Como otros co­le­gas, confía en que la sen­tencia final del TS no sea re­tro­ac­tiva

Sevilla admite que no es el mejor momento para privatizar Bankia

El CEO de la en­tidad se es­cuda en el cas­tigo bur­sátil ge­ne­ra­li­zado a todos los bancos eu­ro­peos

José Sevilla, CEO Bankia.
José Sevilla, CEO Bankia.

El con­se­jero de­le­gado de Bankia, José Sevilla, ha cam­biado su dis­curso sobre ven­tanas de opor­tu­nidad para que el Estado ven­diera nuevos pa­quetes ac­cio­na­riales del grupo y ahora asume que no es el mejor mo­mento para avanzar en la pri­va­ti­za­ción.

Los resultados del tercer trimestre se han acogido con importantes caídas que aleja el valor de la acción de los tres euros. Sevilla justifica este castigo por la caída generalizada de los bancos europeos desde primeros de año.

"No es el mejor momento para la privatización". Así de contundente se ha mostrado el consejero delegado de Bankia, José Sevilla, aunque durante la presentación de los resultados del tercer trimestre se ha mostrado algo más inseguro o nervioso de lo que es habitual en él, ya que las cuentas no acompañan y los mercados han acogido a las mismas con un nuevo castigo que aleja el precio de los títulos de los tres euros. Justo la mitad del precio al que vendió el primer paquete accionarial el Estado.

Tanto Sevilla como el director financiero de Bankia, Leopoldo Alvear, han justificado la errática evolución en Bolsa por el castigo generalizado a todos los bancos europeos, ya que los inversores han infraponderado a todo el sector por un horizonte lejano para el incremento de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo.

"Todas las acciones de los bancos caen desde primeros de año", ha indicado el consejero delegado de Bankia que ya ha dejado el discurso, compartido con el presidente José Ignacio Goirigolzarri, de "las ventanas de oportunidad" para que el Estado acometiera una nueva desinversión como las dos ya realizadas por aproximadamente el 14% del capital.

Eso sí, José Sevilla ha evitado entrar en un posible aplazamiento en la fecha para la salida definitiva del Estado del capital de Bankia, fijada en un principio para finales de 2019. En cualquier caso, una demora de ese proceso no supondría problema alguno para la devolución de las ayudas públicas recibidas de la Unión Europea, ya que se ha logrado anticipar el pago de varios miles de millones de euros hasta el momento.

El consejero delegado de Bankia ha minimizado el alto volumen de posiciones bajistas en su capital y ha considerado que ese acoso de las posiciones cortas también responde a que los tipos de interés suban menos o más tarde de lo esperado, ya que su grupo sería uno de los más beneficiados de unos tipos de interés más elevados. "No queremos altos tipos, pero por lo menos que no sean negativos", ha añadido como en otras ocasiones.

AJD y TS

José Sevilla ha tenido que afrontar, como era de esperar, un buen aluvión de preguntas sobre la decisión que tome el próximo 5 de noviembre el pleno del Tribunal Supremo (TS) sobre el impuesto sobre los Actos Jurídicos Documentados (AJD) para la constitución de las hipotecas.

Al igual que otros consejeros delegados de la competencia, el número dos de Bankia confía que si los bancos tienen que pagar dicho impuesto no sea con carácter retroactivo. "Queremos un pronunciamiento claro y nítido", ha afirmado y al mismo tiempo ha recordado que "hemos hecho lo que marcaba la ley".

Respecto a la evolución del beneficio y el negocio en los nueve primeros meses del año, José Sevilla se ha mostrado confiado en una mejora durante el cuarto trimestre ya que el tercero tiene un carácter estacional por las vacaciones de verano. El consejero delegado de Bankia ha apuntado que el ERE por la integración de BMN se cerrará a finales de noviembre y así poder captar antes las sinergias previstas en su plan estratégico.

Artículos relacionados