Antes, Inditex o Aena ya ha­bían em­pe­zado a su­frir las dudas de los ana­listas

El Ibex se queda sin intocables y ahora ataca a Amadeus

La ac­ción de la tec­no­ló­gica cae más de un 10% desde má­ximos con los in­ver­sores a la de­fen­siva

Amadeus
Amadeus

Primero fue Inditex, luego Aena y ahora le ha lle­gado el turno a Amadeus. La com­pañía tec­no­ló­gica, uno de los va­lores es­pañoles fa­vo­ritos de los grandes fondos na­cio­nales e in­ter­na­cio­na­les, está pa­sando por un mo­mento sin apenas pre­ce­dentes en Bolsa. Como la textil o el gestor de los ae­ro­puer­tos, Amadeus ha per­dido su con­di­ción de casi in­to­cable en los mer­cados y ya ha per­dido más de un 20% de su valor desde los má­ximos his­tó­ricos del mes pa­sado.

Tras ceder un 11% de su valor en octubre, Amadeus vuelve a caer a ritmo de doble dígito en el transcurso de un mes de noviembre en el que las dudas de los gestores van en aumento. Ni los resultados del tercer trimestre del año han sido capaces de parar la corrección (la subida anual se ha reducido a un 7%) ni los últimos informes de analistas han apoyado a una compañía en pleno punto de inflexión en la Bolsa, donde firma una hoja de servicios extraordinario.

"Con Inditex y Aena cuestionados en los últimos meses, Amadeus se ha convertido en el valor de bandera de la bolsa española. Pero las fuertes subidas del 61%, el 5% y el 12% en 2107, 2016 y 2015 respectivamente lo han llevado a unos niveles que están provocando realizaciones de beneficios. No se han visto ventas potentes por parte de los accionistas, pero sí vemos como se aplican estrategias preventivas", señala un gestor nacional.

Pero como ocurre en Aena, hay otros factores que van más allá de los puros de mercado que están haciendo daño a la cotización. Unas variables que ha sacado a la luz un informe con el que Kepler ha iniciado su cobertura sobre el valor. La firma cree que Amadeus está demasiado expuesta al tráfico aéreo, del que depende el 80% de sus ingresos. Cree que la empresa tiene esta bien gestionada, pero desconfía de la dependencia mencionada.

El informe ha sido la excusa para las últimas ventas de acciones de Amadeus, pero la corrección había cogido velocidad antes, tras la publicación de unas cifras del tercer trimestre que se quedaron por debajo de las previsiones influidas por la desfavorable evolución del tipo de cambio entre el dólar y el euro. La cifra de negocio del grupo subió un 4,6% hasta cerca de 3.700 millones de euros y el beneficio avanzó un 5,1%.

"Las grandes cifras son razonables, pero les falta chicha para mantener la magia en un valor que tenía a los inversores muy mal acostumbrados", señalan fuentes bursátiles que recuerdan que Amadeus debutó en bolsa en abril de 2010 a 11 euros y que este año ha llegado superar los 80 por acción. Una gran rally sin apenas interrupciones que ha llevado a Amadeus al Euro Stoxx 50 y lo ha convertido en uno de los valores españoles de referencia fuera de casa.

La corrección de la tecnológica y el cambio de expectativas (las recomendaciones de venta alcanzan cerca del 40% de total, niveles desconocidos para Amadeus) es un mala noticia para la bolsa española, que no levanta cabeza en 2018 a la espera de un posible rally de fin de año que los expertos no descartan. Los grandes valores están fallando con estrépito hasta que el punto de que de los 10 primeros por capitalización bursátil, sólo Naturgy consigue subidas de doble dígito.

Las compañías están pagando los indicios de pinchazo económica en la Eurozona en general y en España en particular. Y también la incertidumbre política que desatan la situación en Cataluña y la debilidad del Gobierno. Después de una temporada de resultados sin alicientes, el mercado español afronta el final del año con algunos de sus mejores exponentes (también la banca, otra vez, está en fase correctiva) en situación de franca debilidad.

Artículos relacionados