Casi todas las casas de aná­lisis re­co­miendan tener al valor en car­tera

Los bajistas repliegan velas en Telefónica al descontar mayores subidas en diciembre

La ope­ra­dora es­pañola ha re­bo­tado ya más de un 15% desde mí­nimos de este año

Álvarez-Pallete (Telefónica)
Álvarez-Pallete (Telefónica)

La tor­menta bur­sátil pa­rece que está ter­mi­nando por amainar en Telefónica. Así lo cons­tata su re­ciente evo­lu­ción en los mer­ca­dos, una vez que, ade­más, haya sen­tado bien el Plan Estratégico 2019-2021.presentado por la ope­ra­dora que pre­side José María Álvarez-Pallete. Tanto es así que ahora la ma­yoría de ana­lis­tas, bro­kers y la banca pri­vada apuesta por man­tener tí­tulos de la com­pañía en car­tera, en aras de una re­cu­pe­ra­ción aún mayor que se es­pera en los pró­ximos me­ses. Eso ha pro­vo­cado que los es­pe­cu­la­dores en corto hayan sa­lido hu­yendo.

La principal operadora del país hacía presentación de su nuevo plan estratégico, que pretende el incremento de los retornos a través del aumento de los ingresos, las eficiencias generadas por la digitalización, la simplificación y una gestión basada en el retorno del capital empleado (ROCE). Además, sostenibilidad, responsabilidad o motivación son tres grandes conceptos que pretenden implementar durante los próximos años para generar más crecimiento.

El mercado estaba esperando esta guía como agua de mayo, para la toma de decisiones en relación a las acciones de la compañía. Por eso, muchos analistas se han ido manteniendo cautos con el valor en fechas recientes, para ver qué color traía la nueva hoja de ruta del grupo telefónico.

Así, una vez se dio a conocer todos estos planes de la compañía de cara al futuro la respuesta ha sido bastante clara. Tanto que los bajistas han plegado velas y el 53% de los especuladores ha huido de su posicionamiento contra su tendencia, según los datos publicados por la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Los 'cortos' se sitúan ahora en el 0,29% del capital, el nivel más bajo desde comienzos de agosto cuando a mediados de octubre rondaban una participación global del 0,62%. El último hedge fund que se posicionó especulativamente con una porcentaje considerable en la operadora fue Bridgewater Associates (de eso hace ya siete meses) con un 0,45%.

Ahora, entidades como BNP Paribas o B&G Master Fund han cerrado sus posiciones cortas, puesto que el regulador fija en el 0% su presencia, cuando anteriormente el porcentaje era mucho mayor. Es decir, un síntoma claro, según apuntan fuentes del mercado, de que las sensaciones han cambiado en relación a los títulos de la empresa.

Estas mismas fuentes suscriben que, en la actualidad, Telefónica goza de un gran aspecto técnico, una vez que “ha logrado superar la última resistencia de su tendencia bajista”. Después de la remontada que ha conseguido plasmar, el objetivo debería estar entre “los 8,50 y los 9 euros”. Nada complicado, siempre y cuando logre cumplir con el plan estratégico que ha desarrollado.

Brókers y firmas de análisis apuestan por la acción

Las previsiones de que el crecimiento en Europa va a seguir adelante y las estimaciones del sector han hecho cambiar la mayoría de las opiniones de los agentes del mercado. Ahora, las llamadas manos fuertes apuestan como método defensivo tener exposición en los títulos de la operadora, sobre todo por el repunte de la rentabilidad por dividendo que ha tenido a razón de sus descensos en el entorno bursátil.

Así las cosas, Jefferies ve a al grupo español cómo la firma del sector que tiene más posibilidades de revalorizarse en el ámbito europeo. La entidad elevó su precio objetivo de a 9,40 euros desde los 8,40 euros anteriores, y el precio objetivo a comprar desde mantener, en una clara señal de su apuesta por este activo.

Otra que también tiene una recomendación de sobreponderar es Alphavalue. La casa de análisis cree que las caídas han sido excesivas y que a sus títulos ahora les queda potencial claro en los mercados.

Independent Research, por ejemplo, opta por la compra de las acciones de Telefónica y le ve un recorrido aún de más del 15% sobre los niveles en los que cotiza en la actualidad. Desde luego, el síntoma ha cambiado bastante en los últimos tiempos.

Artículos relacionados