LIBROS

Breve ex­tracto de El Libro Negro, de Ernesto Ekaizer

La Crisis de Bankia y Las Cajas

Cómo falló el Banco de España a los ciu­da­danos

El libro negro de Ernesto Ekaizer
El libro negro de Ernesto Ekaizer

El pe­rio­dista Ernesto Ekaizer, autor de nu­me­rosos li­bros de in­ves­ti­ga­ción sobre al­gunos de los más im­por­tantes casos de la his­toria eco­nó­mica es­pañola re­ciente, desde la in­ter­ven­ción de Rumasa hasta el ex­polio de Banesto por Mario Conde, acaba de pre­sentar su útimo tra­bajo, esta vez sobre la crisis de Bankia y la ne­fasta ges­tión del Banco de España en su su­per­vi­sión, es­pe­cial­mente de su en­tonces go­ber­na­dor, Miguel Ángel Fernández Ordoñez. Adelantamos un breve re­lato de su ca­pí­tulo 17 ti­tu­lado

“ESTE DRAGHI ES UN JODIDO”

El ministro Luis de Guindos, que ha logrado mantener la boca de Miguel Ángel Fernández Ordoñez cerrada y anticipar su salida —no sin la ayuda de una gestión del presidente del Banco Santander, Emilio Botín—, se dispone a asistir el jueves 31 de mayo de 2012 a la reunión anual del Círculo de Economía en Sitges, que será clausurada el fin de semana por Mariano Rajoy, para exponer la situación económica y financiera. El mes que se cierra en los mercados no ha podido ser más negativo: la Bolsa ha caído un 13% y la prima de riesgo ha aumentado en 126 puntos básicos.

Pero antes de la intervención de De Guindos, el presidente del Banco Central Europeo (BCE) comparece la mañana del 31 de mayo en el Parlamento Europeo. La confusión y las contradicciones en la gestión de algunas crisis financieras, con la reciente nacionalización de Bankia, está en todos los ambientes. Un periodista europeo pregunta a Draghi por la deficiente gestión de casos como el del banco franco-belga Dexia, nacionalizado en octubre de 2011, y sobre todo pone el acento en Bankia, que acaba de ser intervenido.

Draghi apunta:

“Creo que Dexia y también Bankia muestran que cuando nos enfrentamos a una dramática necesidad de recapitalización, si miramos hacia atrás, la reacción de los Gobiernos individuales, países, supervisores, es que primero subestiman, luego vienen con el primer diagnóstico, luego el segundo, el tercero, el cuarto, y esta es la experiencia, yo diría que en todos lados. Todos los países han hecho lo mismo. Esta es la peor manera posible de hacer las cosas porque se termina, obviamente, haciendo lo correcto pero al precio y coste más alto.

Insto a todos los Gobiernos a tener esto en mente; es mejor, en esencia, equivocarse porque se pone demasiado muy al principio que errar poniendo demasiado poco. Se necesita una mayor centralización de la supervisión bancaria especialmente para los grandes grupos sistémicos, y sistémicos no necesariamente significa transfronterizos, porque como podemos ver con Bankia, por ejemplo, no es transfronterizo, pero es muy sistémico”.

El ministro de Economía no da crédito a lo que escucha. La frase sobre el primer, segundo, tercer y cuarto diagnóstico parece clavada para identificar las comparecencias de De Guindos en el Congreso de los Diputados sobre ayudas públicas a Bankia.

El cabreo le desborda.

En una entrevista que mantuve a primeros de agosto de 2012 con Goiri, en su despacho de la torre de Bankia, me dijo:

“El ministro De Guindos tenía previsto hablar en las jornadas del Círculo de Economía en Sitges. Y cuando escuchó durante la mañana a Draghi me llamó por teléfono. Estaba fastidiado. Me dijo: `Este Draghi es un jodido, mira que meterse con lo que hemos hecho..´.

Yo le tranquilizé.: “Luis, conozco a Draghi —le dije—, no es su estilo, ha querido explicar una conducta generalizada… Pero el ministro estaba mosqueado, siguió diciéndome que era una cabronada”

En Sitges, esa tarde, el ministro no ocultó, eso sí mucho más discretamente, su fastidio, echando balones fuera:

El Gobierno ha tenido poco que ver. La decisión de inyectar fondos públicos ha sido de la Comisión Ejecutiva del Banco de España a petición de la propia entidad”, dijo De Guindos sobre Bankia.

Y ya, implícitamente, sobre lo que había dicho Draghi en Estrasburgo, rechazó. que se hubiera producido un baile de números. en relación a las necesidades de recapitalización de Bankia. “El Gobierno cumple apenas cinco meses por lo que nadie puede achacarle favoritismos, amiguismos ni falta de transparencia”, señaló.

Luis de Guindos no quiso disimular que la situación del euro era dramática en aquellos días de finales de mayo de 2012: “El futuro del euro se va a jugar en las próximas semanas en Italia y España”, dijo.

Ante la evidencia de fugas de capitales, el ministro fue menos transparente: “No es tanto salida de capitales, sino mucho más la dificultad de la banca española para refinanciarse en los mercados”

La realidad: había una apuesta de ingentes sumas de capitales contra el euro y su supervivencia. Y la economía española era el ariete. Entre enero y septiembre de 2012 huyeron de España 250.000 millones de euros. Casi un tercio del Producto Interior Bruto.

¡Toma ya!

...

Artículos relacionados