Detectan ex­ce­siva 'provisionalidad' y re­claman a los par­tidos un pacto es­table de Estado

Las eléctricas revisan con lupa la letra pequeña de las medidas sociales de Sánchez

Los equipos ju­rí­dicos y téc­nicos uti­lizan el fin de se­mana para es­tu­diar el de­cre­to-ley del BOE

enchufe
Enchufarse al bono social.

Las eléc­tricas han op­tado por es­perar al de­talle del real de­cre­to-ley del Gobierno de me­didas ur­gentes para la transición ener­gé­tica y la pro­tec­ción de los con­su­mi­dores antes de pro­nun­ciarse ofi­cial­mente. Los ser­vi­cios ju­rí­dicos y téc­nicos de Iberdrola, Endesa, Naturgy, EDP y Viesgo re­visan la letra pe­queña de la nueva nor­ma­tiva. De mo­mento, re­cuerdan la tran­si­to­riedad de al­gunas nor­ma­tivas -seis me­ses- lo que da un cierto ca­rácter de “provisionalidad” a las mis­mas.

El sector eléctrico considera que en la situación actual del Gobierno existen grandes riesgos a la hora de tomar decisiones precipitadas por la propia debilidad parlamentaria del Ejecutivo de Pedro Sánchez. Por un lado, está presionado por las exigencias de Podemos y del resto de los partidos que le apoyan con condiciones. Y por otro, la oposición que ejercen el PP y Ciudadanos para forzar elecciones generales anticipadas.

Pacto de Estado

Por eso, subrayan que sería muy importante que el actual equipo energético lograse un pacto de Estado con todas las fuerzas políticas, de modo que el real-decreto que se acaba de aprobar y todo el paquete que se incluya en el desarrollo de la ley de Transición Energética tenga continuidad en el tiempo y no solo carácter provisional. “De no ser así, estaríamos matando moscas a cañonazos, y modificando leyes cada legislatura y cambio de gobierno”, subrayan fuentes del sector eléctrico.

Pese a esta provisionalidad, las empresas ven buena intencionalidad en algunos de los planteamientos que el equipo energético de Sánchez está haciendo pero temen que parte de las medidas que se incluyen en el real-decreto de medidas urgentes para la transición energética y la protección de los consumidores quede en agua de borrajas en la siguiente legislatura.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, reconoce que el presidente del Gobierno y la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, están siendo bastante comedidos para no inquietar a los inversores. Galán interviene hoy en el simposio La gran transformación de los servicios públicos: 40 años que cambiaron España (1978-2018), organizado por el Congreso de los Diputados, en el marco de los actos celebrados con motivo del 40º Aniversario de la Constitución Española.

La ponencia de Galán versará sobre Desarrollo económico y modelo energético. El máximo ejecutivo de la eléctrica podría lanzar algunos mensajes sobre lo que piensa el sector de lo que debe ser el nuevo modelo energético español para afrontar el gran desafío de las fuentes renovables de energía frente al mercado eléctrico tradicional. Se espera que Galán opine sobre el paquete de medidas aprobadas por el Consejo de Ministros.

En un principio, pocas sorpresas

De entrada, en una primera impresión del sector eléctrico la mayoría de las decisiones no han causado demasiada sorpresa pues todas ellas estaban descontadas, ya que habían sido adelantadas por la prensa y lo que falta por analizar es el desarrollo de las medidas. Tras el Consejo de Ministros, las empresas eléctricas pusieron a trabajar a sus equipos técnicos y el fin de semana se lo han pasado analizando al detalle el desarrollo del real decreto-ley.

En un principio, las fuentes consultadas señalan que la derogación del impuesto del 7% a la generación eléctrica es una medida que ayudará a reducir la tarifa pero que existen otras cargas fiscales que también habría que revisar para que el recibo de la luz sea más real que el actual, pues tiene demasiados impuestos que impiden que el coste de la energía se reduzca.

Sobre la eliminación del conocido impuesto al sol para el autoconsumo eléctrico, prefieren esperar y ver si autoconsumir electricidad sin pagar ningún tipo de peaje puede tener sus riesgos, ya que serán el resto de los consumidores quienes tendrán que asumir esa parte. Es decir, lo que dan a entender las eléctricas es que, si el autoconsumo aumenta y hay menos consumidores para pagar la red de transporte, esos sobrecostes tendrán que repercutirse en la tarifa eléctrica.

Este es uno de los puntos que el sector está analizando con gran detalle. Fuentes del sector ven bien que se elimine dicho impuesto siempre que no afecte a los ingresos de las propias empresas y que sean los costes regulados del sistema quienes los asuman.

Bono social térmico

Respecto al bono social térmico, estiman que no les va a afectar a las eléctricas, ya que la medida se incluye en los Presupuestos Generales del Estado. Tendrá una cuantía mínima de unos 100 millones de euros por parte de la Administración Central. Aparte, las comunidades autónomas podrán ampliar la partida del bono térmico con cargo a sus presupuestos.

Según el real-decreto ley, la ayuda mínima del bono térmico por beneficiario será de 25 euros. A partir de ahí, la cantidad se fijará según el grado de vulnerabilidad del beneficiario y la zona climática en que se encuentre la vivienda de cada beneficiario. La nueva normativa publicada en el BOE establece que “dado el calendario en que nos hallamos, la necesidad de que el bono social térmico llegue a sus destinatarios en invierno exige que este ejercicio 2018 el pago de la ayuda sea realizado por el Ministerio”.

La gestión del bono será asumido por las comunidades autónomas. El Ministerio para la Transición Ecológica será quien calculará la distribución territorial del presupuesto disponible en cada ejercicio para el bono térmico y posteriormente transferirá a las CCAA los importes para su pago.

Artículos relacionados