LA SEMANA BURSÁTIL

Un camino de espinas

Nunca an­tes, el di­nero ha es­tado guar­dado bajo el col­chón como ahora. Un la­mento que se es­cucha entre los ges­tores de fon­dos, que ven como se van que­dando sin clientes por su baja ren­ta­bi­li­dad.

Y es que el mercado atraviesa por una situación realmente complicada, un camino plagado de espinas con múltiples factores jugando en su contra.

En este escenario, el Ibex 35 ha vuelto a perder la referencia de los 9.000 puntos tras caer un 1,5% la semana pasada. Las pérdidas en el año superan ya el 11% y pasa el tiempo sin el mínimo atisbo del tan deseado rally navideño que permita a los operadores siquiera maquillar de alguna manera un año para olvidar.

La estrategia de la guerra comercial puesta en marcha por Trump a principios de año ha sido el principal factor en el deterioro del mercado. En un principio no se dejó notar en exceso, ante la fortaleza empresarial, pero poco a poco ha ido erosionando las exportaciones de Europa.

Precisamente, la floja evolución del comercio exterior durante el tercer trimestre, ha provocado una contracción de dos décimas en el PIB de Alemania entre julio y septiembre. Un período en que las exportaciones de España también han caído considerablemente, lo cual puede ralentizar aún más el crecimiento de la economía.

Pero la cosa no queda ahí. A partir de la guerra arancelaria se han ido produciendo otros factores geopolíticos que se han sumado al caos. La debilidad de las monedas de las economías emergentes, como la turca o la argentina, las interminables negociaciones del Brexit, el populista presupuesto de Italia o la inestabilidad del precio del crudo, se han convertido en serios obstáculos para cualquier tipo de optimismo en los mercados financieros.

Con todo, aunque cada vez son más los agoreros del “crash”, todavía quedan algunos que ven el vaso medio lleno que creen que los actuales precios bajos, con muchas empresas con buenos fundamentales en zona de mínimos, harán que el dinero salga de debajo del colchón e impulse el añorado rebote.

Para ello, dicen hay dos claves importantes. Que la Reserva Federal frene en seco su actual política monetaria de subida de tipos y que se atajen a tiempo los primeros síntomas de desaceleración económica que se están percibiendo. Algo que parece complicado tal y como están las cosas, con EEUU y China enfrentados comercialmente, Italia sin querer dar su brazo a torcer y con la OPEP dividida respecto a la reducción de sus cuotas de producción, lo que sigue hundiendo los precios del crudo.

Agenda semanal de Bolsa

Motivos por los cuales, los inversores deberán acentuar la atención a las referencia económicas que se publicarán esta semana. La Reserva Federal publicará las actas de su última reunión, que ya podría mostrar una cierta oposición a seguir subiendo tipos. Desde EEUU llegarán además cifras de PIB, mientras en Europa se podrá a prueba la confianza de empresas y consumidores.

De momento, el único dato destacable de la sesión de hoy lunes será el índice de confianza empresarial del instituto económico alemán IFO.

El martes, la atención se centrará en las ventas al por menor en Alemania y en la confianza de los consumidores en EEUU.

Mucho más cargada de citas importantes vendrá la agenda financiera internacional del miércoles. Este día se espera el dato de confianza consumidora del instituto económico alemán GFK, mientras que al otro lado del Atlántico se publicarán la segunda revisión del PIB del tercer trimestre, las cifras de venta de viviendas nuevas y las actas de la Reserva Federal.

El jueves se publicará las ventas minoristas y el IPC en España, el paro e IPC en Alemania, los índices de clima empresarial, sentimiento económico y confianza consumidora de la zona euro, así como los gastos e ingresos personales, las casas pendientes de venta y el deflactor de precios en EEUU.

Para el viernes, última sesión de la semana y del mes, los operadores deberán estar pendientes de la producción industrial de Japón, el IPC de la zona euro y el Chicago PMI.

Artículos relacionados