DESDE EL PARQUET

Miquel y Costas recupera fuerzas

La de­ci­sión de la CNMV de au­to­rizar la opa vo­lun­taria lan­zada por la mul­ti­na­cional bri­tá­nica DS Smith para com­prar por 1.667 mi­llones de euros el 100% del grupo Europac ha agi­tado al sector pa­pe­lero es­pañol. Una de las más be­ne­fi­ciadas ha sido Miquel y Costas, que ha re­ba­jado un 15% las pér­di­das.

Pese a todo, aún registra un balance negativo anual de más del 20% que será difícil corregir en la recta final del ejercicio con lo que seguramente va a romper la impecable racha de diez años consecutivas de alzas. En ese tiempo, el grupo papelero ha experimentado una revalorización de más de un 1.200% hasta sus máximos, cerca de 23 euros por acción, alcanzados el pasado mes de diciembre.

Ahora, sin embargo, ni los movimientos corporativos del sector, ni los importantes avances de las últimas sesiones, que pueden ser el anticipo de su particular rally navideño, hacen pensar que pueda salvar 2018 en positivo para continuar con la racha.

Un pequeño alto en el camino que no impide que siga siendo la niña bonita de muchos operadores que continúan viendo una excelente oportunidad de compra en la compañía. La buena evolución de sus cuentas, con crecimientos pequeños en su beneficio neto en los últimos trimestres, del orden del 1,5% en su beneficio neto, pero sostenidos, y el fuerte soporte encontrado sobre la referencia de los 15,4 euros por acción invitan a un moderado optimismo.

No conviene olvidar algunos factores negativos que perturban la evolución de su negocio como la presión al alza de los costes energéticos, el alto precio de la celulosa y la hiperinflación en Argentina, que afecta a sus ingresos procedentes del país.

Obstáculos que no amenazan con apartar a Miquel y Costas de su plan de inversiones, destinado a sustentar su crecimiento futuro, ni de los objetivos de crecimiento en resultados para este ejercicio en relación los del año pasado.

Al respecto, destaca también la reciente ampliación gratuita de tres acciones nuevas por cada cinco antiguas, así como el programa de recompra de acciones en la que se encuentra inmerso la compañía. Medidas destinadas a mejorar la retribución al accionista. La rentabilidad por dividendo del grupo se eleva en la actualidad al 3,74%, según Infobolsa.

Por último, desde Miquel y Costas recuerdan además que la reciente adquisición de Clariana empezará a dar frutos a partir del 2019. Factores que, junto a los movimientos corporativos del sector, estarían animando el rebote del valor que ahora encuentra su principal resistencia sobre los 18,5 euros por acción en su objetivo de recuperar el terreno perdido.

Artículos relacionados