ANÁLISIS

Sánchez no aplicará la tasa a la banca en esta legislatura

La im­pondrá solo si no re­caudan lo su­fi­ciente con el im­puesto a las tran­sac­ciones fi­nan­cieras

Pedro Sanchez y Pablo Iglesias
Pedro Sanchez y Pablo Iglesias

El Gobierno ha des­car­tado uti­lizar el Real Decreto Ley para in­tro­ducir la tasa ban­ca­ria, uno de los dos im­puestos que había anun­ciado que apli­caría al sector fi­nan­ciero para ayudar a com­pensar el dé­ficit para pagar las pen­sio­nes. Con esta de­ci­sión puede darse por des­car­tado que el Ejecutivo aplique en la le­gis­la­tura ac­tual su pre­vista tasa a la banca.

Posponer su aplicación hasta que se compruebe con anterioridad lo que se vaya a recaudar con el impuesto a las transacciones financieras supone retrasarlo de forma indefinida. ¿Cuántos años necesitarán de recaudación previa del impuesto a las transacciones para tomar una decisión? Sea como sea, ya estaremos en otra legislatura.

Si la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ya había anticipado en declaraciones a ‘Los Desayunos de TVE’, que se pospondría la aplicación de este impuesto, ahora ya sabemos que se debe a que quieren conocer con anterioridad cómo evolucionan el resto de cargas fiscales que se va a imponer al sector financiero.

Además de por el impuesto de las transacciones financieras, los bancos se verían afectados también por la modificación que se va a aplicar al impuesto de sociedades, lo que supondrá que no puedan pagar menos de un porcentaje mínimo.

Esta declaración de la ministra Montero en la Comisión de Hacienda del Senado es la primera respuesta a la advertencia que hizo ayer el Fondo Monetario Internacional al Gobierno para que tenga en cuenta los eventuales efectos negativos que podría conllevar para la economía una aplicación de nuevos tipos y nuevas figuras impositivas.

El propio mecanismo previsto por la ministra para aprobar los otros nuevos impuestos para gravar a las grandes empresas tecnológicas a través de una proposición de Ley, conlleva unos plazos más largos en la tramitación, lo que hace muy difícil sacarlos adelante si se anticiparan las elecciones.

Pese a que se trata de un trámite más rápido que un Proyecto de Ley normal, dado que en la proposición no son admisibles enmiendas de totalidad de devolución, como en todo caso ésta debe seguir el trámite previsto para los proyectos de Ley correspondientes, su entrada en vigor exigirá meses.

Y no está claro que el Gobierno pueda disponer de esos meses. Varios medios recogían este miércoles la posibilidad de que Pedro Sánchez convoque elecciones anticipadas antes de fin de año. Esto abre la posibilidad de que se convoquen de forma conjunta con las andaluzas, lo que Susana Díaz quiere evitar a toda costa.

Esta posibilidad ha llevado a los partidos a sacar lápiz y calendario para echar cuentas de las diversas posibilidades. El Partido Popular recuerda en la comunicación que ha enviado a sus dirigentes que la primera fecha en la que podrían celebrarse las andaluzas sería el 2 de diciembre.

Como las elecciones deben celebrarse 54 días después de la publicación del decreto de convocatoria, teniendo en cuenta que las elecciones se celebran habitualmente en domingo, eso lleva a que el próximo martes se debería publicar el decreto de convocatoria de las andaluzas.

Comentan los populares que, si Susana Díaz anunciara antes del próximo lunes su decisión de convocar las elecciones, Pedro Sánchez podría unirse a ella y firmar el martes la convocatoria de generales para ese mismo día 2 de diciembre.

Como Susana Díaz ha dicho que no quiere que coincidan, lo podría evitar, afirman fuentes populares, firmando el decreto en secreto y publicándolo el martes sin dejar tiempo a que Sánchez publicara el suyo.

Pese a que parece raro, los populares consideran que no lo sería tanto tratándose del PSOE. Como se sabe, las relaciones entre la presidenta andaluza y el presidente del Gobierno siguen sin estar normalizadas.

Los expertos hablan de las otras múltiples alternativas, sin descartar elecciones anticipadas incluso en Cataluña, eso sí teniendo en cuenta que a partir de que se convoquen las andaluzas, durante los siguientes 54 días no se pueden convocar otras elecciones.

Aunque la ministra ha asegurado que el proyecto de Presupuestos que están diseñando con sus interlocutores de Podemos les está quedando muy bonito, no hay que descartar que Sánchez tenga que prorrogar los actuales, si no convoca elecciones, ante la amenaza de los nacionalistas catalanes de retirarles sus apoyos.

Pase lo que pase con las elecciones una cosa es segura. Al menos la tasa a la banca no la veremos en funcionamiento en un futuro previsible.

Artículos relacionados