DESDE EL PARQUET

BME, más productos y más diversificación

El nuevo plan es­tra­té­gico de BME para los pró­ximos tres años, pre­sen­tado la se­mana pa­sada, prevé un cre­ci­miento anual de los in­gresos del grupo del 4% hasta 2021, así como un in­cre­mento de los costes del 2%.

Cifras que deberían permitir una mejora del 6% en el beneficio neto gracias al impulso de nuevos productos y servicios y la diversificación geográfica.

Un ambicioso objetivo fundado en la favorable previsión de los volúmenes de negocio y de los nuevos fondos canalizados a los mercados españoles. Al tiempo, el grupo pretende mantener el ritmo en la creación de nuevos productos y servicios para el cliente en busca de generar valor. Aunque la reciente puesta en marcha de algunos proyectos como la plataforma de fondos de inversión no han tenido el éxito esperado.

El principal gestor de los mercados españoles ha dejado además la puerta abierta a estudiar con prudencia posibles operaciones corporativas que generen sinergias con su actividad de negocios y permitan mantener un dividendo estable para el accionista. Según los cálculos de los expertos de Renta 4, BME podría disponer de entre 400 y 600 millones de euros para realizar adquisiciones, aunque reconocen que no cabe esperar grandes operaciones, sino más bien pequeñas adecuadas a los criterios estratégicos y de rentabilidad.

La nueva hoja de ruta fijada para los tres próximos años, según el propio grupo, cuenta con el soporte de un negocio sólido y rentable, así como con la estrecha relación de largo plazo con sus clientes gracias a su eficiencia tecnológica, el talento de sus equipos y la potencia y reconocimiento de marca.

En este sentido, BME ha mostrado su intención de convertirse en el proveedor de infraestructuras de los mercados españoles de las entidades financieras en todas las cadenas de valor. Para ello impulsará la actividad de sus áreas de negocio y estudiará oportunidades de crecimiento inorgánico en busca de elevar la diversificación y ofrecer un mejor servicio a sus clientes.

Junto a la presentación del plan estratégico, el grupo ha hecho balance del impacto de los cambios regulatorios impuestos a principios de año en los diferentes mercados. En este sentido, los directivos de la compañía han resaltado que las medidas adoptadas como la revisión de las tarifas en renta variable, la transformación del mercado de renta fija y el impulso de la actividad en derivados, aunque con proyección a largo plazo, ayudarán a mitigar los posibles efectos negativos del cambio regulatorio y posibilitarán una mejora de sus actividades.

De momento, la gestión de BME está contando con el beneplácito del mercado. En lo que va de año acumula una rentabilidad de más del 10% que contrasta con la caída de más del 7% del Ibex 35. En Renta 4, de hecho, aconsejan sobreponderar con un precio objetivo de 31 euros por acción, lo cual supone un potencial de revalorización superior al 30% desde su actual cotización de mercado sobre los 28 euros.

Artículos relacionados