Muchas pymes son re­ti­centes a la fle­xi­bi­lidad ho­raria y a fa­ci­litar la con­ci­lia­ción

Las empresas españolas no hacen sus deberes en conciliación ni igualdad

Una de cada tres com­pañías no dis­pone de me­ca­nismos para atender a la igualdad de gé­nero

Empresas
Empresas

En la lista de asuntos pen­dientes de las com­pañías es­pañolas desde luego que apa­rece dos bien grande en com­pa­ra­ción con lo que su­cede en los países de nuestro en­torno: No se dan fa­ci­li­dades a los tra­ba­ja­dores para con­ci­liar la­bo­ral­mente y tam­poco hay un es­tándar de igualdad entre mu­jeres y hom­bres. Todo ello, pese a que en los úl­timos años se han hecho grandes es­fuerzos para que esto cam­bie. Sin em­bargo, los datos re­flejan que aún queda mucho por hacer en esta ma­te­ria.

El avance social de las empresas españolas aún está en vías desarrollo. Esta dinámica ha comenzado a tejerse, pero aún le falta mucho para cobrar la forma que debería. Así lo revela, entre otros, el Primer Informe del Barómetro del Factor Humano, un estudio de la Fundació Factor Humà, que detalla una completa fotografía del estado actual de la gestión de personas a nivel español.

En cuanto a cifras concretas, que evidencian los problemas que hay en las firmas de nuestro país en cuanto a conciliación e igualdad, destaca que, pese a que en el 64% de las empresas existe una comisión de igualdad de oportunidades, luego una de cada tres organizaciones no tiene mecanismos para garantizar la igualdad de género en los puestos directivos y solo cuatro de cada diez pequeñas empresas han llevado a cabo acciones para fomentar la diversidad. El techo de cristal sigue ahí.

Tal y como describe también el informe Women in Business elaborado de forma anual por Grant Thornton el porcentaje de empresas sin mujeres en puestos de alta dirección se ha reducido de forma considerable, del 34% al 25%. Al mismo tiempo, la proporción de puestos de alta dirección ocupados por mujeres ha descendido ligeramente.

En España el dato de mujeres directivas se ha congelado por segundo año consecutivo en el 27%, aunque mejora el número de empresas sin ninguna mujer al mando, que desciende al 20%. Cifras que revelan que, en efecto, la igualdad es un asunto absolutamente pendiente por parte de las compañías de nuestro país.

Y es que el debate va aún más allá y trasciende al ejecutivo. En esta materia, el Gobierno medita la inclusión de disposiciones de igualdad de género en el Proyecto de Ley de información no financiera, “a fin de equiparar las condiciones laborales de hombres y mujeres, de aumentar la presencia de mujeres en los órganos de dirección de las empresas, y de sancionar económicamente a las compañías que no concilien o que extingan un contrato durante el embarazo de una empleada”, según apuntaba Dolores Delgado, en la VI edición del Foro Mundial para la Democracia, que organiza el Consejo de Europa.

Escasa conciliación y desbarajuste salarial

En las empresas que tiene menos de 50 trabajadores esto se agudiza más. De hecho, son las que menos garantizan la flexibilidad horaria y la conciliación entre vida laboral y familiar. Asimismo, la retribución es otra de las asignaturas pendientes de las empresas españolas: seis de cada diez empresas consideran insatisfactorias sus políticas retributivas.

El Informe creado por la Fundació Factor Humà detalla a su vez la creciente importancia de fomentar una cultura de la innovación en las compañías. En este sentido, el 25% ya ha creado con éxito mecanismos de seguimiento de atributos vinculados a la cultura innovadora y el 46% lo está empezando a emplear.

También, es destacable que el 64% de las organizaciones están adheridas a estándares y principios prescriptores de ética y buen gobierno. Con todo, únicamente el 41% no cuenta todavía con certificaciones de gestión ética y responsable ni lograr implementar acciones que mejoren los certificados exteriores.

Artículos relacionados