El alza de los tipos en los mer­cados ex­te­riores afec­tará al en­deu­da­miento es­pañol

Grandes bancos y fondos se preparan para una crisis en la deuda norteamericana

El cambio de es­ce­nario per­ju­dica a España tras el aban­dono de los in­ver­sores tra­di­cio­nales

Deuda pública
Deuda pública

La si­tua­ción en los mer­cados mun­diales sigue su ca­mino hacia un en­torno de ines­ta­bi­lidad cada vez ma­yor. Así su­cede en Estados Unidos, donde grandes fondos y bancos de in­ver­sión han de­ci­dido acortar la du­ra­ción de sus car­teras de bonos del Tesoro nor­te­ame­ri­cano, como un pre­sagio de una crisis que cada vez se per­cibe más cer­cana. La ten­sión tam­bién se ha ins­ta­lado en Europa y ha lle­gado a nuestro país, donde los in­ver­sores tra­di­cio­nales de la bolsa llevan unas cuantas se­manas fuera del mer­cado.

Gestores de fondos de inversión, como Goldman Sachs, Franklin Templeton y Aviva Investors son algunas de las firmas de primera línea que han decidido multiplicar sus posiciones cortas contra los bonos estadounidenses a largo plazo, asegura la conocida publicación digital Zero Hedge.

El cambio de ciclo en los tipos de interés y el final de la etapa de liquidez ilimitada por parte de la Reserva Federal lleva drenando fondos del mercado americano desde hace ya bastantes meses. En Europa, el Banco Central Europeo (BCE) ha inyectado en los últimos anos un total de 2,4 billones de euros y los tiene que sacar fuera de un mercado que gracias a este dinero no colapsó en su día, pero que ahora puede tambalearse.

El escenario se completa por factores económicos, como el escenario inflacionista y de crecimiento del empleo en Estados Unidos, o los miedos al otro lado del Atlántico, que se concentran en Italia, un país donde el déficit público y la deuda amenazan con dispararse.

Un gestor de fondos de Aviva Investors, citado por Zero Hedge, asegura que este inversor considera que la Reserva Federal va a continuar con la normalización de su política monetaria, lo que supone nuevas subidas de los tipos de interés. En los últimos doce meses, la Fed ha elevado el precio del dinero en un punto, hasta situar el precio del dinero en el 2,25%. La reducción de posiciones en deuda a largo plazo también se está considerando entre los inversores respecto a la estrategia a seguir en deuda europea.

Burbujas en los mercados

Hace meses que muchos economistas aseguran que la política de bajos tipos de interés y liquidez ilimitada en los mercados financieros sólo ha contribuido a generar burbujas en los diferentes foros de inversión, como son la bolsa y la deuda pública.

Los bancos centrales han utilizado estas herramientas de política monetaria para evitar un colapso de las economías. En el caso de Estados Unidos, desde que se produjo la crisis en 2008 y en el europeo a comienzos de esta década. Esta política llevó a los inversores (bancos, fondos de inversión y empresas) a comprar títulos con un coste de financiación ridículo.

Las carteras de los inversores están repletas de acciones y de títulos de renta fija. El proceso de retirada de liquidez de los mercados debe realizarse de una manera muy prudente. El problema es que esta situación se está produciendo al tiempo que el cambio de ciclo en los tipos de interés, lo que ha complicado el proceso en la fase en la que nos encontramos.

Los acontecimientos en los mercados de deuda mundiales resultan muy importantes para España, porque nuestro país ha incrementado el endeudamiento público hasta los 938.000 millones de euros. En cada ejercicio, el Tesoro deberá emitir títulos por casi 200.000 millones de euros entre refinanciación de valores que amortizan y cobertura del déficit del próximo ejercicio. Cualquier inestabilidad en los mercados exteriores forzará un encarecimiento de la deuda de nuestro país a ritmos de unos dos mil millones por cada punto de subida de los tipos.

ANTETITULO/ El alza de los tipos en los mercados exteriores forzará subidas que tendrá que afrontar nuestro país en su endeudamiento

TITULO/ Grandes bancos y fondos se preparan para una crisis en deuda americana

SUBTITULO/ El cambio de escenario afecta también a España, donde los inversores tradicionales llevan apartados de la bolsa

FIRMA/ Víctor Relaño

TEXTO/ La situación en los mercados mundiales sigue su camino hacia un entorno de inestabilidad cada vez mayor. Así sucede en Estados Unidos, donde grandes fondos y bancos de inversión han decidido acortar la duración de sus carteras de bonos del Tesoro norteamericano, como un presagio de una crisis que cada vez se percibe más cercana. La tensión también se ha instalado en Europa y ha llegado a nuestro país, donde los inversores tradicionales de la bolsa llevan unas cuantas semanas fuera del mercado.

Gestores de fondos de inversión, como Goldman Sachs, Franklin Templeton y Aviva Investors son algunas de las firmas de primera línea que han decidido multiplicar sus posiciones cortas contra los bonos estadounidenses a largo plazo, asegura la conocida publicación digital Zero Hedge.

El cambio de ciclo en los tipos de interés y el final de la etapa de liquidez ilimitada por parte de la Reserva Federal lleva drenando fondos del mercado americano desde hace ya bastantes meses. En Europa, el Banco Central Europeo (BCE) ha inyectado en los últimos anos un total de 2,4 billones de euros y los tiene que sacar fuera de un mercado que gracias a este dinero no colapsó en su día, pero que ahora puede tambalearse.

El escenario se completa por factores económicos, como el escenario inflacionista y de crecimiento del empleo en Estados Unidos, o los miedos al otro lado del Atlántico, que se concentran en Italia, un país donde el déficit público y la deuda amenazan con dispararse.

Un gestor de fondos de Aviva Investors, citado por Zero Hedge, asegura que este inversor considera que la Reserva Federal va a continuar con la normalización de su política monetaria, lo que supone nuevas subidas de los tipos de interés. En los últimos doce meses, la Fed ha elevado el precio del dinero en un punto, hasta situar el precio del dinero en el 2,25%. La reducción de posiciones en deuda a largo plazo también se está considerando entre los inversores respecto a la estrategia a seguir en deuda europea.

Burbujas en los mercados

Hace meses que muchos economistas aseguran que la política de bajos tipos de interés y liquidez ilimitada en los mercados financieros sólo ha contribuido a generar burbujas en los diferentes foros de inversión, como son la bolsa y la deuda pública.

Los bancos centrales han utilizado estas herramientas de política monetaria para evitar un colapso de las economías. En el caso de Estados Unidos, desde que se produjo la crisis en 2008 y en el europeo a comienzos de esta década. Esta política llevó a los inversores (bancos, fondos de inversión y empresas) a comprar títulos con un coste de financiación ridículo.

Las carteras de los inversores están repletas de acciones y de títulos de renta fija. El proceso de retirada de liquidez de los mercados debe realizarse de una manera muy prudente. El problema es que esta situación se está produciendo al tiempo que el cambio de ciclo en los tipos de interés, lo que ha complicado el proceso en la fase en la que nos encontramos.

Los acontecimientos en los mercados de deuda mundiales resultan muy importantes para España, porque nuestro país ha incrementado el endeudamiento público hasta los 938.000 millones de euros. En cada ejercicio, el Tesoro deberá emitir títulos por casi 200.000 millones de euros entre refinanciación de valores que amortizan y cobertura del déficit del próximo ejercicio. Cualquier inestabilidad en los mercados exteriores forzará un encarecimiento de la deuda de nuestro país a ritmos de unos dos mil millones por cada punto de subida de los tipos.

ANTETITULO/ El alza de los tipos en los mercados exteriores forzará subidas que tendrá que afrontar nuestro país en su endeudamiento

TITULO/ Grandes bancos y fondos se preparan para una crisis en deuda americana

SUBTITULO/ El cambio de escenario afecta también a España, donde los inversores tradicionales llevan apartados de la bolsa

FIRMA/ Víctor Relaño

TEXTO/ La situación en los mercados mundiales sigue su camino hacia un entorno de inestabilidad cada vez mayor. Así sucede en Estados Unidos, donde grandes fondos y bancos de inversión han decidido acortar la duración de sus carteras de bonos del Tesoro norteamericano, como un presagio de una crisis que cada vez se percibe más cercana. La tensión también se ha instalado en Europa y ha llegado a nuestro país, donde los inversores tradicionales de la bolsa llevan unas cuantas semanas fuera del mercado.

Gestores de fondos de inversión, como Goldman Sachs, Franklin Templeton y Aviva Investors son algunas de las firmas de primera línea que han decidido multiplicar sus posiciones cortas contra los bonos estadounidenses a largo plazo, asegura la conocida publicación digital Zero Hedge.

El cambio de ciclo en los tipos de interés y el final de la etapa de liquidez ilimitada por parte de la Reserva Federal lleva drenando fondos del mercado americano desde hace ya bastantes meses. En Europa, el Banco Central Europeo (BCE) ha inyectado en los últimos anos un total de 2,4 billones de euros y los tiene que sacar fuera de un mercado que gracias a este dinero no colapsó en su día, pero que ahora puede tambalearse.

El escenario se completa por factores económicos, como el escenario inflacionista y de crecimiento del empleo en Estados Unidos, o los miedos al otro lado del Atlántico, que se concentran en Italia, un país donde el déficit público y la deuda amenazan con dispararse.

Un gestor de fondos de Aviva Investors, citado por Zero Hedge, asegura que este inversor considera que la Reserva Federal va a continuar con la normalización de su política monetaria, lo que supone nuevas subidas de los tipos de interés. En los últimos doce meses, la Fed ha elevado el precio del dinero en un punto, hasta situar el precio del dinero en el 2,25%. La reducción de posiciones en deuda a largo plazo también se está considerando entre los inversores respecto a la estrategia a seguir en deuda europea.

Burbujas en los mercados

Hace meses que muchos economistas aseguran que la política de bajos tipos de interés y liquidez ilimitada en los mercados financieros sólo ha contribuido a generar burbujas en los diferentes foros de inversión, como son la bolsa y la deuda pública.

Los bancos centrales han utilizado estas herramientas de política monetaria para evitar un colapso de las economías. En el caso de Estados Unidos, desde que se produjo la crisis en 2008 y en el europeo a comienzos de esta década. Esta política llevó a los inversores (bancos, fondos de inversión y empresas) a comprar títulos con un coste de financiación ridículo.

Las carteras de los inversores están repletas de acciones y de títulos de renta fija. El proceso de retirada de liquidez de los mercados debe realizarse de una manera muy prudente. El problema es que esta situación se está produciendo al tiempo que el cambio de ciclo en los tipos de interés, lo que ha complicado el proceso en la fase en la que nos encontramos.

Los acontecimientos en los mercados de deuda mundiales resultan muy importantes para España, porque nuestro país ha incrementado el endeudamiento público hasta los 938.000 millones de euros. En cada ejercicio, el Tesoro deberá emitir títulos por casi 200.000 millones de euros entre refinanciación de valores que amortizan y cobertura del déficit del próximo ejercicio. Cualquier inestabilidad en los mercados exteriores forzará un encarecimiento de la deuda de nuestro país a ritmos de unos dos mil millones por cada punto de subida de los tipos.

ANTETITULO/ El alza de los tipos en los mercados exteriores forzará subidas que tendrá que afrontar nuestro país en su endeudamiento

TITULO/ Grandes bancos y fondos se preparan para una crisis en deuda americana

SUBTITULO/ El cambio de escenario afecta también a España, donde los inversores tradicionales llevan apartados de la bolsa

FIRMA/ Víctor Relaño

TEXTO/ La situación en los mercados mundiales sigue su camino hacia un entorno de inestabilidad cada vez mayor. Así sucede en Estados Unidos, donde grandes fondos y bancos de inversión han decidido acortar la duración de sus carteras de bonos del Tesoro norteamericano, como un presagio de una crisis que cada vez se percibe más cercana. La tensión también se ha instalado en Europa y ha llegado a nuestro país, donde los inversores tradicionales de la bolsa llevan unas cuantas semanas fuera del mercado.

Gestores de fondos de inversión, como Goldman Sachs, Franklin Templeton y Aviva Investors son algunas de las firmas de primera línea que han decidido multiplicar sus posiciones cortas contra los bonos estadounidenses a largo plazo, asegura la conocida publicación digital Zero Hedge.

El cambio de ciclo en los tipos de interés y el final de la etapa de liquidez ilimitada por parte de la Reserva Federal lleva drenando fondos del mercado americano desde hace ya bastantes meses. En Europa, el Banco Central Europeo (BCE) ha inyectado en los últimos anos un total de 2,4 billones de euros y los tiene que sacar fuera de un mercado que gracias a este dinero no colapsó en su día, pero que ahora puede tambalearse.

El escenario se completa por factores económicos, como el escenario inflacionista y de crecimiento del empleo en Estados Unidos, o los miedos al otro lado del Atlántico, que se concentran en Italia, un país donde el déficit público y la deuda amenazan con dispararse.

Un gestor de fondos de Aviva Investors, citado por Zero Hedge, asegura que este inversor considera que la Reserva Federal va a continuar con la normalización de su política monetaria, lo que supone nuevas subidas de los tipos de interés. En los últimos doce meses, la Fed ha elevado el precio del dinero en un punto, hasta situar el precio del dinero en el 2,25%. La reducción de posiciones en deuda a largo plazo también se está considerando entre los inversores respecto a la estrategia a seguir en deuda europea.

Burbujas en los mercados

Hace meses que muchos economistas aseguran que la política de bajos tipos de interés y liquidez ilimitada en los mercados financieros sólo ha contribuido a generar burbujas en los diferentes foros de inversión, como son la bolsa y la deuda pública.

Los bancos centrales han utilizado estas herramientas de política monetaria para evitar un colapso de las economías. En el caso de Estados Unidos, desde que se produjo la crisis en 2008 y en el europeo a comienzos de esta década. Esta política llevó a los inversores (bancos, fondos de inversión y empresas) a comprar títulos con un coste de financiación ridículo.

Las carteras de los inversores están repletas de acciones y de títulos de renta fija. El proceso de retirada de liquidez de los mercados debe realizarse de una manera muy prudente. El problema es que esta situación se está produciendo al tiempo que el cambio de ciclo en los tipos de interés, lo que ha complicado el proceso en la fase en la que nos encontramos.

Los acontecimientos en los mercados de deuda mundiales resultan muy importantes para España, porque nuestro país ha incrementado el endeudamiento público hasta los 938.000 millones de euros. En cada ejercicio, el Tesoro deberá emitir títulos por casi 200.000 millones de euros entre refinanciación de valores que amortizan y cobertura del déficit del próximo ejercicio. Cualquier inestabilidad en los mercados exteriores forzará un encarecimiento de la deuda de nuestro país a ritmos de unos dos mil millones por cada punto de subida de los tipos.

Artículos relacionados