Aumenta la ren­ta­bi­lidad al 9,4% y baja la mo­rosdad hasta el 5,1%

CaixaBank ganó un 18,8% más hasta septiembre, 1.768 millones, gracias al BPI

La pri­mera en­tidad por su ne­gocio en España au­mentó in­gresos y re­dujo gastos y do­ta­ciónes

Gonzalo Gortázar y Jordi Gual, CaixaBank.
Gonzalo Gortázar y Jordi Gual, CaixaBank.

Pese a ser la en­tidad es­pañola con menos ex­po­si­ción al ne­gocio ex­te­rior, a CaixaBank le va de ma­ra­villa su fi­lial por­tu­guesa, el BPI. Gracias a su apor­ta­ción, en el pe­riodo de enero a sep­tiembre de 2018, la en­tidad fi­nan­ciera ges­tio­nada por Jordi Gual y Gonzalo Gortázar au­mentó su be­ne­ficio un 18,8% más, hasta 1.768 mi­llo­nes. La for­ta­leza de los in­gre­sos, la re­duc­ción de las do­ta­ciones y la con­ten­ción de costes ayu­daron tam­bién. El banco re­dujo mo­ro­sidad a poco más del5% e in­cre­mentó su ren­ta­bi­lidad al 9,4%

Los ingresos 'core' del negocio, como son el margen de intereses, las comisiones, los ingresos del negocio de seguros, la puesta en equivalencia de SegurCaixa Adeslas y las participaciones de BPI Bancaseguros, aumentaron un 4,5%, y el total de los ingresos un 6,3%.

Según ha comunicado este viernes la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la contribución de BPI asciende a 168 millones, frente a los 59 millones en los nueve primeros meses de 2017, y si se tiene en cuenta la aportación de las participadas de BPI, la contribución total del banco portugués asciende a 399 millones.

La rentabilidad de CaixaBank (ROTE) mejora hasta el 9,4% --en línea con el objetivo del Plan Estratégico para 2018 del 9%-11%--, mientras que el ROTE recurrente del negocio bancario y asegurador alcanza el 12,2%, con un resultado de 1.913 millones.

El margen de intereses asciende a 3.671 millones, un 3,4% más, y los ingresos por comisiones alcanzan los 1.938 millones, un 3,8% más.

En cuanto a la solvencia, el grupo alcanza una ratio Common Equity Tier 1 (CET1) fully loaded del 11,4% a 30 de septiembre, en línea con el rango fijado en el Plan Estratégico 2015-2018 (11%-12%).

REPSOL Y PARTICIPADAS

Las participadas han realizado una contribución a CaixaBank de 69 millones, una cifra que incluye el resultado negativo de 453 millones derivado de la venta de la participación de un 9,36% que el grupo tenía en Repsol (reducida a 30 de septiembre al 4,59%).

Los ingresos del total de la cartera de participadas se sitúan en 847 millones, lo que incluye los ingresos por dividendos, principalmente Telefónica, y los resultados de las entidades valoradas por el método de la participación, como Erste Bank, SegurCaixa Adeslas, BFA y Repsol --sin el impacto de la venta de la participación--.

En cuanto a las dotaciones por insolvencias, las pérdidas por deterioro de activos financieros y otras provisiones caen un 74,1%, hasta los 377 millones, y aquí se recogen las pérdidas por deterioro de activos financieros, que disminuyen hasta los 50 millones de euros, un 92,5% menos.

También agrupa las otras dotaciones a provisiones, que caen un 58,9%, hasta los 327 millones, y en el segundo trimestre, derivado de la operación de recompra de Servihabitat, se registró una provisión de 152 millones.

La ratio de morosidad se reduce hasta el 5,1%, y los saldos dudosos descienden hasta los 12.116 millones tras la gestión activa, que incluye la venta de carteras, mientras que la ratio de cobertura aumenta hasta el 54%.

NEGOCIO INMOBILIARIO

La entidad prevé que la venta de Servihabitat a una compañía de nueva creación propiedad en un 80% de Lone Star y en un 20% de CaixaBank tendrá un impacto neutro en la cuenta de resultados, y el valor neto contable estimado de la cartera de activos inmobiliarios disponibles para la venta a 30 de septiembre de 2018, excluyendo los inmuebles incluidos en esta operación, asciende a 608 millones.

El total de ventas de inmuebles en 2018 alcanza los 1.572 millones, un 50% más, y la cartera de alquiler se sitúa en 2.763 millones de euros netos de provisiones.

CRÉDITO

El crédito bruto a la clientela se sitúa en 223.465 millones y se mantiene estable (-0,2% en el año) y destaca el impulso del crédito al consumo en España (+4,2% en el trimestre y +15,3% en el año), y la financiación a empresas, que aumenta un 1,8% en el trimestre (+2,7% en el año).

Los recursos de clientes crecen hasta los 363.621 millones a cierre de septiembre de 2018, +4,1% (14.163 millones), con un aumento del 4,5% de los recursos en balance.

Los activos bajo gestión aumentan hasta los 99.338 millones y destaca el incremento del patrimonio gestionado en fondos de inversión, carteras y sicavs, hasta los 68.912 millones (+0,9% en el trimestre), principalmente por nuevas suscripciones.

Artículos relacionados