó a tener eco en el País Vasco.

El éxito de esta idea parece comprometido por la proximidad de las elecciones autonómicas, municipales y europeas, previstas para mayo. Queda poco tiempo, pero en cualquier caso este proyecto no ha gustado a C,s y PSOE, sus más directos competidores potenciales.

Como tampoco ha gustado en la coalición Izquierda Unida y Podemos el que Gaspar Llamazares y el exjuez Baltasar Garzón hayan anunciado que se presentarán a las elecciones con Actúa. Un partido que, teóricamente, continúa formando parte de IU, aunque el máximo dirigente de IU, Alberto Garzón, se prepara para ya ha anunciado su expulsión.

En este caso, la renuncia de IU a las esencias del comunismo marxista-leninista, y el populismo inconcreto y oportunista de Podemos, fracasados ambos en Andalucía, han impulsado a Llamazares y al juez a intentarlo de forma independiente. El panorama de los partidos políticos españoles se renueva coincidiendo con el cuadragésimo aniversario de la vigencia de la Constitución. Una agitación que sólo puede producir efectos benéficos en la vigencia de la norma fundamental, a la que últimamente algunos auguraban un próximo ocaso.

Artículos relacionados