Santander y CaixaBank son los que gozan de la mayor ratio de ca­pi­tal, con una CET 1 en torno al 11%

Los bancos españoles llegan con los deberes cumplidos a las pruebas de la EBA

Bankia y Bankinter, ex­cluidos del examen eu­ro­peo, se mueven en una ratio del 12%

Ana Botín, Banco Santander
AnaBotín, Banco Santander.

De estar en el punto de mira de todos los su­per­vi­sores eu­ro­peos, a pre­sen­tarse como alumnos aven­ta­jados en las pruebas que la Autoridad Bancaria Europea (EBA) ha apli­cado a cuatro en­ti­dades es­pañoles más 44 en el resto del con­ti­nente. Santander, CaixaBank, Sabadell y BBVA llegan con una ratio de ca­pital del 11%, aunque la po­si­ción más hol­gada es la del grupo pre­si­dido por Jordi Gual. Superior, in­cluso, a los otros dos bancos del Ibex 35 ex­cluidos del examen: Bankia y Bankinter.

La EBA que preside Andrea Enria no ofrecerá aprobados o suspensos en los resultados de las pruebas de resistencia a las que se han sometido medio centenar de bancos europeos, entre ellos cuatro españoles. Pero por el aplomo mostrado por sus respectivos consejeros delegados, el último el del Santander José Antonio Álvarez, y las ratios ofrecidas en torno al 11% podrían optar incluso a nota.

En este ejercicio, tan sólo cuatro bancos españoles se someten a los duros escenarios a los que deberían someterse en los próximos años, mucho más exigentes que en el último análisis de 2016. Santander, Sabadell, BBVA y CaixaBank se sitúan en torno al 11% de la ratio CET 1 fully loaded al cierre de los nueve primeros meses del año.

La CaixaBank de Jordi Gual y Gonzalo Gortázar es la que goza de la mejor ratio con un 11,4%. Algo por debajo se encuentra el BBVA, cuestionado tras sus resultados trimestrales por los mercados y diversas firmas de análisis, con un recorte casi generalizado del precio objetivo de sus acciones.

Santander y Sabadell casi se encuentran empatados. El grupo presidido por Ana Botín ha alcanzado el 11,11% de CET 1 fully loaded en los nueve primeros meses del año, mientras que el Sabadell de José Oliu se ha mantenido en el 11% ya que la generación orgánica de capital se ha visto contrarrestada por el incremento orgánico de activos ponderados por riesgo (APR). Los datos pro forma, con la venta de activos problemáticos, se elevarían hasta el 11,2%.

Mientras, las otras dos entidades bancarias del Ibex 35 han quedado al margen de las pruebas de la EBA por diversos motivos. En el caso de Bankia, por estar en plena integración de BMN, como recordó hace tan sólo unos días su consejero delegado, José Sevilla. El grupo presidido por José Ignacio Goirigolzarri ha situado al cierre del tercer trimestre en el 12,41% su ratio CET 1 fully loaded.

Por su parte, Bankinter ha quedado fuera de estas pruebas por tamaño, pero su ratio de capital se encuentra en el 11,7% mientras que goza de la mayor rentabilidad entre los principales bancos españoles, con un ROE del 13%.

Ocupación actual

Si durante los años más duros de la crisis la liquidez y la solvencia eran la mayor preocupación para los bancos, estas dos variables problemáticas en su momento parecen darse ya por superadas en la mayoría de los casos. Si no es preocupación, al menos sí es la ocupación actual la recuperación de la rentabilidad, algo que ya han logrado algunas entidades por encima del coste del capital como es el caso de Bankinter.

BBVA ya podría dar por superado el reto de la rentabilidad, con un ROE del 12,2%, mientras que el Santander ya se muestra cómodo con un ROE del 8,43% y un RoTE, variable que más se tiene en cuenta en el grupo de Ana Botín, del 11,95% al cierre de los nueve primeros meses del año.

El resto de los bancos del Ibex 35 aún tienen por delante cierto margen de mejora, aunque parece que confían en su recuperación. En el caso de Bankia, su ROE se sitúa al cierre de septiembre en el 7,9%. Su consejero delegado, José Sevilla, considera "alcanzable" el objetivo de una rentabilidad del 11%, como se han fijado en su plan estratégico hasta 2020.

La Autoridad Bancaria Europea (EBA) publicará sus conclusiones al cierre del mercado del viernes. La mayoría de los expertos fijan su atención en los bancos italianos y en el otrora gigante alemán Deutsche Bank, que se encuentra en una situación más que complicada durante los últimos ejercicios.

Artículos relacionados