DESDE EL PARQUET

Amret añade sabor a la Bolsa

Se ha in­cor­po­rado un nuevo valor al mer­cado con­ti­nuo. La cuarta com­pañía que se sube al carro de la Bolsa es­pañola este año tras Metrovacesa, Berkeley Energía y Arima. Se trata de American Restaurants (AmRest), pro­pie­ta­rio, entre otras, de la ca­dena de res­tau­rantes ita­lianos La Tagliatella.

La compañía, uno de los operadores de restaurantes líderes en Europa, ha debutado en el mercado continuo con la modalidad de “listing”, es decir sin venta previa de acciones, en el mercado continuo a un precio de 8,76 euros. El grupo que negociará con el ticker “EAT”.

Un paso importante para el grupo, máxime en medio de la inestabilidad del mercado en la actualidad, adoptado después de aprobar el pasado mes de octubre su traslado de sede social de Bresvalia (Polonnia) a Pozuelo de Alarcón (Madrid). De esta forma, la compañía busca dar una mayor visibilidad a su modelo de negocio diferencial dentro del sector de restauración europeo.

AmRest ya cotiza en Varsovia desde abril de 2005 con una capitalización de cerca de 8.600 millones de zlotys, unos 2.100 millones de euros, tras cuadriplicar su valor en los últimos cinco años. No en vano es la compañía de restauración de mayor tamaño de Europa Central y del Este. Con presencia en 26 países, en la actualidad cuenta con cerca de 2.000 restaurantes de diferentes marcas como KFC, Pizza Hut, Starbucks, Burger King y también es propietaria de conceptos como La Tagliatella, Bacoa, Sushi Shop, Blue Frog, KABB y Sushi Shop.

La compañía de origen polaco fue creada en 1993 y el promotor tanto del traslado del cuartel general como se su salida a Bolsa ha sido su accionista mexicano Finaccess, sociedad controlada por Carlos Fernández González.

Desde el 2017, el grupo tiene en marcha su plan de crecimiento denominado “2x3 Visión”, cuyo objetivo es doblar el tamaño en tres años. En septiembre del 2018, los ingresos del grupo crecieron un 23,2%, y alcanzaron los 392 millones de euros.

La empresa de restauración espera además incrementar sustancialmente la escalabilidad de su modelo comercial con crecimiento tanto orgánico como inorgánico, al tiempo que se propone aumentar la importancia de sus marcas propias, con el objetivo de mejorar sus márgenes a largo plazo. Para ello seguirá impulsando su posicionamiento de cara a la implantación en nuevos mercados.

Su salida a Bolsa refleja así la búsqueda de dicho posicionamiento y la fuerte apuesta por el mercado español donde las ventas al cierre del tercer trimestre alcanzaron los 64,5 millones de euros frente a los 58 millones de igual período del ejercicio anterior. Resultados que se han visto impulsados por la expansión orgánica puesta en marcha por la compañía, así como por las diferentes operaciones de compra en segmentos fundamentales del sector, como son el digital, con la adquisición del 10% de Glovo; el sushi, con la adquisición de Sushi Shop; o la hamburguesa premium tras la adquisición de Bacoa.

Artículos relacionados