DESDE EL PARQUET

A Coemac no le salen las cuentas

La falta de pre­su­puestos para España y la ra­len­ti­za­ción eco­nó­mica, que po­drían ero­sionar el cre­ci­miento in­mo­bi­lia­rio, es uno de los grandes hán­di­caps con los que de­berá li­diar Coemac en los pró­ximos me­ses.

Después del rebote experimentado a finales de octubre gracias a unos resultados esperanzadores al cierre del tercer trimestre, la cotización de la compañía de materiales de construcción ha vuelto a entrar en una profunda depresión en Bolsa y va camino de marcar nuevos mínimos históricos.

En los nueve primeros meses del año, Coemac ha registrado unas pérdidas de 2,3 millones de euros frente a los 13,5 millones de euros contabilizados en igual período del año anterior. Una mejora apoyada en el crecimiento de las ventas experimentado gracias a la recuperación de la actividad tras la aprobación de los últimos Presupuestos Generales del Estado.

El mayor dinamismo de la actividad en el segundo y tercer trimestre de 2018 ha venido acompañado además de una mejora de la rentabilidad media por un aumento del margen comercial de la mayoría de los productos. Eso, unido a las mejoras de costes que se han implementado en el área corporativa ha permitido compensar la pérdida de rentabilidad en el primer trimestre del año.

Ahora, sin embargo, el problema de los presupuestos se vuelve a reproducir, generando una incertidumbre en el sector de la construcción que afecta a la línea de flotación de la compañía. Las expectativas de la evolución positiva del mercado inmobiliario están otra vez en entredicho diluyendo no solo la escasa confianza del mercado en el grupo a corto plazo, sino también el posible efecto sicológico del “contrasplit” realizado en julio para dar algo de consistencia a la acción.

Coemac está acusando además la volatilidad del precio de las materias primas y de la energía que podría poner en riesgos sus previsiones de costes. Todas estas circunstancias llevan a los operadores a poner en duda la capacidad del fabricante de materiales de construcción a la hora de poder cumplir con su plan estratégico para los tres próximos años.

Y eso se nota en su cotización. Las acciones del grupo acumulan una pérdida del 60% en lo que va de año y en estos días están poniendo en peligro incluso la cota de los 3 euros. De perder este nivel podría deslizase de nuevo hacia los 2,6 euros, mínimos absolutos registrados en octubre. Un panorama a corto plazo muy complicado.

Artículos relacionados