Monitor de Innovación

El 'material de Dios' ya está siendo in­te­grado por las grandes com­pañías en su pró­xima ge­ne­ra­ción de pro­ductos

Setas con electricidad y móviles cargados en 12 minutos: el grafeno

Compuesto de na­no­capas de car­bono, es ul­tra­rre­sis­tente, li­gero, su­per­con­ductor y eco­ló­gico

EL GRAFENO: El grafeno
El grafeno avanza.

Un equipo cien­tí­fico ha con­se­guido trans­formar un cham­piñón en una cen­tral eléc­trica. No, no es­tamos de broma, ni hemos sa­cado esta in­for­ma­ción de un epi­sodio de 'Rick y Morty'. Este logro es real como la vida misma y ha sido al­can­zado gra­cias en parte al gra­feno, el lla­mado por al­gunos 'material de Dios' y que en el ám­bito do­més­tico po­dría hacer que la ba­tería de un smartp­hone se cargue pr com­pleto en lo que dura una pausa pu­bli­ci­taria en te­le­vi­sión.

Antes de entrar en harina, profundicemos un poco en el asunto de los hongos energéticos. Según ha publicado la revista Nano Letters, un grupo de especialistas han desarrollado el micónido alimentándolo a base de cianobacterias impresas en 3D, que producen energía a través de la fotosíntesis a cambio de la protección y los nutrientes que obtienen de la seta.

Para recolectar la muy ecológica electricidad generada, los 'cerebros' del proyecto utilizaron una red de nanocintas impresas en el material milagroso que nos ocupa.

¿Qué es el grafeno? Aunque aún está lejos de ser integrado masivamente en industria alguna, los expertos coinciden en que el grafeno está llamado a ser para el siglo XXI lo que los plásticos fueron para el XX: una absoluta revolución en todos los campos productivos que cambiará por completo la tecnología y, con ella, nuestras vidas.

Según la definición de Grahenano Technologies, El grafeno es un material nanométrico bidimensional, consistente en una sola capa de átomos de carbono fuertemente enlazados y dispuestos en una superficie uniforme, ligeramente ondulada, con una estructura semejante a la de un panal de abejas por su configuración atómica hexagonal.

El grafeno es una de las formas alotrópicas del carbono, como lo son también el grafito y el diamante. Así, un milímetro de grafito (les sonará por los lápices) contiene tres millones de capas de grafeno.

Características 'divinas'

El famoso adagio 'la realidad supera a la ficción' parece haber sido creado como el pie de la foto de una molécula de este material. Siendo cada capa de un átomo de grosor, es 200 veces más fuerte que el acero estructural, lo que le convierte en la estructura más resistente conocida en la naturaleza.

Su conductividad eléctrica es superior a la del cobre, su dureza excede a la de su pariente el diamante y es tan ligero que un metro cuadrado pesa menos de un gramo. Propiedades que le han hecho ganarse el título de 'material de Dios'.

A todas estas bondades hay que sumar la ausencia de toxicidad o amenaza alguna para el medio ambiente, ya que estamos hablando esencialmente de grafito 'reordenado'. Primeros pasos

Aunque se conoce desde hace más de ocho décadas, es en los últimos 15 años cuando ha llegado a las portadas de los medios, ya que previamente se pensaba que era inestable. La ampliación del conocimiento sobre esta materia les valió el premio Nobel de física a Andréy Gueim y Konstantín Novosiólov en una fecha tan reciente como el año 2010, y desde entonces su estatus de descubrimiento revolucionario no ha hecho sino asentarse.

La lista de sus aplicaciones teóricas es casi inacabable: cambiará por completo las reglas de juego en arquitectura, ingeniería aeroespacial, automoción, informática, producción de energía, telefonía móvil, medicina...

Aún no hablamos de una realidad palpable en las industrias pero tampoco de una 'carta a los reyes magos': Ford ha anunciado que incorporará grafeno en los componentes de sus coches (aunque en pequeñas cantidades) y Samsung promete smartphones con baterías de esta materia para 2019. En este último caso, la compañía augura que además de mejorar la durabilidad, un teléfono móvil podrá cargarse por completo en 15 minutos.

Artículos relacionados