ANÁLISIS

España pierde atractivo para acoger a banqueros londinenses tras el Brexit

El Banco de España in­siste en pedir se­gu­ridad ju­rí­dica para el sector ban­cario

Brexit
Brexit

Las in­cer­ti­dum­bres ge­ne­radas en el sector ban­cario ante lo que puede de­cidir el Tribunal Supremo el pró­ximo lunes sobre quien deba pagar el im­puesto en las hi­po­tecas de los Actos Jurídicos Documentados po­drían estar te­niendo ya con­se­cuen­cias ne­ga­tivas en va­rios ám­bi­tos. Entre ellos, res­pecto a las ex­pec­ta­tivas que se ha­bían ge­ne­rado para ser uno de los países prin­ci­pales can­di­datos para acoger a una parte de los miles de em­pleados del sector fi­nan­ciero que aban­do­narán Londres tras con­su­marse el Brexit.

La primera decepción se está produciendo tras conocerse el reajuste de cifras sobre la previsión de las personas que vayan a abandonar Londres que en algún momento llegaron a estimarse en unas 250.000 teniendo en cuenta todos los sectores, no solo el financiero y los seguros.

Así, hemos pasado de la estimación inicial que hizo el expresidente de la London Stock Exchange, Xavier Rolet, que habló hace unos dos años de que serían unos 200.000 empleados los que abandonarían el Reino Unido, a la del Banco de Inglaterra que la deja reducida a unas 5.000 personas.

Entremedias tenemos los datos del ministro de la City, quien calcula que serán unos 13.000 empleados los que dejen Inglaterra, o la de Oliver Wyman que la cifra en 75.000 personas.

La pérdida de interés por España se debe a que el resto de países europeos está negociando modificar sus actuales condiciones fiscales para que el traslado de quienes tengan que abandonar Londres les resulte más interesante.

Hasta ahora España, junto con Luxemburgo y Alemania, están entre los países que en este tipo de circunstancias, ofrece más compensaciones a quien se establezca en su territorio si cuenta con un trabajo de alta cualificación y bien remunerado.

Coincidiendo con las dudas de quien pudiera estar pensando establecerse en España, se ha producido la primera comparecencia del nuevo Gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ante la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados para exponer el informe anual del supervisor.

Allí ha discrepado abiertamente con varias de las medidas contempladas por el Gobierno en el plan económico que ha enviado a Bruselas como exige el Plan de Estabilidad.

Pero la advertencia más importante, es la que hizo sobre la necesidad de garantizar la seguridad jurídica de los agentes económicos en España. Sin querer entrar en detalles sobre el debate abierto en el seno del Tribunal Supremo sobre quien deba pagar el impuesto de los Actos Jurídicos Documentados, Hernández de Cos, se suma a la serie de altos ejecutivos del sector, que han pedido esta garantía de la seguridad jurídica en los últimos días.

Teniendo en cuenta que algunas entidades, como es el caso de Goldman Sachs, que ya habían confesado con anterioridad que tienen previsto destinar a parte de las personas que trabajan en su banca de inversiones de Londres a París, Fráncfort o Milán, relacionarlo con la resolución del impuesto de las hipotecas resultaría excesivo.

Pese a ello, generar más incertidumbres añadidas a las del conflicto catalán no nos ayuda en nada. El desafío que reiteran los actuales dirigentes de la Generalitat anunciando la desobediencia a cualquier sentencia que sea condenatoria con los líderes del proceso de independencia, lo agrava mucho más.

Artículos relacionados