LA SEMANA BURSÁTIL

La FED y los muchos derivados toman el mando

Nueva se­mana bur­sá­til, nuevos retos para lo­sin­ver­so­res. La de­bi­lidad de la ac­ti­vidad mos­trada por los úl­timos in­di­ca­dores en China, la se­gunda eco­nomía mun­dial, han sem­brado la preo­cu­pa­ción en los mer­cados fi­nan­cieros in­ter­na­cio­na­les.

La reacción inmediata ha sido la de abortar las compras impulsadas por las expectativas de un avance en las negociaciones comerciales después de que Trump anunciara que se están llevado a cabo negociaciones productivas.

En este escenario, los inversores han retirado otra hoja semanal del calendario sin ni pena ni gloria y apenas quedan ya dos semanas para acabar el ejercicio. El Ibex 35 cerró la semana pasada con un tímido avance del 0,8% para quedar en los 9.886 puntos.

Una vez más, los 9.000 puntos se han mostrado como un muro infranqueable. Y eso que, en algunos momentos, el selectivo llegó a dar sensación de poder vencer esta dura resistencia gracias al apoyo de la banca, animada por la favorable respuesta de los bancos italianos a la disposición del primer ministro del país, Giuseppe Conte, para trabajar con un déficit público menor de cara al año próximo y evitar así un procedimiento disciplinario por parte de la Unión Europea.

El Banco Central Europeo, por su parte, ha anunciado el fin de la compra de activos, lo que abre las puertas a un posible giro de la actual política monetaria de tipos cero a partir de los últimos trimestres del próximo año.

Todo ello ha quedado oscurecido por los malos datos de actividad en China, una nueva preocupación para los mercados financieros, señalan los expertos, cuya sombra se alargará en 2019, junto a las incertidumbres que pesan sobre la posible ralentización de la economía europea.

A pesar de todo, muchos analistas coinciden en señalar que los mercados americanos estarían cerca de tocar suelo tras sus últimas correcciones y que en Europa, pese a que 2019 será un año convulso y con muchos altibajos, existen grandes posibilidades de de que se salde con un balance bastante más positivo que este.

Para ello, los próximos tres meses serán claves pues en este período se deberían despejar muchas de las nubes negras en el horizonte como el acuerdo comercial entre China y EEUU o el Brexit, lo que puede dar lugar a una primavera bastante caliente.

Entre tanto, otro grupo de analistas sigue sacando a la luz indicadores comparativamente similares a los registrados en los meses previos a la gran crisis del 2008, convencidos de que los mercados se encuentran al borde de un nuevo abismo en forma de “crash” bursátil que se podría poner de manifiesto en los próximos meses.

Calendario semanal de Bolsa

La reunión del comité abierto de la Reserva Federal y el vencimiento de derivados marcarán buen parte del desarrollo de los mercados financieros internacionales a lo largo de esta semana. Los operadores, sin embargo, no podrán dejar de lado algunos indicadores importantes de confianza y construcción a una y otra orilla del Atlántico.

Ya hoy lunes se esperan algunos importantes puntos de interés como la balanza comercial y el IPC de la zona euro o el índice de confianza constructora NAHB en EEUU, un indicador muy seguido por los mercados.

En la sesión del martes, la atención se centrará en la confianza consumidora del Reino Unido, que podría reflejar los problemas de Theresa May a la hora de sacar adelante el Brexit, y en el índice de clima empresarial que elabora el instituto económico alemán IFO, después de los síntomas de debilidad mostrados por la principal economía europea. En EEUU se darán a conocer las cifras de construcción de nuevas viviendas y los permisos de construcción.

El miércoles se publicará la balanza comercial en Japón, el IPC del Reino Unido y las ventas de viviendas de segunda mano en EEUU, aunque todas las miradas estarán puestas en la Reserva Federal que podría optar por una nueva subida de tipos, aunque esta opción ha perdido algo de fuerza en los últimos días. La decisión, en cualquier caso, se conocerá ya con los mercados de valores españoles cerrados.

En la agenda financieras internacional del jueves destaca la reunión del Banco de Inglaterra, pero los inversores deberán prestar también mucha atención a las ventas minoristas, el índice de la Fed de Filadelfia y, sobre todo, al índice de indicadores de EEUU que permite anticipar la tendencia de los próximos meses de la economía norteamericana.

El viernes, como todos los terceros viernes de mes, la atención se centrará en el último vencimiento de derivados del año, especialmente importante al coincidir el vencimiento de opciones sobre índices y acciones y de futuros sobre índices y acciones, la denominada cuádruple hora bruja.

Este día, además, los inversores se enfrentarán a una importante batería de indicadores económicos. En Alemania se dará a conocer la confianza consumidora del instituto económico GFK, también se publicará la confianza consumidora en Italia y la zona euros, mientras que en Francia y Reino Unido la atención se centrará en la revisión del PIB del tercer trimestre.

Desde EEUU llegará también el PIB del tercer trimestre, así como el deflactor de precios, los ingresos personales y la confianza consumidora de la Universidad de Michigan. Una avalancha de datos que a buen seguro pondrán a prueba el pulso de los mercados internacionales.

Artículos relacionados