Monitor de Latinoamérica

México afronta un pa­no­rama ad­verso tras el nuevo TLCAN, ad­vierte la Unctad

Deterioro de la inversión exterior en Latam

La lle­gada de ca­pital ex­tran­jero al área se con­trajo el 6% en el primer se­mestre

inversion-latinoamerica1
Inversion en Latinoamérica.

Pesimismo sobre los flujos de in­ver­sión ex­tran­jera a nivel mun­dial y tam­bién en una Latinoamérica que ne­ce­sita au­mentar ese motor clave de su cre­ci­miento para re­cu­pe­rarse de un 2018 que se prevé débil y lo­grar ase­gu­rarse una ex­pan­sión sos­te­nida. La Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo (Unctad), prevé una fuerte caída de la IED en el primer se­mestre del año a nivel pla­ne­ta­rio.

Pero, notablemente, la caída afectará a los países industrializados, si bien Latam tampoco se librará de un retroceso en la llegada de capitales que tendrá especial incidencia negativa en México, la segunda economía regional.

Según la Unctad, la inversión extranjera directa (IED) se contrajo el 41% en el primer semestre de este año, a 470.000 millones de dólares, frente a 794.000 millones en la primera mitad de 2017, con especial impacto en las economías industrializadas (Europa Occidental y Norteamérica), que experimentaron un desplome del 69% en conjunto y del 93% sólo en Europa. De hecho, en las economías en desarrollo los flujos de inversión extranjera disminuyeron apenas el 4%, con declives del 18% en las economías en transición, del 4% en Asia, del 3% en África y del 6% en Latinoamérica.

Buena parte del desplome fue debido a la repatriación de capital por empresas estadounidenses tras las recientes reformas impositivas introducidas por la Administración Trump. Estas reformas, las más importantes en 30 años, redujeron en particular el impuesto de sociedades, del 35% al 21%. De hecho, la IED de EEUU “pasó de 147.000 millones de dólares en 2017 a un dato negativo de 247.000 millones este año”, señala el informe del organismo.

Y a este factor se sumó la incertidumbre causada por el impacto que puedan tener las disputas comerciales, notablemente las que involucran a Washington y Pekín. En Latam, la caída del 6% fue motivada tanto por los factores citados como por la incertidumbre política vinculada a los procesos electorales celebrados o por celebrarse en países clave del área como Colombia, México o Brasil. No obstante, estas incertidumbres políticas “se vieron equilibradas con un aumento de los precios de las materias primas”, según la Unctad. En la región, Brasil se mantuvo como el gran receptor de capital exterior, pese a que la IED retrocedió el 22%, la mayor caída de Latam. En México, la llegada de inversión se contrajo el 6%, afectada por la intensa campaña para unas presidenciales que ganó el izquierdista AMLO y la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con Canadá y EEUU.

Los expertos, además, no creen que el nuevo acuerdo sellado en septiembre en reemplazo del TLCAN, el USMCA, vaya a mejorar la situación en la segunda economía regional y uno de los principales destinos de las empresas españolas. México se ha visto afectado “por el impacto en la inversión del nuevo acuerdo, que erosiona algunas de las ventajas competitivas de México, en particular en la industria automotriz”. Y la cosa no quedará en el primer semestre, ya que la Unctad pronostica que este deterioro se sentirá aún más en la segunda mitad de 2018 y en los próximos años”.

Panamá también acusó un fuerte retroceso en la llegada de IED en el primer semestre (-13%), según un informe que no ofrece datos de Argentina, donde la llegada de capitales presumiblemente habría sufrido un deterioro tras el incremento registrado en 2017. Los flujos de inversión hacia el Caribe, por otro lado, cayeron 20% en el primer semestre de 2018 debido a una reducción de los fondos procedentes de Petrocaribe, la iniciativa venezolana de apoyo a la subregión, que se ha visto afectada por la grave crisis económica de ese país.

Por el contrario, otras economías clave en la región y con gran importancia para las empresas españolas registraron importantes aumentos en la llegada de fondos procedentes del exterior. Así, la inversión exterior en Chile progresó un espectacular 158%, como efecto de la llegada de Piñera a la Presidencia y del giro económico emprendido. Perú siguió exhibiendo un enorme atractivo para las firmas españolas e internacionales, con un alza de la llegada de capital foráneo del 43%. En Colombia, otro mercado favorito de las compañías españolas y también miembro de la Alianza del pacífico, la IED avanzó el 15%.

En términos globales, China fue el país que más IED recibió en el primer semestre (70.000 millones de dólares), seguida del Reino Unido (66.000 millones) y EEUU (46.500 millones, con un desplome del 47%). Tras ellos se situaron Holanda (44.800 millones); Australia (36.100 millones); Singapur (34.700millones); Hong Kong (33.600 millones); España (que con 29.800 millones subió del puesto 30 al 8); Brasil (25.500 millones) e India (21.600 millones). Pese a la caída, Asia fue el área que más IED recibió: 47% del total.

Artículos relacionados