LA SEMANA BURSÁTIL

La Bolsa, un quiero y no puedo

El mer­cado bur­sártil es­pañol logró salvar la úl­tima se­mana sobre los 9.000 puntos de Ibex, sin em­bargo dejó una preo­cu­pante sen­sa­ción de quiero y no puedo.

El mercado español logró salvar la última semana sobre los 9.000 puntos de Ibex, sin embargo dejó una preocupante sensación de quiero y no puedo.

Aunque la semana estuvo marcada por el vencimiento de derivados, la principal preocupación en los patios de operaciones ha pasado a ser la creencia de que la primera ministra de Reino Unido, Theresa May, pese a imponer su criterio en su Gobierno, no lo tendrá tan fácil para convencer al Parlamento para aprobar el acuerdo alcanzado para su salida ordenada de la Unión Europea.

Se ha hablado así de nuevo de un "Brexit duro", que sería muy perjudicial tanto para Reino Unido como para la UE, especialmente en el ámbito económico. Eso justificó el fuerte castigo al sector bancario británico y su contagio al resto de los bancos en Europa.

A ello se suma la continuidad de la crisis italiana ante la negativa de su Gobierno de dar el brazo a torcer ante las exigencias que llegan desde Bruselas para que sus presupuestos se ajusten a la senda del déficit marcada.

Y lo más preocupante, la rebaja de las estimaciones de crecimiento a nivel mundial. El propio presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, ha alertado de esta desaceleración, pues la bonanza económica global proporcionó el año pasado importantes vientos de cola para la economía estadounidense.

Esta desaceleración, aunque no es demasiado preocupante según Powell, podría acentuar un posible proceso de ralentización en EEUU a medida que se vayan perdiendo los efectos de los recientes estímulos fiscales derivados de los recortes de impuestos e incrementos de gastos.

Un temor acentuado por la debilidad de los precios del crudo. En principio puede ser un problema de exceso de oferta. Algunos operadores, en cambio, advierten que también se están observando tensiones por parte de la demanda, lo cual podría estar anticipando una nueva recesión. El barril de Brent se paga ya a 67 dólares, casi 15 dólares más barato que hace poco más de un mes.

Todo ello coincide también con la inestabilidad del euro, que ha oscilado entre los 1,13 y los 1,14 dólares en estos días. Aunque una mayor debilidad de la moneda europea podría ayudar a mejorar las exportaciones empresariales en las empresas europeas y reducir los problemas de tipo de cambio detectados en los últimos meses en las cuentas de las cotizadas españolas con presencia en los países emergentes.

En este escenario, a corto plazo y de cara al posible rally navideño, será clave la capacidad de las bolsas españolas de aguantar el nivel de los 9.000 puntos una vez diluidos los favorables efectos de la temporada de resultados del tercer trimestre.

Calendario semanal de Bolsa

La semana que entra vendrá marcada a fuego por el Día de Acción de Gracias del jueves en EEUU y la locura consumista provocada por el Black Friday. Con todo, los inversores no deberán perder de vista algunos datos importantes como la confianza consumidora de la zona euro o el índice de indicadores del país americano.

Hoy lunes, de momento, los mercados contarán con pocas referencias. Lo más destacado será el índice de confianza constructora estadounidense NAHB.

Tampoco será especialmente intensa la sesión del martes con la tasa de paro de Francia o las cifras de construcción de nuevas viviendas y permisos de construcción que se publicarán en EEUU.

La agenda financiera del miércoles si vendrá algo más cargada de citas importantes, especialmente en la otra orilla del Atlántico desde donde llegarán los pedidos de bienes duraderos, la venta de viviendas de segunda mano, la confianza consumidora de la Universidad de Michigan y, lo más importante, el índice de indicadores, que anticipa la evolución futura de la economía norteamericana.

La jornada del jueves vendrá condicionada por el cierre de Wall Street. Este día, lo operadores apenas contarán con el IPC de Japón y la confianza consumidora de la zona euro.

El viernes, última sesión de la semana, Wall Street solo abrirá media jornada, aunque los operadores deberán estar atentos al PIB de Alemania, al PMI manufacturero de la zona euro,

Artículos relacionados