El ajuste de la plan­tilla será in­fe­rior al 18% del la re­duc­ción de ofi­cinas hasta 2021

CaixaBank apuesta por las oficinas 'store' y mantendrá su red de Agrobank

Gonzalo Gortázar de­fiende que la red fí­sica y el avance di­gital son com­ple­men­ta­rios

Gonzalo Gortázar y Jordi Gual, CaixaBank.
Gonzalo Gortázar y Jordi Gual, CaixaBank.

CaixaBank busca con su nuevo plan es­tra­té­gico una con­so­li­da­ción de su am­plia red de ofi­cinas en España ante el avance de los nuevos ca­nales re­motos que uti­lizan cada vez más sus clien­tes. No obs­tante, su con­se­jero de­le­gado ha apos­tado por el nuevo mo­delo de ofi­cinas de­no­mi­nadas 'store', de mayor ta­maño y con más em­plea­dos, y el man­te­ni­miento de su apuesta por AgroBank, con más de un mi­llar de ofi­cinas en lo­ca­li­dades con menos de 10.000 ha­bi­tan­tes. Eso sí, no cuan­ti­fica el ajuste de plan­tilla con el cierre de unas 800 ofi­cinas hasta 2021.

El presidente de CaixaBank, Jordi Gual, y su consejero delegado, Gonzalo Gortázar, han reafirmado la vocación y el compromiso de su grupo financiero por el modelo multicanal, aunque en su nuevo plan estratégico hasta 2021 se acometerá una reconfiguración de su extensa red de oficinas en España hasta situarse en algo más de 3.600 al final de dicho plan.

Esa reducción afectará a unas 800 oficinas, un 18% del total de sucursales, aunque la apuesta es por potenciar aquellas de mayor rentabilidad y con más plantilla, las denominadas 'store'. De este modelo de sucursales, CaixaBank espera contar con 285 a finales de este ejercicio y superar las 600 a finales del plan estratégico, según ha explicado su consejero delegado.

Gonzalo Gortázar, al igual que el presidente de CaixaBank, ha evitado cuantificar el número de empleados que tendrá que salir como consecuencia de este proceso, aunque considera que no afectaría al 18% de los 37.000 trabajadores con los que cuenta en la actualidad el grupo. Además, el reajuste se limitará a España ya que en su filial portuguesa de BPI ya se produjo antes de su adquisición.

Al mismo tiempo, el consejero delegado de CaixaBank ha mostrado el compromiso de su grupo por la inclusión financiera. Por ese motivo, las oficinas del modelo Agrobank se mantendrán en las 1.100 actuales, que se encuentran en poblaciones con menos de 10.000 habitantes y ligadas al sector primario.

Eso sí, Gortázar condiciona la rentabilidad de esas oficinas a "la complicidad sindical" para que la plantilla de las mismas se adapte a una flexibilidad que permita la rentabilidad de ese modelo de negocio.

ROTE y tipos

El nuevo plan estratégico de CaixaBank se ha fijado una rentabilidad (ROTE) superior al 12% en 2021, aunque ese porcentaje podría estar condicionado si se mantienen los tipos de interés en negativo. En ese caso, según el presidente Jordi Gual, dicha ratio se situaría en el 10% aunque las previsiones apuntan a un "moderado" repunte del precio del dinero.

Gortázar y Gual han justificado que no se ofrezca una previsión de beneficios estimados al final del nuevo plan estratégico por "motivos regulatorios" y por la incertidumbre sobre la evolución de la economía. De igual manera, tampoco han ofrecido previsiones sobre el crecimiento del negocio hipotecario.

Al mismo tiempo, el plan estratégico incide en la transformación digital del banco, con una inversión anual en tecnología de unos 800 millones de euros, según ha cuantificado el consejero delegado de CaixaBank durante la presentación celebrada en Londres. El objetivo es que del 58% de clientes digitales actuales se alcance el 70% a finales de 2021, aunque la mayoría de ellos todavía acude a las sucursales.

El presidente de CaixaBank ha descartado que en el nuevo plan estratégico se contemple cualquier compra de otro banco, como ya ocurriera con BPI en Portugal, y ha calificado como "cómoda" su participación actual en Telefónica. Jordi Gual, además, ha recordado que el cambio de sede de Barcelona a Valencia no tiene "plazo temporal" y confía en el futuro pese al "contexto político complejo".

Artículos relacionados