Considera que "es ne­ce­sario preo­cu­parse y ocu­parse de la repu­tación del sec­tor"

Goirigolzarri lee la cartilla a Pedro Sánchez por sus decisiones contraproducentes

El pre­si­dente de Bankia alza la voz ante su mayor ac­cio­nista tras la po­lé­mica hi­po­te­caria

Goirigolzarri
Goirigolzarri

Mucho más claro y di­recto que cual­quiera de los co­mu­ni­cados con­juntos de las pa­tro­nales del sector fi­nan­ciero es­pañol. Y sin temor al­guno a que el Gobierno-Estado sea su prin­cipal ac­cio­nista con más de un 60% de su ca­pi­tal. El pre­si­dente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, hace au­to­crí­tica al mismo tiempo que carga contra de­ci­siones muy po­pu­lares pero que pueden tener efectos muy malos para la so­cie­dad. Una ad­ver­tencia tras toda la po­lé­mica sobre los gastos hi­po­te­ca­rios.

El presidente de Bankia se ha mostrado siempre firme en su cometido como gestor de la entidad más sistémica y con mayores problemas durante la reciente crisis. Y se mantiene en su papel aunque tenga que lanzar importantes advertencias al Estado, su principal accionista, que no deja de ser el Gobierno de turno.

Tras todo el rocambolesco episodio sobre quién debía hacer frente a los gastos para la constitución de una hipoteca, José Ignacio Goirigolzarri se ha mostrado de lo más rotundo ante la incertidumbre generada durante varias semanas. "Mantener una permanente sospecha sobre el sistema financiero hace que, a todos los niveles, se pueden tomar decisiones que, aunque en el corto plazo cosechen aplausos, al final son malas para el conjunto de la sociedad".

Si el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no se siente aludido por esta advertencia del máximo gestor del banco nacionalizado del que se pretende, o se pretendía hasta ahora, recuperar la mayor parte de las ayudas públicas al rescate bancario, será porque ya sufre el síndrome del Palacio de La Moncloa.

La decisión, entre decretazos y cambios legislativos, de que los bancos asuman todos los gastos en la constitución de una hipoteca menos los de la tasación (que aún correrán por parte del cliente) puede obtener el aplauso de una buena parte de los ciudadanos. Pero las consecuencias pueden ser contraproducentes: desde el encarecimiento del crédito a que se corte el flujo de financiación para la compra de una vivienda.

En esos términos no lo ha dicho Goirigolzarri durante su intervención en el Foro Nueva Murcia, una región clave para su grupo tras la integración de BMN en Bankia. En su opinión, el actual sistema hipotecario, "con sus indudables posibles mejoras", ha sido "muy positivo para la sociedad española" y ha permitido el acceso en propiedad a la vivienda al 80% de la población, cifra muy superior a la del resto de Europa.

Errores del pasado

El presidente de Bankia no ha centrado todas sus críticas en el Gobierno y en las distintas medidas legislativas para el cambio de la condiciones en el mercado hipotecario. José Ignacio Goirigolzarri considera que su grupo "es un paradigma" porque supuso el reconocimiento de los errores cometidos en el pasado y "el establecimiento de una clara diferenciación entre el pasado y la gestión actual".

Esa apreciación señala a toda la clase política por la injerencia que se vivió en un buen número de cajas de ahorros que fueron gestionadas por políticos de todos los colores. Tal vez por ello, todo el sector financiero se resiente de una pérdida de reputación que debe recuperarse lo antes y mejor posible.

"Hay que escuchar lo que la sociedad nos está reclamando", asume Goirigolzarri ya que "es evidente que está muy decepcionada con el funcionamiento del sistema financiero durante la crisis".

Todo el sector bancario español es consciente de la mala imagen que tiene ante la sociedad. Por ese motivo, el presidente de Bankia considera que "es necesario preocuparse y ocuparse por la reputación del sector financiero porque es clave para el futuro de la sociedad".

Todas estas consideraciones de Goirigolzarri se formulan en un momento muy oportuno. Tras el rechazo generalizado del sector al impuesto directo a la banca, el presidente del Gobierno parece haberse tomado la revancha con todos los cambios anunciados tras el penoso papel del Tribunal Supremo sobre el impuesto sobre actos jurídicos documentados para la constitución de una hipoteca.

Y de manera rotunda, el presidente de Bankia ha remarcado que "debemos hacer ver que un sistema financiero sólido es imprescindible para asegurar un crecimiento sostenible de la economía española, que es, a su vez, el medio para asegurar un mejor nivel de vida a los ciudadanos y la condición necesario para lucha contra el desempleo".

Artículos relacionados