El Círculo de Empresarios de­nuncia que “carecen de ri­gor” y “no ofrecen so­lu­ción a los pro­blemas de la eco­nomía es­pañola”

La política económica de Sánchez y su proyecto de Presupuestos no molan a los empresarios

Advierten de un des­fase de in­gresos de 10.083 mi­llo­nes, más dé­ficit y los efectos ne­ga­tivos del SMI

Presupuestos
Presupuestos

Los em­pre­sa­rios se han re­be­lado contra el Gobierno de Pedro Sánchez. El Círculo de Empresarios ha apli­cado un fuerte co­rrec­tivo a su pro­yecto de Presupuestos para 2019. Los em­pre­sa­rios de­nun­cian los efectos per­versos de la subida del Salario Mínimo Interprofesional, el in­cre­mento del dé­fi­cit, y de un des­fase ne­ga­tivo de los in­gresos pú­blicos de 2.069 mi­llo­nes, am­pliable hasta 10.083 mi­llones si se pro­ducen de­ter­mi­nadas des­via­cio­nes.

En un documento de siete páginas, dejan claro que las medidas anunciadas por el Ejecutivo “penalizan la economía española en términos de creación de empleo y dificultan la competitividad y la productividad. Por ello, señalan que, “aunque se produjera una posible prórroga de los Presupuestos actuales, el Gobierno debería evitar la aprobación de estas medidas vía Decreto Ley, ya que carecen de rigor presupuestario y no ofrecen soluciones a los problemas que persisten en la economía española”.

El Círculo insiste en que el cálculo electoral de corto plazo con el que se ha negociado y diseñado el proyecto de Presupuestos de 2019 “no contempla las reformas estructurales que requiere España en un contexto de elevado endeudamiento y déficit público que reducen el margen de maniobra de la política fiscal ante una posible recesión, haciendo peligrar la sostenibilidad del Estado de Bienestar”, subraya.

En sus planteamiento, son muy críticos con la subida que Pedro Sánchez y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, quieren aplicar al SMI de establecer un mínimo de 900 euros mensuales. Aseguran que el aumento del salario mínimo “provocará destrucción de empleo, economía sumergida y aumento de la desigualdad”.

Destrucción de empleo y más economía sumergida

El Banco de España estima que el futuro SMI destruirá entre 150.000 y 190.000 empleos. En cuanto al aumento de la economía sumergida, en España se sitúa en el 17,5% del PIB y supone una pérdida de ingresos públicos de unos 25.000 millones de euros anuales.

Respecto al aumento de los impuestos a las empresas, añaden que el Gobierno y Podemos no tienen en cuenta para nada el coste de la seguridad jurídica que esto acarreará, lo que perjudica a la competitividad y a la atracción de inversiones.

Concretamente, sobre el nuevo impuesto a determinados servicios digitales, señalan que no solo penaliza la inversión y la competitividad sino que sobrestima su capacidad recaudatoria. La recaudación de este impuesto sería de en torno a 380 millones de euros al año, un 31,7% inferior a lo proyectado por el Gobierno.

Del nuevo impuesto sobre Transmisiones Financieras, destacan que desincentiva la inversión y el ahorro privado, calificando de “irreal” que este tributo recaude 850 millones de euros anuales, tal y como el Ejecutivo prevé en el proyecto de PGE. “Los Presupuestos hacen peligrar la sostenibilidad del Estado de Bienestar, recordando que, aunque se prorroguen los de 2018, “debería evitarse recurrir al Decreto Ley”, tal y como Pedro Sánchez ha declarado.

Incertidumbre política y económica

En este sentido, los empresarios recuerdan ademán que las líneas generales de los presupuestos enviados a la Comisión Europea coinciden en un contexto de incertidumbre política y económica, tanto a nivel nacional como internacional y en el que, según su opinión, ha influido el cálculo electoral de corto plazo.

El informe recuerda una serie de aspectos que están afectando a las economías mundiales y en especial a la española. Entre otros puntos, resalta los efectos negativos que está teniendo la política proteccionista del presidente estadounidense Donald Trump, los términos del acuerdo final sobre el Brexit, el impacto de la normalización de las políticas monetarias de los principales bancos centrales, la desaceleración del crecimiento de la Unión Europea y el encarecimiento del precio petróleo.

A nivel nacional, existen también síntomas de desaceleración en algunos indicadores adelantados como el sentimiento económico, las exportaciones, la creación de empleo y la llegada de turistas. Estos factores han impactado ya sobre el crecimiento de la economía que ha pasado de un avance interanual del 3,3% en el segundo trimestre de 2017 a un 2,5% en igual periodo de 2018 y con un escenario central para 2019 y 2020 de “desaceleración”.

Recuerdan igualmente que las líneas del plan de Presupuestos “incumplen” la Ley de Estabilidad, elevando el objetivo de déficit del 2,2% al 2,7% en 2018 y del 1,3% al 1,8% en 2019. “En este contexto, cumplir con los objetivos de déficit negociados por el Gobierno con la Comisión Europea exigen un ajuste de en torno a 10.000 millones para reducir el déficit del 2,7% del PIB al 1,8% en 2019”, aseguran los empresarios.

Artículos relacionados