ANÁLISIS

La exportación se hunde en septiembre en el peor año del comercio exterior desde 2012

Comercio exterior: el desafío del país.
El desafío del comercio exterior.

No son buenas no­ti­cias las que trae el Informe Mensual del Comercio Exterior de España del mes de sep­tiem­bre. Las ex­por­ta­ciones de bienes des­cienden un 4.6% in­ter­anual y las im­por­ta­ciones au­mentan en un 0.3%. En con­se­cuen­cia, el dé­ficit co­mer­cial avanza un 53.5% y la tasa de co­ber­tura, ex­por­ta­ción- im­por­ta­ción, se sitúa en el 87%, la más baja desde sep­tiembre de 2012.

Las cifras de septiembre influyen, naturalmente, de forma negativa en la suma de las exportaciones e importaciones de los nueve primeros meses de 2018. Las exportaciones progresan sobre el mismo período de 2017 en un 3.2% mientras las importaciones crecen a un ritmo interanual del 5.5%. Consecuencias: el déficit comercial se eleva en un 30.3%, la tasa de cobertura se sitúa en el 89.8% mientras la comparación con la evolución de las exportaciones con la zona euro (4.6% de incremento) y la UE (4.7%) invierten el ritmo de avance de lo acaecido en los últimos años.

¿Dónde se genera ese déficit comercial?. El superávit con la UE se ha reducido en un 7.2% en tanto que el déficit con los países no comunitarios en el periodo enero- septiembre 2017-2018 ha pasado de 31.817 millones a 36.494 millones de euros, un aumento del 13%.

Tampoco es favorable el análisis por sectores productivos de la exportación española; el mayor dinamismo corresponde al sector energético (refinado de petróleo) en tanto que la contribución de los bienes de equipo, primer renglón de la exportación española, retrocede en un -0.1% respecto al mismo periodo de 2017 y automóviles y motocicletas bajan en un -0.2 puntos.

Las exportaciones de productos no energéticos han crecido entre enero-septiembre en un 2.2% y la de productos energéticos en un 17.2%. El déficit en euros de los bienes no energéticos es de 5.899 millones de euros y el déficit de productos energéticos de 18.293 millones de euros. Un déficit comercial total de 24.187 millones de euros inferior al que registran los intercambios de España con los países no comunitarios: 36.494 millones de euros.

Hay dos déficit significativos: el déficit energético y el déficit con los países no comunitarios. En efecto las exportaciones españolas hacia Asia (excluido Oriente Medio) crecieron un 1.9% mientras las importaciones aumentaban en un 4.8%, sin embargo el principal motivo del deterioro de la balanza comercial corresponde a la factura del petróleo.

El valor de las compras en euros con Arabia Saudita ha crecido un 33%. No hemos comprado más petróleo pero ha habido que pagar significativamente más.

El examen por grandes áreas geográfica muestra que España tiene un superávit de 12.307 millones de euros con la UE (Francia, Alemania, Italia, Portugal y el Reino Unido son nuestros cinco principales clientes). Con el resto de Europa (Rusia, Noruega, Suiza y Turquía) se registra un déficit de 1.288 millones.

Los intercambios con América del Norte están equilibrados en tanto que se producen un ligerísimo déficit con América Latina. El gran desequilibrio tiene su origen en Asia que incluido el Oriente Medio asciende a 30.407 millones de euros, un 13.4% superior al de igual periodo de 2017. La mitad de ese déficit 15.052 millones corresponde a China.

El desglose de las cifras del comercio exterior de España por Comunidades Autónomas muestra que entre aquellas con una participación superior al 10% en ventas y compras destaca el dinamismo de Andalucía. En efecto, la tasa de variación anual de sus exportaciones (11.6% del total) ha avanzado hasta un 8% en tanto que Cataluña sólo crecía un 1.8%, la Comunidad Valenciana un 3.6% y retrocedía la Comunidad de Madrid en un 2.9%.

Por el lado de las importaciones las de Cataluña crecieron un 28.3%, Madrid un 19.1%, Andalucía un 10.2% y Valencia un 2.8%. La suma y resta de importaciones y exportaciones muestra un déficit de 23.000 millones de euros en la Comunidad de Madrid, 7.200 en la comunidad catalana y un superávit de 2.280 millones en Valencia y de 558 millones en Andalucía.

En víspera de las elecciones al Parlamento de Andalucía los excelentes resultados de su comercio exterior y del dinamismo de sus ventas al resto del mundo merecerían un cálido reconocimiento que ha pasado desapercibido para los máximos representantes de los partidos políticos. También el Congreso de los Diputados sigue dando la espalda al significado de la creciente desigualdad que existe entre las ventas y compras de España con el continente asiático incluida la RP China.

Artículos relacionados