La com­pe­tencia crece y crece en un es­ce­nario ma­cro­eco­nó­mico cam­biante

La banca exprime los tipos de las hipotecas variables con el Euribor al alza

La banca pe­queña agita de nuevo un seg­mento en el que los di­fe­ren­ciales se des­ploman

Vivienda
Vivienda

“Unos pocos lle­vamos mu­chos meses di­ciendo que ya no hay margen para bajar más los tipos de in­terés de las hi­po­tecas y, sin em­bargo, la realidad vuelve a de­jarnos en mal lu­gar”. Así se ex­presa un ex­perto in­mo­bi­liario el INE hi­ciera saltar por los aires el listón del 2,6% del tipo medio al que en julio se fir­maron las hi­po­tecas en España. Nunca en la his­toria del mer­cado es­pañol la banca, que sigue ne­gando la guerra hi­po­te­ca­ria, había ofre­cido unos pre­cios tan ba­jos. Un 2,59% exac­ta­mente.

El último capítulo lo acaba de escribir Bankinter, que ha reducido el diferencial de su hipoteca variable hasta el 0,89% para pelear codo con codo con las entidades financieras con los tipos más laxos del mercado español. Ya hay hasta cinco entidades que están ofreciendo diferenciales inferiores al 0,90%. Si hace apenas un año bajar del 1% era considerado como un hito, no hacerlo ahora supone correr el riesgo de dejar de competir. La competencia es, sencillamente, extraordinaria.

Los movimientos se están produciendo muy especialmente en las hipotecas variables, que la banca pareció relegar durante buena parte de los últimos trimestres. Pero las seis últimas subidas mensuales del Euribor y la séptima consecutiva que seguramente se concretará este octubre están cambiando las cosas. Hay que recordar que, a pesar de la gran apuesta de la banca por el tipo fijo, todavía son mayoría las hipotecas que se contratan a tipo variable.

“El Euribor sigue en negativo (terminó septiembre en el -0,166% pero en lo que va de octubre ya ha subido hasta un mínimo del 0,157%), pero el cambio de dirección es irreversible”, señala fuentes del sector que recuerdan que ahora empieza a ser algo más atractivo para la banca vender hipotecas variables aunque los tipos en Europa no empezarán a subir hasta al menos el verano del año que viene.

Recientemente, Bankinter ha actualizado sus previsiones para el principal indicador para fijar el precio de las hipotecas. Cree que el Euribor acabará este año en el -0,12% y establece un escenario central del 0,19% para 2019. Por lo tanto, todo parece preparado para una subida muy lenta y gradual de tipos, pero imparable. Y el sector financiero ya está descontado este nuevo horizonte de tipos en las distintas políticas que aplica según el tipo de hipoteca.

Doble velocidad

La realidad incuestionable es que aunque los tipos medios de las hipotecas están en niveles desconocidos, las rebajas son significativamente inferiores en los préstamos a tipo fijo, donde entidades tan potentes como CaixaBank puesto todos los focos. “En estos préstamos fijos ya no hay mucho más margen de caída. Incluso, poco a poco, estamos viendo como algunas entidades empiezan a subir los tipos, todavía de forma muy tímida”, señalan desde un gran portal inmobiliario.

La mayoría de los expertos, que hace un mes ya vaticinaban un otoño caliente, se ratifican en esta perspectiva, mucho más después del último movimiento de Bankinter. “Se están vendiendo muchas casas, cada vez a precios más altos, y por lo tanto están creciendo los importes medios, por encima claramente ya de los 125.000 euros. La mayoría de los bancos ya se habían preparado para afrontar esta coyuntura favorable con ofertas muy atractivas, pero empiezan a quedarse desfasadas respecto a las mejores.

Artículos relacionados