DESDE EL PARQUET

Natra, oleaje bursátil arriesgado

A partir de ju­nio, la co­ti­za­ción de Natra ha en­trado en una fase de dientes de sierra que está ha­ciendo las de­li­cias de los bol­sistas más es­pe­cu­la­ti­vos.

Los que están sabiendo interpretar los movimientos en Bolsa del grupo de alimentación en estos cinco meses atrás han podido obtener rentabilidades superiores al 30% en cada uno de las tres oleadas vividas por el valor en este corto período de tiempo.

Los inversores menos especulativos, sin embargo, no están disfrutando tanto de esta extraña evolución de las acciones que han dibujado un perfil lateral, muy amplio y ligeramente alcista, con base sobre los 0,8 euros por acción y un tope en torno a 1,2 euros. Nivel que ya ha tanteado en tres ocasiones este año sin poder romperlo con éxito.

En cualquier caso, sus accionistas pueden estar relativamente contentos, pues a pesar del intenso vaivén al que se ha visto sometido la compañía en Bolsa, su cotización acumula una revalorización de más del 140% en el año.

Una subida apoyada en la recuperación de las cuentas del fabricante de productos de derivados del cacao. No en vano, Natra logró salir de los números rojos en el primer semestre con un beneficio neto de 7 millones de euros gracias tanto a la mejora de las ventas como a unos mayores márgenes fruto de las medidas de eficiencia y ahorro de costes implementadas desde 2017.

En este contexto, solo las preocupaciones por los precios de las materias primas y la evolución de la deuda pueden explicar este importante diferencial entre sus soportes y resistencias. Con todo, los expertos se muestran razonablemente positivos respecto a los resultados del tercer trimestre, que ya están en el horno, de cara a un cierre de ejercicio al alza.

Los expertos creen que, si se cumplen las expectativas, el valor puede romper finalmente esa importante barrera que encuentra en las inmediaciones de1,2 euros y recuperar con solvencia la tendencia alcista iniciada a principios de año

Artículos relacionados