DESDE EL PARQUET

Renta Corporación, obra a medias

Los bol­sistas están ató­nitos con la in­tensa co­rrec­ción ex­pe­ri­men­tada por Renta Corporación desde el pa­sado mes de ju­nio. Hasta esa fecha es­taba siendo una de las grandes pro­ta­go­nistas del mer­cado con­ti­nuo, al­can­zando su nivel más alto en una dé­cada.

Sin embargo, a partir de entonces ha entrado en una profunda crisis que le ha llevado a reducir al mínimo las ganancias desde comienzos de año. Y lo que es peor, está dejando una deprimente sensación de debilidad tras entrar en una tendencia bajista que todavía parece no haber tocado fondo.

Situación que resulta bastante difícil de explicar para los operadores, Ni siquiera el duro castigo sufrido en noviembre por el mercado puede explicar la intensidad del recorte.

Al respecto, recuerdan que el pasado mes de octubre, la compañía dedicada a la compra de inmuebles para su rehabilitación y venta o puesta en alquiler obtuvo en beneficio neto de 11,7 millones de euros, un 14% superior al mismo período del ejercicio anterior. Todo ello gracias a un elevado ritmo de actividad y una cartera de negocios cercana a los 180 millones de euros que sitúa a Renta Corporación en línea de alcanzar sus objetivos de beneficios de 16 millones de euros al cierre del ejercicio.

Fruto de estas positivas cifras, el consejo de administración de la inmobiliaria ha aprobado el reparto de 1,1 millones de euros de dividendos, a cuenta de los resultados de 2018.

Entre tanto, en el mercado se sigue hablando del próximo desembarco en el MAB en los próximos meses de Vivenio, el negocio patrimonial del fondo de inversión APG y Renta Corporación. Para preparar su salida, la socimi ha adquirido 15 inmuebles residenciales a lo largo de este ejercicio, por un importe de inversión cercano a los 533 millones de euros. El grupo, de hecho cuenta con una capacidad de inversión cercana a los 700 millones de euros tras el compromiso de capital de 253 millones de euros acordado en abril.

Además, el pasado 2 de octubre cerró con una muy buena acogida una emisión de bonos a cinco años dirigida a inversores institucionales, por un importe total de 16,5 millones de euros, con el objetivo de diversificar y ampliar la estructura financiera. Importe que servirá para acompañar el considerable crecimiento de la actividad, y dar pie a una mejor planificación financiera.

Todo ello, hace que los operadores mantengan una absoluta confianza en el plan estratégico de la inmobiliaria. El mercado, sin embargo, no se muestra tan optimista. Desde los 4,57 euros por acción de máximo anual alcanzados a finales de junio, Renta Corporación ha perdido cerca de un tercio de su valor, poniendo en serio riesgo el soporte que encuentra en torno a los 3 euros. En este escenario, pese a las buenas cifras del grupo, los expertos aconsejan mantenerse al margen a la espera de confirmar la solidez de este soporte.

Artículos relacionados