La ma­yoría con­si­dera que la pen­sión que per­ciben no es la ade­cuada

Los jubilados subestiman el coste de la vida y necesitarán más ingresos

Los pen­sio­nistas es­pañoles em­plean el 51% de su paga men­sual en su­fragar gastos bá­sicos

jubilacion
Pensionistas en el banco.

El des­ba­ra­juste en el sis­tema de pen­siones es­pañol va en au­mento, a me­dida que la caja de la se­gu­ridad so­cial se em­po­brece. Más tarde o más tem­prano lle­garán re­cortes por su clara in­via­bi­li­dad. Los úl­timos es­tu­dios re­flejan un gran des­co­no­ci­miento por parte de las per­sonas que han con­cluido su vida la­bo­ral. La ma­yoría des­tina más de la mitad a su­fragar gastos bá­si­cos. Por eso, al largo plazo hay un pe­ligro real de quiebra del sis­tema.

La mayoría de los pensionistas españoles se encuentran ante una dicotomía importante. Los recortes y desligar el nivel de las prestaciones frente al IPC durante años ha generado una pérdida de poder adquisitivo notable. Si a eso se le suma la problemática con respecto al futuro al no ser sostenible el sistema, tal y como apunta la mayoría de los expertos, nos encontramos ante un paradigma realmente complicado de resolver.

La realidad es cruda y no hay señales de que cambie en el corto plazo. Por lo pronto, la mayoría de los jubilados españoles destinan el 51% de sus ingresos a cumplir con los gastos básicos de manutención, tal y como describe el último estudio Global de Inversión de Schroders 2018 . Así, se observa una brecha considerable entre las expectativas y la realidad en términos financieros durante los años dorados.

Los jubilados están recibiendo menos ingresos durante la jubilación de lo que esperan necesitar aquellos que se aproximan a esta etapa para vivir cómodamente durante sus años dorados. De hecho, más de la mitad, el 54%, de los jubilados españoles reconoce que no le vendría mal incrementar ligeramente sus ingresos, mientras que el 25% declara contar con un nivel de rentas suficiente para disfrutar de una cómoda jubilación.

En esa misma línea también se desmarca la 'VI Encuesta sobre jubilación y pensiones', desarrollada por el Instituto BBVA de Pensiones. Los análisis se mueven en la misma dirección. De hecho, solo el 35% de los actuales pensionistas (de jubilación, viudedad, invalidez y no contributivas), piensa que la pensión que percibe es adecuada.

Se trata de unos números que van más allá, pues el 65% restante, que piensa que la retribución mensual es regular, mala o muy mala. La encuesta elaborada por la entidad financiera española refleja que la mayoría no sabe qué pensión cobrará hasta seis meses antes de empezar a cobrarla, con lo que establecer un cálculo preciso se hace cuando ya no hay ninguna posibilidad de cambiar nada.

Siguiendo esta línea, Carla Bergareche, directora general de Schroders para España y Portugal, comenta resalta que, especialmente en el contexto actual de rentabilidades reducidas y aumento de la inflación, “existe un riesgo real de que los españoles estén subestimando tanto el porcentaje de rentas que tendrán que asignar a gastos básicos de manutención durante la jubilación como el importe que necesitarán para disfrutar de una jubilación holgada”.

Las personas necesitan tomar consciencia de la necesidad de empezar a ahorrar tanto y tan pronto como les sea posible para evitar atravesar circunstancias financieras adversas una vez abandonen definitivamente el mercado laboral, según apunta la experta. Si la iniciativa de ahorrar para la jubilación se deja para casi los 50 o 60 años, probablemente sea “demasiado tarde” para solventar la brecha de ahorro. Por este motivo se hace indispensable fomentar la “educación financiera en la población más joven” en aras de planificar que su futuro financiero sea una prioridad a la hora de gestionar adecuadamente sus ingresos.

Diferencias con la media europea

El estudio realizado por Schroders también detalla que es significativo la diferencia con el resto de Europa. Por ejemplo, Dinamarca (64%), Países Bajos (60%) y Austria (56%) son los países en los que el mayor porcentaje de jubilados considera que cuentan con una jubilación suficiente para una vida cómoda.

El hecho de que los jubilados españoles sigan invirtiendo de forma considerable y asignen a la inversión el 22% de sus ahorros para el retiro, por encima de la media europea del 18%, podría ser indicativo de que sus ingresos finales no son suficientes, concluye la gestora. Sin embargo, aquellos que todavía no se han jubilado solo esperan dedicar el 7% de sus ahorros destinados a esta etapa para la inversión, en comparación con el 8% en Europa.

Artículos relacionados