La ase­gu­ra­dora con­cluye la re­es­truc­tu­ra­ción en Brasil, que tendrá un coste de 490 mi­llones

Mapfre superará este año los 700 millones de beneficios

El Plan Estratégico 2019-2021 man­tiene el foco en el cre­ci­miento ren­table y la in­no­va­ción

Fernando Mata y Antonio Huertas, Mapfre.
Fernando Mata y Antonio Huertas, Mapfre.

La de­pre­cia­ción de los di­visas en los prin­ci­pales países en los que Mapfre opera en el mundo (-24,5% la lira turca; -17,5% el real bra­si­leño; -7,6% el peso me­xi­cano; -6,1% el sol pe­ruano; y -5,6% del dó­lar) ha cen­trado los re­sul­tados en los pri­meros nueve meses del año de la ase­gu­ra­dora, pre­sen­tados por el di­rector ge­neral cor­po­ra­tivo fi­nan­ciero (CFO) de Mapfre, Fernando Mata. Aun así Mata ha ade­lan­tado que la ase­gu­ra­dora ga­nará este año más 700 mi­llones de eu­ros, un re­sul­tado más que no­ta­ble.

De los resultados, Mapfre ha tenido que ha detraer 1.055 millones de la facturación por primas, 31 millones de los resultados netos (de los cuales 24 millones proceden de la depreciación del real brasileño, la lira turca y el peso argentino), y 850 millones de los fondos propios desde el 1 de enero de 2017.

La aseguradora prevé que la evolución de las divisas siga lastrando la cuenta de resultados durante los próximos meses. Enfrentarse a la volatilidad de las divisas no es algo nuevo para Mapfre: “Tenemos experiencia y estamos acostumbrados a gestionarlo. Lo sabremos solventar”, afirmó Fernando Mata. Pero también reconoce que lo ocurrido en los últimos siete trimestres no tiene precedentes.

Pese a todo, Mapfre ha demostrado “gran capacidad para mantener una evolución satisfactoria en un escenario internacional tan complejo y volátil, lo que se aprecia en el beneficio y la fortaleza financiera”. Todo ello permite a la aseguradora mantener inalterado los compromisos con los accionistas dentro del objetivo de payout del 50%-65%. El CFO de Mapfre explica que la previsión es superar a final de año el resultado neto de 2017, los 700 millones de euros, siempre y cuando en el cuarto trimestre no se produzcan catástrofes relevantes.

La presentación de los resultados ha coincidido con un anuncio importante para Mapfre de cara al futuro. La aseguradora ha obtenido autorización regulatoria para cerrar la reestructuración de la alianza estratégica formalizada con Banco do Brasil anunciada en junio. El cierre de la operación tendrá lugar el 30 de noviembre, fecha en la que Mapfre desembolsará 490 millones de euros.

Ese desembolso, según explica la entidad en su Informe Financiero, se financiará con excedentes de tesorería disponibles en Brasil y con deuda, al tiempo que se producirá una salida de socios minoritarios y una disminución de las reservas consolidadas. En septiembre se formalizó la ampliación de capital de Mapfre Brasil Participaçoes por valor de 250 millones, y cuyo objeto fue la financiación parcial de esta reestructuración.

La entidad espera que el negocio en Brasil, uno de los mercados más importantes para el desarrollo del grupo a nivel global, gane fuerza apoyado por la mejora del contexto de mercado y la nueva estructura, “con una gobernanza más sencilla que incrementará la rentabilidad y la productividad de nuestras operaciones”, afirma Mata, que confía en que el nuevo Gobierno de Jair Bolsonaro relance la economía y garantice el normal funcionamiento de las instituciones.

Y otro anuncio vital de cara al futuro. La entidad presentará a los accionistas en la junta de marzo el Plan Estratégico 2019-2021, que se comenzó a elaborar en julio. El CFO de Mapfre no ha desvelado los detalles sobre los ejes y objetivos, pero sí ha adelantado que se mantiene el foco en el crecimiento rentable y que se seguirá dando importancia y un presupuesto especial a la innovación y transformación del negocio.

Respeto a las cuentas de 2018, Fernando Mata ha destacado el avance del beneficio, un 18,9%, incremento que se explica en parte por la excepcional siniestralidad catastrófica durante el mismo periodo del ejercicio anterior. Sin extraordinarios el resultado hubiera caído un 2,2%, afectado, además de por la depreciación de las monedas, por la caída de los ingresos financieros netos debido al descenso de los tipos de interés en Brasil y otros países de Latinoamérica y al entorno de bajos tipos de interés en Europa, y por los costes derivados de la reestructuración de las operaciones de Brasil, EEUU y Global Risks, que han tenido al cierre de septiembre un impacto neto atribuido de 30,8, 7,2 y 4,3 millones, respectivamente.

De la evolución del negocio destaca sobre todo la buena marcha de Iberia, sobre todo en Vida, donde las primas crecen a un ritmo del 27%. En este avance ha tenido mucho que ver la firma de una póliza colectiva por importe de 282 millones de euros. Si se excluye este efecto el incremento hubiera sido del 9,3%, también muy significativo. Las primas de No Vida crecen un 7% y reflejan la buena evolución del negocio de Autos, Salud, de los ramos de Empresas y del Seguro Agrario Combinado. A nivel global, las primas sufrieron un retroceso del 4,3%, que a tipos de cambio constante se hubiera transformado en un avance del 2,2%.

En relación a los principales ratios, el CFO de Mapfre ha querido hacer hincapié en la mejora de 7 décimas del ratio combinado hasta el 98,1%, y del ROE, de 2 puntos básicos hasta el 9,2%, cada vez más cerca del objetivo previsto en el Plan Estratégico que se cierra a finales de este ejercicio de que el ROE medio no sea inferior al 11%.

En definitiva, pese a un entorno adverso, con volatilidad de las divisas y tipos de interés en mínimos, la aseguradora se muestra satisfecha con los resultados obtenidos, y lejos de inquietarse por la situación política y financiera de algunos países en los que está presente, mantiene e incluso aumenta su apuesta por ellos: “Llevamos más de 30 años en Latinoamérica obteniendo rentabilidad en mercados difíciles. Hemos vivido crisis de divisas y económicas en Brasil, México o Argentina y mantenemos la misma presencia y confiamos en el buen hacer de sus economías”.

Artículos relacionados