La ratio de mo­ro­sidad con­junta ron­daría el 7%, por en­cima de la media del sector

Unicaja y Liberbank sumarán 7.500 millones en activos improductivos con su fusión

La plan­tilla se dis­pa­raría hasta los 10.850 em­pleados y la red a 1.866 su­cur­sales

Unicaja
Unicaja

La po­ten­cial fu­sión de Unicaja y Liberbank per­mi­tiría forjar la sexta en­tidad es­pañola por ac­ti­vos, por de­lante de Bankinter, pero tam­bién una car­tera de ac­tivos im­pro­duc­tivos (NPA) de 7.500 mi­llones de euros y una ratio de mo­ro­sidad pró­xima al 7%.

Aunque no habría excesivas duplicidades territoriales entre los dos bancos creados por la fusión de distintas cajas, la plantilla total ascendería hasta 10.850 empleados, prácticamente el doble de la que tiene Bankinter, hasta el momento la sexta entidad por activos.

El reconocimiento de "contactos preliminares" entre Unicaja y Liberbank para abordar una fusión obliga a los directivos de las dos entidades a echar las cuentas necesarias para convertirse en el sexto banco por activos, con un total de 96.000 millones de euros y con una sinergias que se calculan en unos 200 millones.

Desde luego, las dos entidades creadas por la fusión de distintas cajas de ahorros y que cotizan en el mercado continuo podrían crear un grupo que encararía en mejores condiciones los desafíos regulatorios y comerciales que se avecinan. Sobre todo, permitiría una mejora de la rentabilidad que estaría ahora en torno al 5%, como ya reconocía Unicaja al cierre del tercer trimestre del ejercicio.

Eso sí, la operación corporativa también conlleva algunos riesgos bastante significativos. Los activos improductivos del banco resultante se elevarían hasta los 7.500 millones de euros y la ratio de morosidad se situaría en un 6,8%, sobre todo por la peor situación de Unicaja (7,5% al cierre de septiembre) que la de Liberbank (6,15%, casi en la media del sector bancario español según los últimos datos del Banco de España).

En cuanto a la solvencia, el banco presidido por Manuel Azuaga se sitúa algo mejor (13,7% de CET 1 fully loaded) que el gestionado por Manuel Menéndez (12,1% de la misma ratio al cierre de septiembre).

Unicaja acaba de integrar Banco Ceiss (fruto de la fusión de Caja Duero y Caja España), mientras que en Liberbank, bajo el paraguas de Cajastur, se integraron Caja Extremadura, Caja Cantabria y la antigua CCM. La fusión de los dos grupos permitiría una mayor implantación nacional sin problemas de solapamientos en las zonas en las que operan cada uno de ellos.

Coste laboral

Pese al encaje territorial entre Unicaja y Liberbank, la plantilla conjunta del potencial banco fusionado se elevaría hasta los 10.849 empleados y 1.866 oficinas en casi todo el territorio nacional (sobre todo en la cornisa cantábrica, las dos Castillas, Extremadura y Andalucía).

Esa dimensión supone el doble de empleados con los que cuenta Bankinter, hasta el momento la sexta entidad con 76.000 millones de activos y que se vería relegada hasta la séptima posición pero con tan sólo 5.619 trabajadores en el negocio bancario (a ellos habría que sumar algo más de 2.000 por Línea Directa Aseguradora).

La posible fusión entre Unicaja y Liberbank aflora justo después de que Abanca también haya ganado terreno en el ranking nacional tras hacerse con el negocio en España del portugués Caixa Geral.

Todos estos movimientos contarán con el visto bueno de los supervisores, ya que tanto desde el Banco de España como del Banco Central Europeo (BCE) se alienta desde hace tiempo la necesidad de una mayor consolidación del sector bancario español, tras el duro ajuste ya realizado en la última década.

Artículos relacionados