La eléc­trica prevé unos be­ne­fi­cios de 3.000 mi­llones de euros para este año

Galán denuncia que en España la energía nuclear e hidroeléctrica es una ruina

Los nú­meros ne­ga­tivos se deben a la alta carga im­po­si­tiva que so­portan estos ac­tivos

Ignacio Sánchez Galan, Iberdrola
Ignacio Galán, Iberdrola

El pre­si­dente de Iberdrola, Ignacio Galán, ase­gura que los ac­tivos de ge­ne­ra­ción hi­dro­eléc­trica y nu­clear de la com­pañía ni se en­cuen­tran to­tal­mente amor­ti­zados ni son ren­ta­bles, como con­se­cuencia de la carga im­po­si­tiva que so­por­tan. En 2017, el ne­gocio nu­clear de Iberdrola perdió 101 mi­llones de euros y el hi­dro­eléc­trico otros 18 mi­llo­nes. Iberdrola in­cre­men­tará el di­vi­dendo a cuenta hasta 15 cén­timos tras ganar 2.051 mi­llones hasta sep­tiem­bre.

Durante un encuentro con los analistas, coincidiendo con la presentación de los resultados de Iberdrola del tercer trimestre de 2018, Galán señaló que estos números negativos se deben, fundamentalmente, a la alta carga impositiva que deben soportar, recordando que entre 2013 y 2018 la hidroeléctrica pagó unos 747 millones de euros en impuestos y la nuclear otros 753 millones, hasta un total de 1.500 millones de euros.

El alto ejecutivo de Iberdrola ha recordado que la limitación de ingresos de estas tecnologías colisionaría con la normativa europea del mercado interior, dado que no son instalaciones amortizadas. Ha señalado también que es contradictorio con las políticas de lucha contra el cambio climático; mantiene artificialmente la competitividad de los combustibles fósiles; tiene fines recaudatorios y supone un coste adicional para los contratos bilaterales.

Valor contable de los activos: 8.000 millones

Galán ha explicado que el valor contable de los activos hidroeléctricos alcanzaba en 2017 cerca de 4.800 millones de euros, mientras que en el caso de los activos nucleares totalizaba 3.200 millones. “Dicho esto, es importante resaltar que Iberdrola amortiza sus activos de acuerdo a la normativa contable para cada una de las tecnologías: para las hidroeléctricas en 50 años y para las nucleares en 40 años”, ha señalado.

El presidente de Iberdrola ha recordado que desde que llegó a la compañía en 2001, Iberdrola ha invertido 3.800 millones de euros en el parque hidroeléctrico y nuclear. De ellos, unos 1.800 millones han correspondido al parque hidroeléctrico y unos 2.000 millones a las nucleares.

En el caso concreto de las centrales nucleares, ha vuelto a insistir en su planteamiento de que la vida estándar de estas instalaciones es de 40 años y ha recordado que, si no se hace ninguna inversión para ampliar dicho periodo, “será el final”.

Por otro lado, Galán ha confirmado ante los analistas que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha requerido información a Iberdrola acerca del impacto o el valor de sus activos de generación de electricidad en España por posibles deterioros contables.

El organismo regulador ha realizado tales peticiones a las eléctricas a raíz de que el pasado mes de junio Naturgy -antigua Gas Natural Fenosa- procediese dentro de su plan estratégico a revisar el valor de sus activos por unos 4.900 millones de euros, como consecuencia de la actualización de sus negocios, principalmente de sus activos de generación convencionales como son las nucleares, ciclos combinados, térmicas e hidroeléctricas. Endesa ha enviado, por su parte, comunicación a la CNMV señalando que no ve indicios para revisar el valor contable de sus activos por posibles deterioros contables.

Por otro lado, el presidente de Iberdrola ha valorado el reciente real decreto Ley de Medidas Urgentes para la Transición Energética, y que, entre otros aspectos, contempla la eliminación del impuesto del 7% a la generación y la eliminación del céntimo verde para el gas. Galán ha afirmado al respecto que las medidas están teniendo un impacto directo en los precios del pool, reduciendo las importaciones de energía y los precios para los consumidores.

“Esto demuestra la relación directa entre los impuestos a la generación y los precios de mercado, como siempre hemos mantenido, y su efecto sobre la competitividad de la generación española frente a los competidores europeos”, he recalcado.

Beneficios previstos de 3.000 millones

Galán ha reiterado ante los analistas los objetivos del grupo para 2018 de un resultado bruto de explotación (Ebitda) superior a los 9.000 millones de euros y se ha mostrado en cierta medida “cómodo” con la cifra de 3.000 millones de beneficios, excluyendo las plusvalías de las ventas de activos que ha realizado recientemente.

La eléctrica registró entre enero y septiembre unos beneficios de 2.091 millones lo que supone un 13,5% menos debido a los menores extraordinarios de este año. En 2017, tuvo unas ganancias extras de unos 759 millones por las plusvalías alcanzadas en su mayor parte por la fusión de Gamesa con Siemens. El beneficio neto ordinario asciende a 2.051 millones, lo que supone un incremento del 38% respecto a igual periodo de 2017.

Durante este tiempo, la compañía ha realizado unas inversiones de 3.645 millones de euros, de los que cerca de un 80% se han destinado al negocio de redes y renovables. Al cierre de septiembre, la deuda ascendía a 34.379 millones de euros.

La eléctrica ha anunciado un dividendo a cuenta de 2018 de 0,15 euros por título, lo que supone un 7% más que el equivalente de hace un año.

Artículos relacionados